Portada 20 actitudes que no te recomendamos en un novio
Actualidad

20 actitudes que no te recomendamos en un novio

La vida es muy corta como para desperdiciar tiempo con chicos incorrectos.

Y no es que vayamos a encontrar a un chico perfecto con el que sepamos de antemano que vamos a ser felices para siempre, porque el amor y las relaciones duraderas se construyen y toma un largo tiempo lograr esa intimidad y confianza de una relación plena para que la emoción no se evapore pasados algunos meses.

Es importante que tomen esta lista también como una guía para identificar los problemas que ustedes pueden tener. Quizás llevan años siendo el chico incorrecto y nadie se ha tomado la molestia en decirles que hay cosas que no son nada atractivas o que no logran que a una persona se le antoje quedarse más tiempo en sus vidas.

Mi otra gran recomendación es que se tomen con calma esto del amor y las relaciones. Acuérdense que la relación más importante que tienen es con ustedes mismos, así que cuiden sus sentimientos siempre y no permitan que nadie les haga sentir que se merecen más o menos amor por quienes son o cómo se ven… a menos claro, que sean como alguno de estos 20 chicos.

Nota: el no salir con alguno de estos chicos o hacerlo, no garantiza que tu relación funcione o no. Depende más de la química y de cómo todo fluya, pero no está de más identificar este tipo de patrones de comportamiento para no caer en ellos o evitarte una decepción.

  1. El soy gay, pero eso no me quita “lo hombre”

 

—Di lo tuyo, gay varonil
—Soy gay, pero no soy una jota.
—EEEEEEEEH!

Este tipo de hombres son bastante tóxicos.

Todo en la comunidad LGBTI+ está mal y ellos son los que tienen la verdad en el bolsillo y la certeza en el puño de cómo deberíamos ser los homosensuales. Les encantan las expresiones del tipo “jotita”, “ridícula”, “chichifa”, etc. y a la menor provocación denigran a cualquiera que no sea masculino y super viril como ellos. Por lo general van a corregirte y a limitarte en cuanto a gustos o comportamientos que a su parecer sean “demasiado gays” porque tienen un grado de homofobia interiorizada bastante severo. Aunque, puedes intentar hacer mano de algunos argumentos de por qué su comportamiento es nocivo y puedes hacerlos entrar en razón, por lo general será una constante batalla entre sus prejuicios y tus argumentos. Y hay guerras que honestamente no valen la pena.

¿Consejo? Inténtalo, quizás cambie de opinión, pero ten cuidado, porque quizás el que cambie de opinión seas tú.

  1. El “casa, carro, perro y dos hijos mañana”

Por mucho que alguien te guste o te impacte, no puedes tener una cita y al otro día ya estar pensando en el nombre de los hijos que vas a tener con él. Amigo, date cuenta…

 

Este tipo de chicos enamoradizos pueden convertirse en todo un drama. Porque aunque te parecen muy lindos y son extremadamente detallistas, se obsesionan rápidamente con alguien. Y lo que se convierte en un mensaje super tierno de buenos días, se pueden convertir en 30 llamadas perdidas dos semanas después de que comienzan a salir.

¿Consejo? Puedes intentarlo y poner límites, o no arriesgarte a que te vaya a buscar a casa de tu mamá el fin de semana y dejarlo por la paz.

  1. Chico yo-yo

Y entonces yo… Y en mi trabajo…Y mis amigos… Y yo…Y entonces yo…

Este tipo de chicos creen que sus problemas son los más grandes, que sus amigos son los más cool de la ciudad y que su vida es básicamente el ejemplo de lo que alguien debe aspirar a ser. Son egoístas y les cuesta comprometerse en una relación porque solo piensan en sí mismos. No esperes que te ayuden a salir de un problema o que tengan un detalle contigo, o que se interesen en lo que haces o te gusta, porque tienen muy poco tiempo, ya que ocupan la mayor parte de él jugando al “yo-yo”.

¿Consejo? Dile que gracias, pero no gracias.

  1. El quién-es-ese-que-te-likea-todo

Esos que por todo te celan, aún cuando todavía ni son novios tienen el talento de transformar las mariposas en el estómago en murciélagos.

