Portada ¿Cómo irte a vivir con tu pareja y que no sea un fracaso?
Actualidad

¿Cómo irte a vivir con tu pareja y que no sea un fracaso?

¿Quieres irte a vivir con tu pareja y que este no sea el fin de la relación? Entonces, sigue estos consejos.

Dar el paso de irte a vivir con tu pareja puede ser uno de los momentos más importantes de la relación. Si lo habéis decidido así, seguramente sea porque estáis muy enamorados, os lleváis muy bien y estáis deseando pasar más tiempo juntos. Si a todo esto le unimos que pagar una casa entre dos es más barato que mantener una casa cada uno, la convivencia podría parecernos la idea perfecta. Sin embargo, no todas las parejas consiguen superar este paso, por muy enamoradas que estén. Esto no quiere decir que no debas hacerlo, pero sí que tienes que tener en cuenta que vivir con tu pareja no es vivir continuamente en una luna de miel. Las primeras semanas serán perfectas, incluso los primeros meses, pero después, la rutina se instalará en vuestras vidas y tendrás que tener en cuenta algunos consejos si quieres que esta bonita decisión no se convierta en drama. Aquí van algunos consejos para una convivencia perfecta.

Tendrás que dejar de mirar el móvil de forma compulsiva.

Cuando vives sola, puedes pasar una hora en la cama mirando tu Facebook de arriba abajo antes de que te entre sueño. Cuando compartes la cama con alguien, esto empieza a ser un poco feo. No solo porque querréis usar la cama para otra cosa, si no porque esto hará que os aisléis con vuestros teléfonos cortando todo tipo de comunicación posible más allá de comentar el ridículo estado de tus amigas. Deja las redes sociales para cuando estés sola y, antes de dormir, dedica un rato a hablar con tu pareja sobre cómo le ha ido a él el día. Ya verás cómo le ha ido al resto de contactos de Facebook a la mañana siguiente.Revista Zero

No discutas por tonterías, sé flexible.

Cuando empiezas a convivir con alguien tiendes a ceder en todo para que los dos estéis a gusto. Pero pasado un tiempo de convivencia, la confianza hará que quieras seguir manteniendo tus costumbres. Por ejemplo, viendo ese programa de televisión que él tanto odia. Antes de discutir como locos, intentad llegar a un acuerdo. Seguro que hay algo que os gusta a los dos y si no, siempre se puede apagar la tele.

No mientas, o te pillarán en seguida.

Recuerda que ahora tu pareja está al tanto de tus horarios, de tus costumbres y de la gente a la que ves. Así que esas pequeñas mentiras sobre la hora a la que saliste de trabajar o sobre aquel sábado que volviste a casa temprano, ya no colarán. Lo mejor de todo, por supuesto, ¡no mentir! Para que la convivencia funcione, tienes que ser honesto con tu pareja.

No dejes que la rutina se apodere de la relación.

Antes quedabas con tu chino para cenar y nos dejabais de contaros historias divertidas, cosas emocionantes que habíais hecho durante la semana o planes de futuro. Ahora, una gran parte de vuestras conversaciones se centrarán en cosas cotidianas, como a quién le toca fregar los platos o si habéis puesto la lavadora. Aunque esto es inevitable, trata de mantener también otro tipo de conversaciones. Caer en una rutina aburrida puede ser el fin de vuestra relación.

Cuida tus relaciones íntimas.

Es decir, no dejéis de tener sexo. A veces, el hecho de tener a nuestra pareja siempre cerca y disponible, hace que perdamos ese interés que antes teníamos por encontrar el momento perfecto para tener sexo. Trata de mantener la pasión y la magia, reservaos un momento cada día para estar a solas y dejar las preocupaciones de la rutina a un lado. Y si no, siempre podéis consultar estos consejos para aumentar el sexo en el matrimonio. Recuerda que hay 6 razones para practicar sexo todos los días.

Ahora que sabes todo esto, puedes irte a vivir con tu pareja y que sea un éxito, ¡suerte!