Portada 10 COSAS QUE NO DEBES HACER EN UN GYM
Actualidad Actualidad Netflix España Estiramientos Netflix España Netflix películas España Netflix Programación España Netflix series España Sport

10 COSAS QUE NO DEBES HACER EN UN GYM

fit-body-gay-men

10 COSAS QUE NO DEBES HACER EN UN GYM

“Ir al gimnasio ya no sólo representa salud, también un sinónimo de estatus económico y social. Además es como ir al circo del blof: uno ve al gritón, al exhibicionista, al come hombres, al que se pavonea…en fin, es el nuevo show del siglo XXI”.

 

NOMÁS PARA ACLARAR: pido mis más sinceras disculpas a las susceptibilidades que puedan resultar heridas durante la lectura de éste texto, que no es más que una sátira a lo que muchos hemos cometido como usuarios de gimnasios, alguna vez en nuestras vidas. Así que sólo ríanse y compártanlo con aquellos a los que les hagan falta estos consejos.

Gimnasio: lugar a donde se va a desnudo. O al menos así es como la RAE y debido a su etimología, define en el tumbaburros dicho lugar, mismo que hoy en día es tan o más frecuentado que la Zona Rosa en fin de semana.

Y es que ir al gym es todo un ritual. Es casi una religión y un credo que miles practican con total fervor y entrega, al punto de hacer de ello un estilo de vida, una filosofía de culto al cuerpo, la vanidad… y bueno, también la salud.

fit-body-gay-men

Sin embargo, en los últimos años ir a un lugar  de estos ha tomado un significado distinto. Hoy ir a un gym para muchos significa estatus y blof en su estado más puro, sobre todo cuando se trata de esas famosas y absurdamente caras cadenas de gimnasios que todos conocemos bien. Del mismo modo, tener la posibilidad de asistir a uno no sólo significa la oportunidad de alcanzar ese cuerpo ideal que tanto se sueña para parecerse a los y las modelos de la televisión, sino también, un chance perfecto para ligar, coquetear y en una de esas ¡plop! Tener hasta un encuentro cercano del tercer tipo en los saunas.

Pero no todo es color de rosa en un gym. No todo estriba en ir a ejercitarse cómodamente mientras amenizamos nuestra estancia observando hombres con cuerpos que alborotan hormonas y que de vez en vez cruzan una mirada cómplice con uno. Simplemente, no lo es. La realidad es que a veces ir al gym puede ser un total pain in the ass, un suplicio, un detonante de estrés, que a veces nos hace querer dejarle caer la pesa de más peso en el píe a ese sujeto que creemos, no tendría razón para asistir al gimnasio por ser un estorbo.

Es por eso mis queridos #Soperos, que motivado por algunas malas experiencias en el gimnasio al que asisto, así como experiencias que ustedes mismos me han contado, decidí en esta ocasión  meter al caldo hirviendo y sin tocarme el corazón, a toda a esa gente cuyo único fin, es hacer una serie de cosas que deberían estar consideradas como delitos y que sería mejor no realizar en el gimnasio. Porque ¿quién quiere convertirse en ese usuario incómodo, molesto y desesperante? Así que sin más preámbulos, saquen la cuchara que esta sopa no se va a leer sola.

fit-body-gay-men

¿Podemos alternar?… ¡NO!

1) Estorbar: don, doña, joven y señorita preciosa, su grasa corporal no va a desaparecer cargando peso y haciendo interminables series. Lo que necesitan es mucho ejercicio aeróbico y cardio para quemar esos kilos demás y después tonificar el músculo ya sin grasa. Mientras, dejen los aparatos y las pesas libres para quienes ya pasaron por donde ustedes no quieren cruzar2. De nada.

2) Enajenarse: a toda esa gente que se queda sentada en los aparatos para chatear y revisar tu face, les tengo una pregunta muy profunda: ¿Van a chatear o a entrenar? Las dos no se puede, así que deben escoger entre el iPhone y redes sociales o el entrenamiento. Simple. 

