Portada Alberto Linero, exmilitar gay: “El pater de mi base me ofreció un buen puesto a cambio de sexo”
Actualidad

Alberto Linero, exmilitar gay: “El pater de mi base me ofreció un buen puesto a cambio de sexo”

Alberto Linero, el primer militar gay en casarse, repasa los acontecimientos más duros de su vida. Entre ellos la vez que el pater de su base le propuso cambiarle de puesto a cambio de sexo. También relata el dolor que ha vivido por este tema y por los insultos homofóbicos que ha vivido.

El escritor Antonio Gala definía el poder como algo, que al igual que sucede con el nogal, no deja crecer nada bajo su sombra. Bajo la penumbra del poder y el dinero ha vivido durante años Alberto Linero. Alberto se hizo popular tras ser el primer militar gay en casarse en España.

Ser homosexual dentro de un ambiente tan hostil y recto ha sido para él como andar sobre un fino alambre, donde las caídas eran diarias. Todavía aquellas heridas de guerra siguen sangrando.

Pero las luces del éxito y la fama le ha reportado grandes satisfacciones como conocer a grandes nombres del fútbol, de los negocios o de la política. Aunque alguno de ellos solo se acercaba a Alberto para sucumbir a sus sueños sexuales y que mediante efectivo podían conseguirlo.

Hoy Alberto Linero acude a El Cierre Digital para verbalizar lo que ha silenciado bajo la sombra de los poderosos.

– Alberto, en una entrevista contabas tu dura experiencia en el Ejército. ¿Cómo fue?

– Fue una etapa muy dura. Prácticamente a diario me machacaban psicológicamente con el tema de mi homosexualidad. Recibí muchos insultos por eso.

– ¿Qués es lo más duro que oíste?

– Que si me había curado mi enfermedad, haciendo referencia a la homosexualidad.

– ¿Y tú como reaccionabas?

– Solo me quedaba como vía llamar a la Policía Militar y que ellos se encargaran.

– ¿Cuál es el recuerdo que más te haya marcado y que todavía lo tengas presente?

– Sin duda uno cuando el pater de la base, al quedarnos solos en la cafetería, me hacía proposiciones indecentes.

– ¿Lo denunciaste?

– Claro. Un día quedé con él en una sauna gay para poder captar pruebas con el fin de demandarle. Allí dentro me proponía que me cambiaría de sitio dentro de la base a cambio de tener algo con él.

– ¿Te has puesto en tratamiento psicológico?

– Por supuesto. Si no es por eso uno no puede vivir con contantes insultos y amenazas.

– Después te haces popular y según contaste en otros medios de comunicación las proposiciones sexuales no acaban. Y que venían por parte de futbolistas, empresarios…

– Las proposiciones siempre las he tenido. La fama me condujo a trasnochar con gente conocida y gente influyente. Me veían en algún programa de televisión y me decían que alguien me quería conocer y yo pues no me negaba. Hablábamos, y una cosa conducía a otra, y al final acababa aceptando y yendo a casa de algún futbolista, por ejemplo, y teníamos sexo.

– ¿Esto te ha supuesto algún problema?

– Claro, sin ir más lejos perder a mi pareja. Por aquel entonces estaba casado. Y emocionalmente también te pasa factura. Con el tiempo descubres que solo eras un juguete en sus manos. Un trofeo que solo podían obtener con dinero.