Portada Consejos útiles para disfrutar del sexo anal
Actualidad Sexualidad

Consejos útiles para disfrutar del sexo anal

 

Tanto si es la primera vez que vas a realizar sexo anal como si no te has atrevido a disfrutar todas las posibilidades, pero quieres experimentarlas, hay una serie de pautas que es bueno conocer antes de lanzarse a practicar este tipo de sexo.

A continuación, te ofrecemos diez consejos básicos para que ambos lo disfruten al máximo.

1 Déjate de estereotipos. Siempre parece que el que penetra es más macho que el que recibe, que vendría a hacer algo así como el papel de la mujer. Esto no es más que trasladar al sexo gay un concepto machista. Ni el pasivo tiene que renunciar a llevar la iniciativa ni el activo tiene que ser el dominante.

2 Prepárate para conocer las sensaciones. Si lo que te va es ser pasivo entonces es bueno que hayas experimentado con el ano previamente. Se trata de conocer bien las sensaciones que puede proporcionarte. Para esto nada mejor que jugar con tu pareja o en solitario, acariciarlo, introducir un dedo, o un juguete. Hay que tener en cuenta que los juguetes deben ser lisos y redondeados para evitar problemas, que hay que usar un buen lubricante e ir sin prisas.

3 Habla con tu pareja. Antes de hacerlo por primera vez con tu chico, es bueno hablar para saber qué os gusta a los dos y si ambos queréis hacerlo. También repartir bien los papeles y estar dispuesto a intercambiarlos.

4 Cuida tu higiene. ¡Este punto no necesita mucha más explicación!

5 Juega. Antes de empezar es bueno que ambos estéis muy excitados. Los pequeños juegos y los preliminares son importantes. Se pueden aprovechar para ir dilatando el ano introduciendo los dedos con cuidado y haciendo pequeños movimientos circulares. Cuidado con las uñas y los desgarros.

6 Utiliza condón. Suena a tópico, pero no lo es. El sexo anal hace más frecuentes las microheridas tanto para el activo como para el pasivo y esto aumenta las posibilidades de contagio de enfermedades.

7 Usa mucho lubricante. Mejor pasarse que no llegar. El sexo anal no tiene por qué ser doloroso si se hace con cuidado y dilatando correctamente, y esto solo se puede lograr usando un buen lubricante basado en agua, que no daña el preservativo.

8 Elige una postura. No te quedes con lo tópico. A cuatro patas, sentado sobre el pene del chico, tumbado de lado… Se trata de saber cuál es la postura más cómoda y la que permitirá una penetración más placentera, así que… ¿por qué no ir probando hasta encontrar la mejor? Eso sí, la del misionero es la más sencilla, con la que entra más fácil. No hay que desdeñar a los clásicos.

9 Empieza jugando con la punta del pene, bien lubricada, sobre el ano.No intentes meterlo de golpe. Es bueno ir poco a poco. El pasivo debe relajar el músculo lo más posible y empujar un poco para ayudar a la penetración.

10 Ir despacio al principio y ganar velocidad después. Es bueno comunicarse con la pareja para ver cómo van las sensaciones. Para el pasivo todo depende de la estimulación de la próstata, así que hay que asegurarse de rozarla bien.

-----