Portada » 5 visiones del pene perfecto a través del tiempo
Sexualidad

5 visiones del pene perfecto a través del tiempo

¿Es mejor el pene grande o el chico? Si le preguntas a un hombre, te dirá que grande, si le preguntas a una mujer, te dirá “no importa”, pero pensará “grande, claro que grande”.

La obsesión con los falos de tamaño extra largos hace que muchos se pregunten si el culto a los penes de grandes dimensiones es una tendencia de la sociedad moderna o una constante a lo largo de la historia.

1. El pene según los egipcios
Diferentes deidades en Egipto estuvieron vinculadas con el falo de manera protagónica. La leyenda de Osiris, por ejemplo, dice que cuando Seth despedazó su cuerpo, su esposa Isis halló todos los trozos excepto su pene, el cual tuvo que reconstruir con magia.

Otro dios egipcio, Min, es considerado el dios de la fertilidad y se le representa con el falo erecto. Su pene tiene un tamaño ciertamente desproporcionado…

2. El pene para los griegos
Más allá del tamaño de falo, en la Grecia antigua lo más importante en cuanto a la estética del pene era que el prepucio estuviera intacto. La circuncisión estaba fuera de discusión para ellos. Durante las competencias deportivas (las cuales realizaban desnudos), los varones se cubrían el glande con una especie de cinta llamada “Kynodesme”, para que no se asomara accidentalmente. Era fundamental en términos morales no mostrar el glande en público.

Para los griegos, el pene tampoco debía ser demasiado grande. En diferentes esculturas antiguas vemos al falo representado como un miembro pequeño y delicado. En cambio, cuando se esculpían o pintaban a esclavos o enemigos, sus falos eran enormes, burdos y desproporcionados.

3. El pene para los romanos
Quizá te sorprenda, pero en la antigua Roma existía un personaje mitológico llamado “Fascinus o Fascinum”, que era la representación de un pene “mágico”. La imagen del “Fascinus” se llevaba en anillos y collares pues se le atribuía en poder de alejar el mal de ojo. ¡Incluso los bebés romanos llevaban colgado un pene en el cuello para protegerlos!

4. El pene para los vikingos
Los antiguos habitantes de Noruega, Suecia y Dinamarca daban especial importancia al sexo y la reproducción pues el frío y las duras condiciones de vida de su región hacían fundamental el garantizar la descendencia.

Dioses como Freyr fueron representados con enormes falos erectos . En su caso, tiene mucho sentido ya que era el dios de la fertilidad, tanto humana como vegetal.

5. El pene para los chinos
En la antigua China, el peor castigo que se podía dar a un hombre era la castración; sin embargo, existían algunos llamados eunucos, que la aceptaban voluntariamente para poder servir al emperador en el palacio. Sólo un hombre libre de ataduras (sin hijos ni esposa) podría serle fiel a su señor en cualquier circunstancia, pensaban los chinos.

El eunuco, al no tener pene, se convertía en un esclavo y perdía el respeto en su comunidad porque carecía de una parte fundamental del cuerpo. Al ser enterrados se les diseñaba un pene de arcilla para que (de nuevo completos) pudieran entrar al cielo.