Van a stalkearte, a agregar a todos tus amigos en Facebook, a tenerte bien checadito en todo momento y a querer acaparar todos tus fines de semana, días feriados, vacaciones, etc. Son bastante inseguros y cualquier gesto de amabilidad de parte de otro hombre hará que sus celos se desaten y con ello te van a meter en varios problemas.

¿Consejo? A menos que te guste que te controlen la quincena y la agenda, aléjate.

  1. Fantasma

Hola guapo, espero que estés genial. ¿Cuándo nos vemos? 

Hola, guapo. Perdón que apenas conteste, es que no sabes, he andado super ocupado. Pero ahora sí este fin nos vemos…

Este tipo de chicos tienen un talento para tirar bombas de humo y batirse en retirada. Te escriben “cada día de San Plátano” (expresión de tía que se refiere a un evento que rara vez acontece) y por lo general lo hacen cuando están solitarios o calientes. Y lo hacen sobre todo con los chicos que saben que tienen en un puño. Digamos que para el chico fantasma el mundo se divide en dos tipos de hombres: los que le gustan y los de reserva. Los que le gustan son a los que les pone atención y los procura, los de reserva son los que tiene ahí esperando su turno, o en la banca mientras él se entretiene jugando y tú te preguntas “¿Cuándo saldremos por fin como me dijo hace semanas?”.

¿Consejo? O dejas de estar tan disponible para él, o mejor le dices adiós. Créeme, si no notó tu presencia, tal vez tu ausencia tampoco haga una diferencia. O sí, pero mejor no querer a alguien que hoy sí y mañana quién sabe.

 

  1. El niñote o Peter Pan

¿Es incapaz de establecer un compromiso? ¿No se toma nada en serio? ¿Solo busca el placer y evade las responsabilidades? ¿Necesita constantemente que mamá y/o papá les resuelvan la vida? ¿Has tenido que ejercer el papel de padre, madre o tutor en su vida porque parece un niño de 6?

Felicidades, tienes un Peter Pan en tu vida. Este tipo de chicos son muy cansados para las relaciones, porque es como criar un hijo. Son berrinchudos y voluntariosos y necesitan constante atención, validación y mimos porque son incapaces de comportarse como los adultos que son. Quieren todo “peladito y a la boca”, no quieren cansarse ni tener que preocuparse por responsabilidades.

¿Consejo? Si realmente quieres una relación, búscate otro, porque con estos hombres con complejo de niño grande vas a terminar siendo #mamáluchona.

  1. Chico co-dependiente

 

Tu novio… el que vive pegado a ti

No pueden estar solos. Acaban de terminar una relación hace un mes y ya están preparando su próximo error. Por lo general arrastran traumas o insatisfacciones de una o varias relaciones pasadas y lo peor es que culpan a todo el mundo del problema que tienen. A veces los co-dependientes no se dan cuenta de que lo son pero es sencillo identificar este patrón de comportamiento.

Son inseguros, controladores, dramáticos e impulsivos. Así que si tienes un chico así en tu vida, difícilmente va a terminar en cuento de hadas esa historia. Vas a tener que soportar el hecho de que no pueda vivir sin ti. Y en un poema suena muy bonito, pero en la realidad puede ser muy problemático.

  1. El competitivo

Su casa es más grande que la tuya, su trabajo es mejor, sus amigos son más cool, sus viajes han sido más interesantes, sus estructuras de pensamiento y formas de ver la vida son mejores, pero tranquilo, te puede orientar si lo necesitas…

Este tipo de chicos se pavonean frente a ti y se sienten un trofeo que seguramente tú vas a valorar y a venerar por siempre. Les gusta el reconocimiento, que los adulen y que todo el tiempo reconozcas que efectivamente son mejores que tú. Y si tú también eres competitivo, la relación se va a convertir en una lucha de poder por ver quién lleva los pantalones en la relación.

Consejo: puede haber sana competencia, pero si te fijas bien, es fácil identificar a un chico así. Todo el tiempo parece que quiere sobre salir y que los otros le aplaudan.

 

  1. Work-aholic 

 

Está bien que sea dedicado a su trabajo, pero cuando no te da a ti también tu lugar entonces hay un problema.

Es bueno que ames lo que haces y que te guste tu trabajo. Y un hombre que se esmera en su oficio o profesión, es maravilloso. Pero, hay una sutil diferencia entre trabajar para vivir y vivir para trabajar.

