Portada 4 mitos del sexo oral que nos han contado durante años
Sexualidad

4 mitos del sexo oral que nos han contado durante años

4 MITOS del SEXO ORAL que nos han contado durante años

El sexo oral es una de las prácticas que más se ve en el día a día. Está claro que es una forma divertida, directa y rápida de pasarlo bien con la persona que te gusta, porque no todo es penetración, ni mucho menos.

Por eso hoy queremos tumbar unos cuantos mitos del sexo oral que nos han estado contando durante mucho tiempo para que todos aquellos que tengan dudas al respecto sepan que es una muy buena práctica que, llevada a cabo con higiene y salud te puede hacer disfrutar de una vida sexual muy plena.

1. La comida cambia el sabor del semen

Siempre se ha dicho que una dieta concreta puede hacer variar el sabor del semen, de hecho, ponen como ejemplo el zumo de piña, que tomado un tiempo prudencial antes de las relaciones, supuestamente hacer que el sabor sea más dulzón. Dicho esto, varios especialistas han demostrado que la comida no influye directamente en el sabor del semen, aunque sí reconoce que ciertos alimentos alteran los fluidos corporales.

 

2. El sexo oral provoca cáncer de boca

De la misma forma que hay que cuidar la higiene y protegerse ante posibles ETS, el cáncer de boca no tiene nada que ver con practicar felaciones. Vamos, que diversos estudios médicos han confirmado que no, que el cáncer de boca no tiene relación con las prácticas sexuales sino con otros factores de riesgo.

 

3. No hay que lavarse los dientes antes de practicar sexo oral

Mentira. Muchas personas confunden los conceptos sobre este tema. Como siempre que se habla de contagio de ETS se habla de pequeñas heridas en la boca, muchos asocian eso a lavarse los dientes, porque a veces nos hacemos pequeñas heridas en las encías. De esa forma, se llega a la errónea conclusión de que el sexo oral, mejor con la boca sucia.

 

4. No hace falta protección para el sexo oral

Muchos creen, erróneamente, que el sexo oral con desconocidos se puede practicar sin protección, ya que puede parecer que las posibilidades de contagiarse de una ETS de esta manera son muy bajas. Pues no. La BBC recientemente desmintió esta teoría, y aunque las probabilidades son menos que si practicas la penetración sin condón, te puedes contagiar, así que se debería usar algún método como barrera o protección.