Portada » ¿Compartir o no la pareja? ¡Duro este tema!
Amor Sexualidad

¿Compartir o no la pareja? ¡Duro este tema!

Lo que para la mayoría es correcto en una relación, que es ser 100% fiel a su pareja y que él corresponda de igual manera, para otros no lo es, y lo “novedoso” es que siga en incremento la cifra de personas que piensan de esta última forma.

Para este número de personas, el ser monógamo no es de su agrado, es aburrido y anticuado.

Hoy en día ya hay más relaciones que se componen por más de dos personas, y que no es solamente para hacer un trio o una orgia, si no, para tener una relación amorosa entre todos ellos.

Este tipo de relaciones son las conocidas como poliamorosas.

Las relaciones poliamorosas son en las que participan más de dos personas en una relación afectiva y/o, donde están de acuerdo y conscientes de cada acto y sentimiento que siente cada uno de ellos por todos los demás dentro de la misma relación.

No se trata de solo sexo, es tener una relación común como todas las demás, pero con más participantes.

Cabe destacar que entre estas personas no pueden existir los celos ya que eso sería un gran problema, aquí sería todo lo contrario, es aceptar que la persona amada ame a alguien más.

En pocas palabras, ser feliz mientras tu pareja es feliz con otra persona.

¿Cómo funciona?

Antes de decir cómo funciona, tenemos que dejar claro que esta práctica no es exclusiva de nosotros los gais. Así cómo, que no es lo mismo el poliamor y la poligamia.

Ahora sí.

Se necesita tener confianza, ser honesto, flexible, inteligente y lo más importante, ser comprensible.

Cuando se habla de estas relaciones no se tiene que pensar precisamente en la promiscuidad o de engañar a tu pareja. Hay que recordar que debe ser mutuo acuerdo por parte de todos, si a alguien no le parece algo o alguien, la relación no funcionará.

Los participantes pueden ser de cualquier estatus civil, es decir, que pueden o no estar casados, solteros, vivir en unión libre, etc…

Una ventaja de todo esto es que corres menor riesgo a la infidelidad, tendrían mayor comunicación, se aprende a no ser autodependiente de alguien, experimentas más cosas tanto en lo sexual como personal.

También existen grandes desventajas como los celos, tampoco podrás dedicar el mismo tiempo a todos, puedes llegar a tener preferencias con ciertos miembros de la relación que puedan molestar a otros, puede afectar la crítica social y algo muy importante, la ruptura ya que, si alguno decide terminar con alguien dentro de la relación, pudiera ser que los demás no estén de acuerdo en ello y se pueda llegar a un conflicto. / Créditos: Búscanos en la web