Si algo he aprendido de la vida es que uno debe de buscar siempre tener tiempo no solo para hacer lo que ama, también debe haberlo para los que uno ama. Y no digo que esté mal que alguien le dedique mucho tiempo a su trabajo, porque todos lo hacemos. Pero si tienes a uno de esos chicos que incluso contigo están respondiendo mensajes y correos del trabajo en domingo porque es algo urgente, te vas a tener que poner a competir con su empleo y a menos que estés dispuesto a pagarle lo que gana al mes, será una batalla que nadie va a ganar.

Consejo: háblalo, pero ten en cuenta que difícilmente vas a lograr que se enfoque más en ti y un poco menos en su laptop.

  1. Party Monster

No importa que sea lunes. #YOLO #ForeverYoung

Este tipo de chicos se la van a vivir la mitad del tiempo de fiesta y la otra mitad crudos, así que en el medio tal vez tengan tiempo para ti si les aguantas el paso. A estos chicos les encanta abusar del alcohol y otras sustancias; cosa que por supuesto no es punto de crítica, pero el gran problema es que no saben hacer otra cosa. Necesitan estar en un antro o con un trago de alcohol en la mano para sentir que se la pasan bien. Y sus amigos son iguales, así que si te encanta la fiesta seguro harán buen match, pero si no es así, estarás en un constante conflicto pues como dije, si no les aguantas el paso entonces no tendrán mucho tiempo para ti.

Y si no estuviste en la fiesta, no esperes que se acuerden de ti en la cruda.

  1. Chico agresivo-violento

Sus “caricias norteñas” pueden ser tiernas al principio, pero también debes ser muy cauteloso cuando un chico así aparece en tu vida. Es sencillo identificarlos: son muy impulsivos y generalmente no saben resolver de otra forma sus conflictos más que agrediendo a alguien ya sea de forma física o verbal. Son de esos que insultan a alguien a la menor provocación en redes sociales o que quieren golpear a alguien porque se les cerró en el tráfico o porque alguien se tropezó con ellos caminando.

Debes tener mucho cuidado con este tipo de chicos porque generalmente acarrean problemas y solo terminarán haciéndote daño; sí, físico.

  1. El todos-son-iguales

Su ex, el vecino, su hermano y hasta su papá son unos patanes. No confía en ningún hombre y tú eres distinto, pero por algún motivo de pronto te está comparando con “X” porque nada le embona y porque siente que en cualquier momento le vas a romper el corazón, cuando ni siquiera te da la oportunidad de ser parte de su vida pues porque no vale la pena intentarlo si toooodos son iguales.

Consejo: aléjate. Este tipo de chicos que no creen ni en sí mismos solo van a contagiarte de sus inseguridades.

  1. Needy

 

Dime que me amas… todo el día

Todo el tiempo necesitan que les digas que los quieres y que son guapos y que son lo mejor que te ha pasado en la vida porque si no sienten que ya valió todo. Son ese tipo de chicos que necesitan que subas cada foto que se toman, que les envíes diario un mensaje de buenos días, que les llames en la noche, que les des detalles de cumple-mes y que te mantengas pendiente de todo lo que hacen en todo momento porque si no, entonces lo estás haciendo fatal. Se obsesionan fácilmente y vuelcan toda su atención a una sola persona; y por supuesto esperan lo mismo de vuelta.

Consejo: si estás dispuesto a convertirte en la sombra de alguien, este es tu chico. Si no, adiós.

  1. El necio

El chiste es llevar la contraria. Este tipo de chicos siempre están insatisfechos y les encanta ver el mundo arder. Que no te sorprenda que cada idea u opinión que expreses la discutan y la destrocen en dos minutos. Son egocentristas y caprichosos, por lo que tienen una absurda necesidad de tener razón siempre. Así que vas a tener que competir contra su ego y adivina quién va a ganar…. exacto.

Consejo: dale las gracias y sigue la búsqueda. Si se pone necio, acuérdate que el que por su gusto muere, hasta con el necio anda.

  1. El hijo de mamá

 

¿Verdad mami?

