Portada Celos gays: cómo superarlos en una relación
Actualidad

Celos gays: cómo superarlos en una relación

Celos gay

CONSEJOS GAY

¿Te vuelves loco de CELOS? Cómo evitar que los celos arruinen tu relación GAY.

Todos los hemos sentido alguna vez en mayor o menor medida: los celos pueden llegar a ser el peor enemigo de una relación estable. Hoy en Revista Zero tenemos que hablar sobre los celos gays: cómo superarlos en una relación. En una relación de pareja algunos gays tienden a ser un tanto sobreprotectores o a marcar su territorio al más mínimo indicio de amenaza de que otro va a intentar seducir a su hombre. Si tu novio mira a un chulazo que pasa a su lado y automáticamente la furia se apodera de ti y se te hincha la vena… puede que tengas un problema. Sentir una pizca de celos es normal, pero otra cosa es enfurecerse por tonterías que son más propias de una inseguridad que de otras cosas. Los celos gays son una de las peores emociones que puedes tener y suelen ser muy irracionales. ¿Cómo superarlos? Con estos 4 consejos para superar los celos gays.

1 – Confía en tu pareja

La base de toda relación de pareja es la confianza. Puede que al principio de la relación no confíes plenamente en tu novio porque todavía no le conoces a fondo y la confianza es algo que necesita su tiempo. Así que es normal que en esos primeros pasos de un noviazgo gay sientas celos ante determinadas situaciones, como cuando salís de fiesta o si te habla de otros hombres sin dejar muy claro si son amigos o algo más. Pero una vez que una relación se asienta y se forman vínculos más fuertes, tus celos deberían ir desapareciendo. ¿Cómo se asienta una relación? Con el paso del tiempo, la demostración de que puedes confiar en él y cuando te crees sus palabras cuando te dice “te quiero a ti y solamente a ti”.

2 – Confía en ti mismo

Sientes celos porque puede que no confíes en tu novio al 100% y temas que te va a ser infiel. ¿Pero confías en ti mismo? Muchas veces los gays celosos suelen ser los que terminan siendo infieles con mayor probabilidad. Si no confías en ti mismo a la hora de mantener la fidelidad a una persona, ¿cómo vas a confiar que esa persona va a ser fiel si ni siquiera tú eres capaz de serlo? Hasta que seas capaz de creer que no vas a ser infiel bajo ninguna circunstancia, probablemente no puedas confiar en otra persona y dejar de sentir esos celos enfermizos.

3 – Acepta la realidad

Te gustará creer que una relación de pareja gay es un cuento de hadas y escucharás a algunas diciendo “en cuanto le conocí supe que era el hombre de mi vida y jamás querría acostarme con otro”. Mienten. Solo porque estés enamorado de alguien o tengas un novio en una relación estable, no significa que se te hayan caído los ojos de la cara y vayas a dejar de mirar a un hombre atractivo cuando pasa por la calle o dejar de masturbarte viendo porno gay de tus actores favoritos. Puedes estar enamoradísimo y aun así darte cuenta de lo buenos que están otros tíos o fantasear con ellos. ¡No pasa nada! El problema puede surgir cuando esos deseos se vuelven tan fuertes que necesitas tener sexo gay con otras personas fuera de tu pareja. Entonces deberías plantearte hablar con tu novio de una relación abierta, pero si no, acepta la realidad de que todos tenemos deseos y ojos.

4 – Separa el sexo del amor

No te estamos diciendo que tu pareja tenga que ser abierta, sino que distingas entre lo que es el amor y lo que es el sexo, el deseo y la atracción físico. El sexo puede ser una expresión de amor, pero no siempre lo es. Si en una pareja llegáis al punto en el que la confianza es plena no deberías sentir celos, porque sabes que pase lo que pase tu novio te ama. Las relaciones de pareja abiertas que funcionan en realidad saben distinguir que el sexo y el ligar van por un lado y el amor va por otro. Controla tus celos y vive de manera más tranquila. No querrás terminar como la pareja gay del siguiente vídeo.

    Mercedes-Benz