Portada Así logré enamorar a un hetero
Actualidad

Así logré enamorar a un hetero

Así-logré-enamorar-a-un-hetero

Tal vez la mayoría de nosotros hemos tenido alguna fantasía con nuestros amigos, el vecino o el profesor, pensamos que estamos lejos de que se haga realidad, así que muchas veces no lo intentamos.

Pues bien, mi historia es algo diferente, yo también estuve enamorado de un hombre que toda su vida se había presentado como heterosexual, en mi cabeza siempre estaba ese sentimiento de contarle lo que sentía y ver qué pasaba.

Creía que nunca podría pasar nada, era el hombre de mis sueños, incluso cuando soñaba con él hacíamos cosas realmente fuertes, pero todo se quedaba en mi imaginación, verlo pasar, hablar con él, pasar tiempo juntos era suficiente para mí.

Lo primero que hice para acercarme más fue convertirme en uno de sus mejores amigos, salir a fiestas, ganar su confianza y poder tener ese beneficio, nos acercamos cada vez más y la comunicación fue mejorando bastante.

Incluso tuve que comenzar a realizar algunas actividades que le apasionaban, como el gimnasio, era amante de hacer ejercicio, así que lo acompañaba y mi cuerpo comenzó a cambiar bastante.

Llegamos a un punto donde él me comenzó a contar todo aquello que le gustaba en su privacidad, lo que no le gustaba, con las mujeres que había estado, creo no se imaginaba lo que yo sentía por él, así que ahora tenía detalles íntimos de su vida.

Siempre estaba disponible para escucharle, sabía que si necesitaba un consejo yo estaría para él sin ninguna condición, de hecho, tenía novia, pero esa relación se estaba desgastando cada vez más, no parecía tener futuro.

Así pasó el tiempo, siempre solíamos salir con más amigos, pero una noche lo invité a mi casa, había comprado algunas cervezas y estaba solo, le marqué, él aceptó la invitación sin ningún problema.

Esa noche cambió todo entre nosotros, ya entrados, yo encendí el televisor, sabiendo que un hombre no se resiste a una buena película para adultos, puse una, esto seguramente lo iba a encender, era una forma para descubrir si tenía oportunidad de estar con él.

En un principio se sacó de onda, pero después sólo se puso cómodo e inició a incentivarse, yo hice lo mismo, estaba disfrutando bastante ese momento, ver algo grande en esa parte era gratificante para mi.

Después de un rato me preguntó: “Oye, ¿qué se siente estar con un hombre?”; volteé, era mi oportunidad, le respondí: “Lo intentamos si quieres, puedes probar algo nuevo y ver si te gusta o no”.

Lo hicimos. Había encontrado la manera de estar con un heterosexual, a la mañana siguiente que despertamos, sólo nos reímos, no fue para nada incómodo, de hecho, estuvimos bastante tiempo abrazados.

Él terminó con su novia, aunque todavía no comenzamos una relación como pareja, seguimos siendo muy buenos amigos, más cercanos que nunca, estamos cada vez que se nos plazca, aunque este fin de semana me dijo me tenía una sorpresa, creo saber que pasará.