Portada Casarse es malo para la salud, según un estudio
Actualidad

Casarse es malo para la salud, según un estudio

Revista Zero

 

Adiós a uno de los mitos más consolidados de la sociología: aunque la ciencia lleva años defendiendo que las casadas tienen más salud que las solteras, un nuevo estudio evidencia lo contrario.

Así que tal vez no se trate ya de dar con la edad ideal para casarse, tal vez la única tendencia que realmente debe desaparecer es la del enlace en sí. Al menos, si queremos una existencia plena y saludable.

Históricamente se había demostrado que el matrimonio podía tener beneficios para la salud porque tenía facultades “protectoras”: por la estabilidad económica, porque comer en compañía suele ser sinónimo de una dieta más rica o por el cuidado que implica vivir con un ser querido. No obstante, al comparar los resultados de esos análisis con unos realizados a personas casadas nacidas entre 1955 y 1984, se ha demostrado que esas garantías se han diluido con el paso de los años.

¿Por qué? Por lo visto, la independencia económica que las mujeres hemos alcanzado con los años nos permite auto abastecernos de forma eficiente sin que necesitemos que un hombre traiga el pan a casa. Por otro lado, aquello de que el amor engorda empieza a ser una evidencia científica, mientras que el estrés que registran las parejas casadas también es preocupante.

La falta de conciliación entre la vida personal y la profesional no hace sino acentuar la ansiedad que provoca el núcleo familiar. “En un contexto de mayores demandas en el hogar y en el trabajo y menos tiempo en compañía, las parejas casadas de hoy en día pueden ver el matrimonio más como una fuente de conflicto y estrés que como un recurso que protege su salud”, ha explicado el líder del estudio de la Universidad de Ohia, Dmitry Tumin.

Así que tal vez, lo que lleva a que las nuevas generaciones cada vez tengan menos gusto por llegar al altar no sea el auge del individualismo, sino de nuestro instinto de supervivencia.

Y es que los estudios que han relacionado la salud de un matrimonio con la felicidad de sus miembros con respecto a la relación han encontrado que los insatisfechos pueden tener incluso más probabilidad de sufrir cáncer o mayor riesgo de padecer del corazón, según detallan en Science of Us.

¿Será el matrimonio la fuente de los males de la generación Z?

Mercedes-Benz