Portada 5 consejos para ayudar a tu novio gay con depresión
Actualidad Salud Salud Hombres

5 consejos para ayudar a tu novio gay con depresión

Pareja gay

5 consejos para ayudar a tu novio gay con depresión

5 consejos para apoyarle y ayudarle a estar mejor: cómo ayudar a un novio GAY con DEPRESIÓN. 

La realidad es así de cruda: la depresión es uno de los grandes males de hoy en día y los hombres homosexuales son el doble de propensos que los heterosexuales a padecer depresión o algún tipo de desorden psicólogico y del comportamiento. ¿Por qué somos tan sensibles a estos problemas? Hay muchísimas y muy variadas razones para ello: el rechazo de una familia homófoba, el bullying que podemos sufrir desde muy pequeños o la homofobia internalizada son tan solo algunos de ellos. Seguro que conoces a algún gay que tiene serios problemas de autoestima o problemas a la hora de aceptarse a sí mismo tal y como es. A la depresión también contribuyen otros factores, como el estrés, las preocupaciones, el ser aceptado por los demás o problemas a la hora de aceptar tu imagen y tu cuerpo frente al espejo, especialmente en un mundo que se fija tanto en el aspecto físico.

Pero lo que planteamos hoy es un caso muy concreto: ¿qué haces si tu pareja sufre depresión? ¿Se ha aislado tu novio y siempre está de bajón? ¿Estás realmente preocupado por tu salud mental? Si tu respuesta es sí, no estarías solo. Te damos desde aquí 5 consejos para ayudar a tu novio gay con depresión.

Lo primero que queremos dejar claro a la hora de saber cómo ayudar a tu novio gay con depresión es que tú no eres un médico ni un psicólogo. No se trata de curarle, sino de ayudarle a mejorar, y eso es algo que no va a suceder de la noche a la mañana. Ya hemos hablado del porqué de la depresión, ahora hablamos de qué puedes hacer. Pero… ¿cómo estar seguro de que sufre depresión? Solo un médico o psicólogo puede hacer un diagnóstico oficial, pero hay determinados síntomas que tú podrías percibir.

Síntomas de la depresión son los siguientes:

  • Siente tristeza, ganas de llorar, no tiene esperanzas
  • Cambios en el apetito, notables subidas o bajadas de peso
  • Problemas a la hora de dormir, ya sea dormir demasiado o dormir muy poco, insomnio y pesadillas frecuentes
  • Pérdida del interés o el placer por actividades normales
  • Fatiga, incluso a la hora de enfrentarse a tareas pequeñas
  • Ansiedad
  • Brotes de furia y enfados
  • Sentimientos de culpa, no se valora a sí mismo
  • Problemas a la hora de concentrarse y tomar decisiones
  • Pensamientos recurrentes sobre la muerte y pensamientos suicidas
  • Otros síntomas físicos sin explicación aparente

 

Ya conoces los síntomas, ahora sigue los consejos para ayudarle y apoyarla:

Uno: aprende sobre el tema

Mucha gente presupone que la depresión es algo pasajero. Por ejemplo: tu novio pierde el trabajo y se pone triste. Crees que se le pasará en unos días, y a veces no es así. Es normal que determinados hechos en la vida desencadenen un bajón de ánimo, pero la depresión es algo más complicado. Tendemos a decir “está depre” con mucha facilidad y lo cierto es que no hablamos con propiedad. Las causas de la depresión son muy variadas y los síntomas pueden variar a lo largo del tiempo. Infórmate más sobre esta enfermedad.

 

Dos: estar ahí

Tan sencillo como eso: estar ahí, no hay mucho más que decir. Haz que tu novio no se sienta solo y triste. Por supuesto, puedes animarle a ir a terapia o aun psicólogo, pero la mejor forma de ayudarle es simplemente estar ahí. Habla con él, mantén una comunicación fluida, no pierdas el contacto con él a lo largo del día, cógele de la mano, siéntate a su lado, pon tu brazo sobre su hombre o dale un abrazo.

También está bien que le hagas preguntas o le digas determinadas frases, enfocándote en lo positivo y en el apoyo. No vale solo ponerlas por escrito en Whatsapp, díselas cara a cara. Algunas frases típicas son:

  • ¿Cómo puedo ayudar?
  • Estoy aquí siempre para ti
  • Eres muy importante para mí
  • Pasaremos por esto juntos
  • Estoy contigo para lo bueno y para lo malo

 

Tres: crear un ambiente libre de estés

Cuando una persona está deprimida, es muy común que tenga dificultades a la hora de concentrarse y lidiar con pequeños problemas. Si tu novio está así, intenta hacer de su / vuestro hogar un ambiente libre de estés. Ojo, esto no quiere decir que tengas que hacérselo todo, sino que tienes que ayudarle. Ayúdale a organizarse el día, haced una agenda de eventos y tareas, dale refuerzo positivo y céntrate en las cosas buenas que está haciendo, invítale a participar en las cosas que hagáis juntos para que tenga opinión en todo lo que os concierne… hazle sentirse útil.

 

Cuatro: trátale con cariño y suavidad

Si tu novio sufre depresión, puede que necesite ayuda profesional. Pero un grave problema es que él no crea que la necesite o no quiera acudir a un profesional. Mejor que decirle “necesitas ayuda profesional”, intenta enfocarle desde un punto de vista de apoyo. Expresa tus preocupaciones por tu estado desde el amor, ofrécete a ayudarle en todo, dile que tú puedes concertar una cita y acompañarle a la misma, comparte todo lo que sabes sobre la depresión, háblale de distintos tratamientos o de cambios en vuestro estilo de vida que puedan ayudarle, sincérate sobre tus propios problemas mentales. Sé un libro abierto, pero trátale con mucho cariño y tacto, nunca desde la negatividad, la impaciencia o el rencor.

 

Cinco: paciencia

La paciencia es fundamental. Cuando alguien sufre depresión hasta levantarse de la cama puede parecerle un suplicio. Y tú, en el papel de su pareja, puedes terminar confuso, frustrado o incluso desquiciado ante dinámicas así. No le hagas sentirse peor, porque empeorarás las cosas. Lo mejor que puedes hacer es ser paciente. Respira hondo y recuerda que todo pasa.

Mercedes-Benz