No puede dar un paso sin que su mamá se lo autorice. Una de dos: o vive con su mamá aunque ya está bastante grandecito y depende en todos sentidos de ella, o no vive con ella, pero todas sus decisiones están basadas en la opinión de su mami. Y no dudará en hablar de ella a la mínima provocación porque su mundo gira en torno a él y a su mamá. Casi tiene que pedir permiso para salir contigo y por supuesto tú tendrás que ser un partidazo para impresionar a su mamá o no va a funcionar.

Consejo: deja que su mami decida por él y tú decida por ti. No le puedes ganar a la mujer que le ha dado la vida.

  1. Chico intenso

Todo es un drama. Llora por casi todo y se va a obsesionar contigo, va a querer casarse a la semana de conocerte y que le presentes a tus papás en la segunda cita. A sus amigos les habló de ti en cuanto salió del café donde se vieron la primera vez y ya habla de ti como el amor de su vida…

Consejo: no necesitas saber más. ¡Huye!

  1. El hater

Odia la marcha, odia a las drags, odia lo que otros publican, odia a las Jeans, a Britney, odia que a ti te gusten, odia a tus amigos, odia los lugares a los que todos van y en general odia a la gente. Porque nadie es tan bueno como él, porque solo sus gustos y su forma de expresar su sexualidad son válidos y todos los demás son unas “inventadas”, porque él se cortó el cabello así primero y porque todos son unos perdedores ante sus ojos.

Este tipo de chicos son pesimistas, atacan a todo mundo por lo que sea y les importa muy poco si su forma de ser puede hacerle daño a alguien. ¿Consejo? ¿En serio quieres estar con alguien que solo sabe odiar?

  1. El te digo que sí, pero nunca te diré cuándo

Te dan alas y te hablan bonito. Dos semanas, luego desaparecen o se convierten en chico tipo 5. Son impredecibles, o mejor dicho: volubles. Y todo lo que hacen, oculta su falta de compromiso. Puede que sí les gustes, pero que seas parte de la lista de espera, o puede que no y solo te tienen para entretenerse mientras llega el bueno.

Van a salir contigo muchas veces y puede que haya mucha química, pero jamás van a querer un título porque no creen en las relaciones (esa es clásica) o porque no quieren apresurarse (esa también). Y realmente no sabes cuándo van a tomarte en serio y probablemente nunca lo hagan.

Consejo: si ya llevan tiempo saliendo y quieres andar en serio con él, dilo. Si te dice que no, entonces te hará un favor.

  1. Chico resentido o dañado

Todos sus ex le han hecho daño y aún los odia. Este tipo de chico es una variación del chico tipo 12 y va a hacer todo lo posible porque lo repares con tu amor, porque es incapaz de reconocer que él es el del problema por acomplejado e inseguro, pero por supuesto que no es tu trabajo hacerlo entender esa idea. Este tipo de chicos son los que les encanta sacar clavos con otros clavos y al paso que llevan, ya podrían poner su propia tlapalería.

Ten cuidado porque les encanta aferrarse a sus ligues y querer que les den todo el amor que ellos mismos no se tienen, así que a cambio no puedes esperar mucho.

  1. El quejumbroso

 

Si no es Sheldon Cooper no vale la pena

La película no le gustó, la cena estaba muy mala, el trago tenía mucho hielo, la vida está muy fea, los lunes no le gustan y los domingos lo deprimen. Todo es queja y de plano ningún chile les embona. Este tipo de chicos van a tener queja sobre las circunstancias de la vida y sobre ti constantemente. Siempre habrá algo que hagas que los disguste, porque por alguna razón les encanta hacer drama y que se les complazca en todo. Son berrinchudos y no aceptan un “no” por respuesta.

Consejo: dile que no es él, que eres tú.

Después de leer este artículo puedes creer que no van a quedar chicos con los cuales salir, pero créeme que los hay.

Todos en algún momento de la vida somos alguno de los 20 tipos de chico que les acabo de describir, pero la idea es que no te involucres con uno que sea imposible querer por estas características. Debes entender que ningún chico es perfecto o ideal, que amar a una persona implica saber que va a haber cosas que no te gusten de él, y cosas de ti que no le gusten a él o a cualquiera y está bien. Las diferencias son naturales, pero cuando el amor (o el cariño porque también pasa con los amigos) es sincero, las diferencias entre dos personas pueden ser algo que los ayude a crecer y que los haga complementarse.

¿Qué opinas?