Portada "Cardamomo Go Home": vamos a calmarnos con el cóctel-ensalada en el Día Mundial del Gin Tonic
Actualidad

"Cardamomo Go Home": vamos a calmarnos con el cóctel-ensalada en el Día Mundial del Gin Tonic

La primera pregunta que surge es: ¿qué se le pasa por la cabeza al señor que se levanta una mañana y propone celebrar el Día Mundial del Gin Tonic? ¿Para qué? Aparte de conseguir que estemos escribiendo sobre ello y las marcas puedan ofrecer su nuevo huerto urbano con tónica, ¿para qué sirve esta fecha?

Lo irónico es que a falta de uno hay varios “Días Internacionales” (en junio y abril)relacionados con el combinado de ginebra.

Y aquí viene la segunda pregunta: ¿en qué momento empezamos a incluir rodajas de pepino, limón, pimientas de colores, hierbas provenzales o kilo y medio de anacardos? Los nostálgicos del “gin tonic a la antigua usanza” reivindican que se pare esta escalada creativa. Ginebra, tónica. Fin.

Gin Tonic

¿De dónde viene el gin&tonic?

Al parecer, el origen de esta bebida burbujeante se remonta a mediados del siglo XIX, en la época en que la malaria estaba haciendo estragos entre los colonos británicos desplazados a India.

Gin Tonic

¿Cómo sobrevivieron? A golpe de gin tonics. Atribuyen a Winston Churchill la frase: “El gin tonic ha salvado más vidas británicas que todos los doctores del Imperio”.

Dos siglos antes, los colonizadores españoles habían descubierto en Perú la corteza de un árbol, llamado quino, que podía tener efectos protectores o incluso preventivos frente a ciertas “fiebres” y enfermedades.

Así que los británicos enviaron toneladas de “polvo de quinina” (de sabor amargo) a India para disolver y hacer “agua tónica” que les ayudase a evitar la malaria. Sabía a rayos. Lo de añadir ginebra, azúcar e incluso piel de lima en su caso fue por pura necesidad.

De esta forma se salvaron miles de vidas y nació la bebida que hoy todos conocemos.

Gin Tonic

“Cardamomo Go Home”: solo ginebra, tónica y ya

Si no somos soldados británicos expuestos a la malaria en la India del siglo XIX… ¿qué necesidad tenemos de llenar la copa de ingredientes que enmascaran el sabor original de la ginebra?

Recordamos aquí la “receta” del gin tonic original: colocar varias piedras de hielo en una copa de balón, añadir 50 mililitros de ginebra y después la tónica. La piel de lima decorativa es opcional. Remover, degustar. Fin.

Según el ranking del International Wine & Spirit Research IWSR sobre consumo de ginebras… España está a la cabeza de los consumidores de gin tonics, en tercer puesto, solo detrás de Filipinas y Estados Unidos, y en los últimos años las ventas de esta bebida espirituosa no dejan de subir.

Un movimiento de firmes defensores del sabor original va a poner en marcha la campaña #savethegintonic y #cardamomogohome para que se regrese a la esencia. En cuanto sepamos fechas y lugares donde se manifiesten por el “Gin&Tonic de toda la vida” informaremos.