Portada 8 zonas erógenas de los hombres
Sexualidad

8 zonas erógenas de los hombres

Orejas

A muchos chicos les gusta que les acaricien las orejas. Este lugar es a menudo olvidado, pero al acariciarlo puedes calmarlo o excitarlo. Simplemente coloca tu pulgar y dedo índice en el lugar donde el lóbulo de su oreja conecta con el cuello. Luego jala hacia abajo delicadamente y deja que tus dedos se deslicen del lóbulo, regresa al punto de partida y repite.

Pies

Quítale los calcetines, toma un poco de loción para pies y dale un masaje. De acuerdo a la antigua práctica de la reflexología, los talones son el punto donde se cree que al tocar puede disparar el deseo sexual. ¿Te sientes muy atrevida? Deja que sus pies toquen “accidentalmente” tus pechos.

 

Atrás de las rodillas

Es un lugar donde se sienten cosquillas, pero en el calor del momento, la parte de atrás de las rodillas también puede ser un punto de placer. La piel de esa área es más suave y delicada. A muchos hombres les encanta ser acariciados y besados ahí.

 

Hasta la más ligera caricia puede encender una fiesta en su cuerpo, porque como el orgasmo es la acumulación y liberación de la tensión sexual, entre más tensión acumule en el cuerpo, más increíble y placentera será la liberación.

Vientre bajo

Comienza a la altura de su ombligo y de ahí baja las caricias. El área abdominal que está entre el ombligo y la pelvis es el lugar perfecto para tocar. Como el flujo sanguíneo va hacia la pelvis y la tensión sexual se junta, no cabe duda que es un área para estimular.
¿Algo más juguetón? Da pequeños besos justo por encima de los huesos de su cadera, esos que sobresalen cuando una persona esta acostada.

 

Muslo interno

Piensa en esta parte de sus muslos como la envoltura del regalo. Cuando acaricies esta zona tu chico se pondrá en el mood muy rápido. Lentamente mueve las yemas de los dedos de arriba hacia abajo en el área interna del muslo.
Provócalo siguiendo el contorno entre sus muslos hacia abajo y luego regresando tu dedo índice y medio tocando “sin querer” en medio.

 

Párpados

Cuando sus ojos están cerrados, besa y acaricia (con mucho cuidado) sus párpados, demuéstrale lo mucho que lo quieres y aprovecha el momento para subir la temperatura, esto le gustará mucho. ¿Por qué? Cuando sus ojos se encuentras cerrados, tú tienes el control, lo que es una experiencia que muchos hombres disfrutan.
Si una caricia es en el contexto de una mujer dominante, puede resultar una experiencia muy diferente y placentera para un hombre.

 

Cuello

Puedes utilizar las yemas de tus dedos para acariciar gentilmente su cuello y clavícula para aumentar la excitación. Pero para mejores resultados mezcla un poco las cosas. Piensa en estimular dos áreas al mismo tiempo: masajea su cuello con una mano, mientras que besas el lóbulo y acaricias con la otra mano su pecho, llevándola hacia abajo.

Cuero cabelludo

Puede que no parezca un lugar muy sexual, pero definitivamente debes considerarlo, piensa en el cuerpo de los hombres como un paisaje totalmente erógeno. Después de todo, la cabeza está llena de términos nerviosos y al darle un ligero masaje en la cabeza, puedes disparar las hormonas buenas.

 

Acariciando su cabello obtendrás la dosis de dopamina y serotonina que necesitas.