Portada 20 Historias del primer encuentro sexual de hombres gay que te harán reír y llorar
Actualidad

20 Historias del primer encuentro sexual de hombres gay que te harán reír y llorar

1. El doble pedal.

“Yo y un tipo con el que había estado saliendo tomamos algunos condones, pusimos una película porno y copiamos lo que estaban haciendo los actores. Pero en la película que estábamos viendo usaban saliva como lubricante, así que hicimos lo mismo. El dolor fue tan fuerte que no se parecía a nada que hubiese sentido antes. Cuando lo sacó, su pene había cambiado de color a café popó. Como todo cayó sobre la cama, sentimos el olor y vomitó todo encima de mí”.

timallender94

2. El jardín inodoro.

“Me acosté con un chico con el que había estado saliendo por un mes. Después del dolor inicial, me enganché y lo disfruté mucho. La tragedia ocurrió después esa noche, cuando me di cuenta que tenía que hacer del número dos. Dijo que el inodoro en su casa de huéspedes (donde estábamos) no servía. El que estaba en la casa principal funcionaba bien, pero la había rentado y no podía entrar tan tarde, así que terminé haciendo popó en su jardín”.

kyronp

3. El bebé sorpresa.

“Cuando estaba en primer año de universidad, salí con este chico. Fuimos a un partido de fútbol, pasamos por algo de comida y regresamos a su dormitorio. Fui al baño y cuando regresé, no tenía nada puesto más que un pañal y me pidió que lo tratara como un bebé. Estaba tan desconcertado que tomé mis cosas y me fui tan rápido como pude”.

zachm28

4. El enorme tronco.

“Después de bajar sus pantalones, inmediatamente supe que estaba en grave peligro. Su pene no medía los 16 centímetros que me había prometido, era un enorme tronco de 20 centímetros. La penetración casi me dejó ciego del dolor. Después, me chocó cinco como un verdadero caballero, me dijo que le gustaban mis dientes y se alejó manejando con el ocaso”.

zacc4f05d3778

5. El pene no invasivo.

“Este chico había estado alardeando acerca de la mucha experiencia sexual que tenía, así que pensé que me haría sentirme cómodo. Terminó estando dentro de mí por como un segundo, y luego se quedó entre mis nalgas por el resto del tiempo. Esperaba que pensara que en realidad estaba dentro de mí todo el tiempo, como si no fuese a sentir que no lo estaba”.

– Ryan Wildgoose, Facebook

6. El exorcismo.

“Cuando llegué a casa después de haber perdido mi virginidad, las amigas de la iglesia de mi madre estaban ahí. Empecé a entrar en pánico, creyendo sinceramente que estaban ahí como intermediarios de Dios y que querían exorcizar lo gay que había en mí. Besé a mi mamá en la mejilla al entrar a casa y estaba aterrado de que ella fuera a oler su pito en mi aliento”.

irvingz

7. La popó nerviosa.

“Decidí poner mi ano en las manos de Grindr y conocí a este chico. En realidad me divertí mucho, hasta que me di cuenta a mitad de la penetración que estaba casado con una mujer (sus fotos de la boda estaban junto a la cama). Por esto, encima de mis nervios previos, me dió un dolor en el estómago y él procedió a literalmente sacarme toda la mierda. No fue un total desastre, y el se portó muy calmado al respecto. Pero nunca más volvimos a vernos”.

brandxmoist

8. El nombre incorrecto.

“Estaba trabajando tras bambalinas para una obra. Había una fiesta “after” donde me puse demasiado entonado y perdí a mi grupo, así que empecé a hablar con un chico sobre que teníamos camisas iguales. Empezamos a besarnos y me llevó detrás de un árbol, dónde me hizo mi primer sexo oral. Luego nos subimos a su camioneta y terminamos teniendo sexo en el estacionamiento del teatro. Me llamó “Ryan” dos veces”.

