Portada Aseguran que Hernández dejó una nota para supuesto amante gay
Actualidad

Aseguran que Hernández dejó una nota para supuesto amante gay

Según un reporte del Daily Mail, el fallecido ex jugador Aaron Hernández dejó tres notas en su celda: una para su prometida Shayanna Jenkins-Hernandez, otra para su hija de 4 años Avielle, y la última para su amante homosexual de la prisión.

Citando fuentes cercanas a la investigación, el diario establece que la última persona con la que Hernández habló fue ese amante, de quien no fue revelada su identidad, pero que está bajo observación pues temen que se suicide.

Las tres notas fueron encontradas junto a la Biblia abierta en el verso “Juan 3:16” que se hallaba en la celda del ex jugador de Patriotas de Nueva Inglaterra.

Dicho verso, que es uno de los más recitados por los cristianos ya que habla de la vida eterna, también lo tenía escrito en la frente el jugador.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”, cita la Biblia.

El reporte también indica que Hernádez llevaba semanas planeando su suicido, que regaló varias de sus pertenencias a otros reclusos y que incluso regó el piso con jabón, que se piensa que fue para evitar cambiar de idea mientras se ahorcaba.

Mientras, Shayanna Jenkins, la prometida, demandará al Departamento de Correccionales de Massachusetts para asegurarse de que se conserven las evidencias relacionadas a la muerte del ex jugador.

La familia cree que pudo ser un asesinato, por lo que sus integrantes solicitaron a un juez que ordene a los funcionarios carcelarios de Massachusetts que preserven la evidencia para poder investigar las circunstancias de su muerte.

Un médico forense determinó que el exjugador de los Patriots de Nueva Inglaterra se suicidó ahorcándose en su celda, donde cumplía una condena de cadena perpetua por asesinato.

La prometida de Hernández, Shayanna Jenkins Hernández, radicó una moción el miércoles a nombre de la hija que tuvo con el ex tight end. Un juez de New Bedford evaluaría la solicitud el viernes por la tarde.

“La conservación de la evidencia sobre las circunstancias de la muerte de Aaron Hernández es trascendental para realizar una investigación completa, abarcadora y transparente”, escribió el abogado George Leontire en los documentos.

La moción solicita que los funcionarios carcelarios no puedan alterar o destruir cualquier posible evidencia, incluyendo manuscritos de Hernández, sus archivos médicos y grabaciones de video y audio. También incluye fotos, la ropa que vestía Hernández, entrevistas con guardias y otros presos, y cualquier conversación telefónica grabada en el mes previo a su muerte.

Hernández fue hallado el miércoles ahorcado con una sábana, días después de haber sido exonerado de un doble homicidio en 2012. El exjugador de fútbol americano cumplía una sentencia de cadena perpetua por el asesinato en 2013 de Odin Lloyd, quien salía con la hermana de Jenkins Hernández.

Otro de los abogados de Hernández dijo que solicitará a la corte que revoque el fallo de culpabilidad de ese asesinato. John Thompson indicó el viernes que presentará la documentación necesaria en el condado de Bristol, la jurisdicción donde se realizó el juicio contra Hernández en 2015.

Thompson no dijo cuándo radicará la moción. La fiscalía puede disputarla.

Las cortes en Massachusetts y otros estados usualmente revocan los fallos de culpabilidad de acusados que mueren antes de que tramiten sus apelaciones.

Todos los fallos de culpabilidad por asesinato en Massachusetts conllevan apelaciones automáticas. La apelación de Hernández estaba en sus primeras etapas.

Quieren donar cerebro a la ciencia 

Sus familiares quieren donar el cerebro de Aaron Hernández a la ciencia, pero funcionarios de Massachusetts se niegan a entregárselos, pese a que ya pusieron a disposición de una funeraria el resto del cuerpo, señaló el jueves el abogado del ex astro de la NFL.

Hernández, quien cumplía cadena perpetua por una condena de homicidio, aparentemente se suicidó el miércoles en su celda de la prisión.

Jose Baez, abogado de Hernández, dijo que la familia acordó que investigadores de la Universidad de Boston que realizan un estudio de trauma cerebral en atletas, se quedaran con el cerebro de Hernández tras la necropsia. El forense entregó el jueves los restos de Hernández, pero el abogado afirmó que no han devuelto el cerebro como habían prometido inicialmente.

No se permitió el ingreso de periodistas en busca de comentarios de la oficina del forense.

Baez dijo que la familia buscará que se realice una necropsia de manera independiente.

“Si no obtenemos respuestas, y rápidamente, iremos a la corte”, dijo Baez frente a la oficina estatal del forense en Boston. “Literalmente, se trata de destrucción de evidencia”.

No dijo si él o la familia piensan que el daño neurológico sufrido durante sus días como jugador, fueron un factor en el suicidio del ex tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra.

El jueves las autoridades se negaron a difundir más detalles sobre el aparente suicidio de Hernández.

Hernández aparentemente se suicidó al ahorcarse con una de sus sábanas, la cual amarró a una ventana de su celda en el Centro Correccional Souza-Baranowski, en Shirley. Los guardias encontraron a Hernández poco antes de las 3 a.m. del miércoles.

Funcionarios de correccionales afirman que Hernández trabó la puerta para impedir el ingreso de los guardias, no dejó una nota de suicidio y no se creía que corriera el riesgo de quitarse la vida.

Aún no han hecho público el reporte del incidente, la bitácora de los guardias, tomas de video del área alrededor de la celda de Hernández ni otros detalles sobre el protocolo de prisión, pese a las repetidas solicitudes por parte de The Associated Press.

El portavoz del Departamento de Correccionales, Christopher Fallon, dijo que la agencia no comentará más hasta que se complete la investigación. El vocero de la policía estatal Dave Procopio también citó una investigación “activa” como motivo para no dar a conocer mayor información. La oficina estatal del forense tampoco comentó sobre el estatus de la necropsia o la entrega de los restos. (Con información de Agencia Reforma y AP).

-----