Portada Clay y Bo Connor y Ian Odell
Relatos Gay pornográficos

Clay y Bo Connor y Ian Odell

Clay y Bo Connor se graban follándose a pelo a un guaperas llamado Ian Odell que conocen en el aeropuerto | Raunchy Bastards

Las salas de espera del aeropuerto o de cualquier medio de transporte, se convierten algo así como en un bufé de barra libre para los que andan buscando tema. Nunca falta el grupito de colegas buenorros o esas piezas solitarias que están para comérselos, sin contar con los que van con sus novias y se convierten en objeto de deseo casi imposible, que no imposible del todo.

Clay y Bo Connor hacen su agosto cuando vienen temporales y empiezan a cancelarse vuelos. Entonces actúan, van a por su presa, le ofrecen alojamiento gratis y comienzan su cortejo. El rubito Ian Odell con el pelo rapado por los lados corte de estilo militar, les ha puesto excesivamente cachondos. Enseguida se hacen colegas y tratan de sacarle información mientras le llevan en coche camino al hotel donde se hospedan. Dice que en sus redes de contactos de citas tiene puesto que es sobre todo hetero.

Primera brecha. No dice que sea hetero, sino que sobre todo es hetero. Le ponen a prueba para saber qué quiere decir con eso y van a saco: “¿Quiere decir eso que si te proponemos llevarte a nuestra habitación, nos comes los rabos y te dejas follar a pelo mientras te grabamos, lo harías?“. Más directos y claros no pueden ser. Igual que la respuesta de Ian, que prefiere hablar haciendo las cosas.

El chaval termina convertido en una buena putita. Se ve que no acostumbra a comer rabos y menos tan gordos como los suyos, porque de vez en cuando el cabrón muerde. Tampoco es que se mueva como un pasivazo que supiera menearse con una buena pija clavada en el culo, pero el tio apunta maneras y poco a poco consigue ponerles cerdacos y crearles suficiente leche en los huevos como para regalársela en toda la boca y dejarle los morros llenos de sabor a hombre.

Ian-Odell-Bo-Connor-Clay

 

 

 

-----