Portada Por qué apetece más sexo en primavera
Sexualidad

Por qué apetece más sexo en primavera

 

Aunque resulte tópico decir que la primavera nos activa el deseo y estamos más receptivos al amor y a mantener relaciones sexuales, todo esto tendría su base científica. Aun no siendo la estación del año un factor exclusivo para que se dispare nuestro deseo y las ganas de contactar con otras personas, la primavera tiene algo que altera nuestra sangre, aunque parece que las cosas están cambiando.

Afrodisíaco natural

El aumento de horas de luz nos anima a todos. Muchas personas en invierno entran y salen de trabajar sin saludar al Sol. Esto afecta en su estado de ánimo y, por tanto, a todas las áreas de su vida, incluidas su sexualidad y deseo.

El Sol, que es un afrodisíaco y antidepresivo natural, nos permite procesar el 90% de la vitamina D. El 10% restante se procesaría con una alimentación adecuada. La vitamina del Sol, como se la conoce, aparte de intervenir en diversos procesos saludables y necesarios para nuestro organismo, también lo hace con el estado de ánimo y los niveles de testosterona. Esta hormona masculina tiene un papel muy importante en nuestra sexualidad y se encuentra asociada al deseo. Las mujeres también la liberamos y necesitamos, por cierto.

View this post on Instagram

Felices sueños chicos ❤️❤️

A post shared by Revista Zero (@revistazero) on

Por supuesto, las hormonas más calentitas, testosterona y luteinizante, contribuyen a aumentar el deseo sexual de hombres , aunque no serían un factor determinante, y afectan de diferente manera a cada persona.

Si la actitud no acompaña y los estímulos del entorno no son los adecuados, porque no deseamos a nuestra pareja, no lo trabajamos o no hemos entrenado el bello arte de la fantasía erótica, puede que nuestro deseo sexual no se llegue a activar ni siquiera en primavera y lo sustituyamos por comida, deporte o cualquier otra actividad que nos motive. Como siempre en cuestión de sexualidad, cómo utilicemos el cerebro es la clave.

Épocas de celo

No podemos olvidar que somos animales y aunque nuestro celo sea o pueda ser permanente tenemos picos y valles de deseo, como es natural. Las temperaturas nos afectan, pero entramos con mayor facilidad en celo si existe predisposición para ello.

https://www.instagram.com/p/BrM-Js5Hm8F/?utm_source=ig_web_copy_link

El cambio climático

Esto no son más que números y somos nosotros los que podemos trabajar nuestra sexualidad, independientemente del lugar, la estación y resto de circunstancias. Y más nos vale que sea así pues, ¿qué haremos entonces con las estaciones fusionadas que nos sorprenden cada año más?

View this post on Instagram

Muy buenas noches, felices sueños ❤️❤️

A post shared by Revista Zero (@revistazero) on

Si lo vemos por el lado bueno, existiendo estaciones como invierveras, primeranos, veroños y otoviernos, el punto álgido de deseo y las relaciones sexuales sería todo el año. Si no fuera por las consecuencias negativas que supone al planeta el cambio climático que nos hemos fabricado, sería maravilloso. Vamos a cuidar el planeta y nuestra sexualidad florecerá cuando nosotros deseemos. Lo considero mejor idea, ¿no cree?

-----