– Kevin, Facebook

9. Las confusas confidencias de la alcoba.

“Mi primer novio iba a la universidad en la ciudad donde yo vivía, así que lo hicimos en su dormitorio. No recuerdo mucho de ello pero después que terminamos, volteó y me dijo: “podrías tener que echarte un pedo después”. Estaba realmente confundido”.

stefanseslow

10. El novio atento.

“Era mi primer año en la universidad y mi novio y yo habíamos decidido probar el sexo anal. Se sintió como un cuchillo clavándose en mi trasero. Fui al baño a limpiarme y sentí lo que creí era lubricante escurriendo entre mis piernas. Cuando miré, vi que en realidad se trataba de chorros de sangre. Me desmayé y lo siguiente que recuerdo es a mi novio despertándome con una ducha fría ocupándose de mi cortadura en la sien y con una bolsa de guisantes congelados en mi trasero”.

corbmacm

11. El taxista de Craiglist.

“Navegué un rato por Craiglist hasta que encontré a un tipo con quien hacerlo. Me dijo que nos encontráramos en una biblioteca pública y que llevaría un auto amarillo. Cuando llegué al estacionamiento, solo había un taxi ahí. Cuando el taxista me hizo una seña con la mano, comprendí que este tipo había respondido mientras manejaba su taxi. Como era mi primera vez, aprendí muy rápido que lo más grande no es lo mejor. Caminé raro por una semana”.

hastingsianp

12. El cantante aficionado.

“La primera vez que tuve que dar sexo oral, dije literalmente: ‘parece un micrófono, déjame cantar con él’. Hasta el día de hoy me siento avergonzado”.

brendanralphr

13. Bajo y sucio.

“No teníamos donde hacerlo así que terminamos haciéndolo en el lodo del autocinema. Sobra decir que mis rodillas quedaron llenas de lodo. La cara de mi madre cuando después me recogió en la estación de tren fue digna de una foto”.

– David Eden, Facebook

14. El ingrediente de pizza.

“Fue en el capó de un automóvil en la noche, con un tipo que había conocido seis horas antes cuando entregó una pizza en mi casa. No estuvo tan bien”.

– Alex Williams, Facebook

15. La actividad extracurricular.

“Sucedió en un campamento de teatro. Coqueteamos mucho durante el día y luego me escabullí en su habitación esa noche. Nos besamos por horas, pero su vello facial era tan áspero que lo hice afeitarse. Después de que regresó, nos desnudamos y él solo hizo una especie de pose de descanso mientras yo lo penetraba torpemente por atrás. Recuerdo haber mirado fijamente el reloj, pensando en lo tarde que era y que ya debería haber estado dormido”.

kieleric

16. La larga y dolorosa caminata a casa.

“Medía poco más de 25 centímetros y era grueso. Sobra decir que el siguiente día apenas podía caminar, y además él vivía en el lado opuesto del campus”.

– Rex Gregory, Facebook

17. La misión obstinada.

“Reservé un hotel para pasar la noche con un hombre bien dotado que había conocido por Internet”. Pasé los primeros dos minutos dudando después de que había entrado la punta, debatiéndome si debía seguir o no mientras estaba adelante. Quince minutos después y nunca había estado tan molesto con mi naturaleza obstinada. Lo que siguió fue una mezcla de torpes intercambios, incluyendo haberme dado cuenta que un dedo jabonoso no era suficiente para prepararme”.

willd4e3180ff8

18. La carrera a la mochila.

“Acababa de terminar mi clase de gimnasia y me relajaba en el sauna cuando noté a este chico mirándome. Empezamos a hablar y el se quitó la toalla, así que hice lo mismo. Lo siguiente que supe es que estábamos el uno sobre el otro, tomando un descanso para poder correr a mi mochila y tomar un condón. Lo penetré y duré menos de cinco minutos”.

timh481d93e55

19. El esfuerzo valeroso.

“Mi compañera de cuarto me arregló una cita con uno de sus amigos. Él vino y cenamos y tomamos mucho vino. Después de la cena nos besamos y llevamos las cosas a la habitación. Cerca de 10 minutos después, ambos nos dimos cuenta de lo ebrios que estábamos y nos quedamos dormidos en los brazos del otro. ¡Fue un esfuerzo valeroso!”.

rossr4a3089f81

20. El rompimiento.

“Estaba tan nervioso durante mi primera vez que mientras lo hacíamos, vomité sobre su cama. Terminamos una semana después”.

chopper584717

Fuente: Ben Henry