3) Gritar como parturiento: sabemos que hay quienes cargan mucho peso y de repente se sale uno que otro gritillo, pero de verdad, no abusen de los gritos porque recuerden que sólo están ejercitando su cuerpo, no dándole su trasero virgen a un negro. Entonces, sin tanto grito desgarrador, ¿va? Va.

fit-body-gay-men

4) Trabajar sólo una cosa: señora, damita distinguida y coqueta,  si sólo va a hacer pierna y se va a quedar años en esos aparatos, la invito mejor a que descubra la zona de caminadoras y elípticas, en donde no sólo hará pierna, sino que también quemará esos kilos extras, mismos que erróneamente, cree usted quemar haciendo abdominales y mal hechas. XOXO

5) Producirse demás: nenas, sabemos que hay que verse bien en toda ocasión, pero ir mega maquilladas sólo para ligarse al entrenador y contonearse como chinicuiles, no es la opción. El sudor con el maquillaje hace estragos en la piel y además,  lo único que hacen es quitarle tiempo a quien supuestamente está ahí para supervisar rutinas y orientar, no para buscar mujer. Así que no nos los distraigan ni les den cuerda, que de por sí ya andan en las nubes.

6) Ir de un lado para otro: a menos que sepan lo que es un circuito y bien hecho, dejen de andar como chapulínes de aparato en aparato y trabajando grupos musculares que nada que ver. Si van a hacer pierna, hagan pierna, si van a hacer espalda y brazo haga sólo eso, pero no hagan su tour por cada aparato del gym sin ton ni son. Lo único que lograrán será quemarse y sufrir alguna lesión muscular.

fit-body-gay-men

sdfsdfsdf

7) Ser inoportuno: hay un infierno muy exclusivo para todos aquellos lentos que deciden ocupar un mismo aparato o las mismas mancuernas justo cuando uno las está usando. Entiendan que hay ejercicios en los que no se puede alternar porque entre serie y serie lo ideal es descansar 30 segundos y no más. Así que mejor, hagan otra cosa en lo que terminamos de hacer nuestra rutina, porque lo único que obtendrán como respuesta será un golpeante y fulminante “¿te esperas?”.

8) Marcar territorio: yo no sé si sepan, pero en lo gimnasios no se permiten animales. Entonces, si es así ¿por qué hay quien insiste en comportarse como perro y dejar los asientos de cada aparato con su sudor embarrado? En muchos gimnasios dan toallas precisamente para evitar eso que es poco higiénico y agradable. Ahora, si en su gym no les dan este servicio, lleven su toalla porque ni crean que vamos a estar usando la nuestra para limpiar sus fluidos corporales. No hay que ser.

9) Ser mala onda: este punto va con una dedicatoria especial a esos tipos mamados y con cuerpos llenos de bolas (y seguro de esteroides). Sabemos que ustedes se sienten Adonis – aunque tengan cuerpo de encanto y cara de espanto –  y creen que sus cuerpos perfectos los ponen por encima del resto, pero eso no significa que deban burlarse de aquellos flaquitos de apenas comienzan y abusen de ellos al no dejarlos usar aparatos, sólo porque creen que ustedes tienen preferencia. En lugar de pavonearse con sus cuerpos inflados y llenos de bolas para ser admirados, mejor ayuden y orienten a quienes comienzan, porque ustedes un día también fueron flacos y ñangos, ¿lo recuerdan?

fit-body-gay-men

10) Espejito, espejito: todos adoramos vernos en los espejos del gym a la hora de estar levantado peso y mirarnos los músculos y lo buenos que nos vemos cuando sudamos y estamos hinchados, pero los espejos no están ahí para contemplar nuestra belleza. Por si no sabían, están ahí para ver que nuestra postura al hacer determinados ejercicios sea la correcta. Así que por favor, dejen su complejo de “bruja de Blancanieves”, bájenle 56 rayitas a su vanidad y eviten acaparar los espejos porque hay quienes realmente los usan para realizar sus ejercicios y posturas correctamente. En otras palabras: ¡quítense!

fit-body-gay-men

11) El pilón: al resto del mundo no nos interesa si su casa o habitación está hecha un muladar y dejan todo regado por doquier, pero el ginmasio no es una extensión del desorden de su casa, así que por favor, cuando usen una pesa o un disco, regréselo a donde corresponde y eviten dejar todo regado porque a veces es complicado encontrar el par de una pesa, gracias a su desorden. La regla es simple: si lo saco, lo regreso a su lugar. Fin.

fit-body-gay-men

Y buenochicos, después de esta pequeña guía para ser un usuario feliz en el gym, espero haberle hecho justicia a todos aquellos que como su servidor, lidian diariamente con alguno que otro desubicado en el gym, y díganme qué otras cosas les molestan de la gente que va a su gimnasio. Por lo pronto yo espero que de ahora en adelante, su estancia sea placentera y evitemos ser un estorbo para nosotros mismos y para quienes realmente van a entrenar. Recuerden que mucho ayuda el que no va a hacerse pato al gimnasio. Fin.

 

Mercedes-Benz