Portada » COREA DEL SUR CONDENA A 32 MILITARES POR SER HOMOSEXUALES
Noticias diarias

COREA DEL SUR CONDENA A 32 MILITARES POR SER HOMOSEXUALES

El pasado 24 de mayo, un tribunal militar de Corea del Sur sentenciaba a un capitán del ejército a seis meses de prisión por mantener relaciones sexuales con otros militares del mismo sexo, provocando varias protestas contra lo que los grupos de derechos civiles denominan una «caza de brujas» homofóbica del ejército surcoreano, que amenaza ahora con procesar a alrededor de 32 militares más. La pena del primer procesado se ha suspendido durante un año, lo que le obliga a no mantener relaciones sexuales con otro militar para evitar la prisión, aunque sí será despedido con deshonor a menos que su condena sea revocada por una corte de apelaciones, tal y como ha solicitado Rossean Rife, director de Amnistía Internacional de Asia Oriental.

A pesar de que la homosexualidad no está penada en corea del sur, el código militar penal prohibe la actividad sexual bajo el Artículo 92-6, con el objetivo de «mantener la comunidad del ejército a salvo, y dada la naturaleza especial de la disciplina militar, las relaciones sexuales entre soldados del mismo sexo están siendo castigados como ‘conductas deshonrosas’ bajo la ley militar», según confirma el Ejército de Corea del Sur y el Ministerio de Defensa en un comunicado emitido en abril, cuando es denunciada esta persecución homofóbica.

La caza de brujas contra los homosexuales en el ejército comienza a principios de este mismo año, cuando surge en las redes sociales un vídeo con dos personas del mismo sexo manteniendo relaciones sexuales con el uniforme militar. Desde entonces, y de acuerdo con diferentes grupos de derechos humanos y medios de comunicación locales, se ha acusado hasta 32 soldados en función del artículo 92-6, aunque el ejército ha rechazado confirmar la cifra de acusados, a los que se ha accedido después de una persecución que les ha llevado a completar una lista negra de sospechosos de ser homosexuales a los que han perseguido a través de aplicaciones para ligar y técnicas no muy diferentes a las que realizan los funcionarios de Ranzam Kadyrov en la purga de homosexuales en Chechenia.

Un sargento del ejército, que no ha querido dar su nombre por temor a las represalias, ha hablado con la CNN, confirmando que es uno de los acusados y que le habrían retenido su teléfono móvil para clonar su contenido y acceder a su información privada con el objetivo de descubrir a otros homosexuales, además de amenazarle con hacer pública su orientación sexual si se negaba a colaborar con ellos.

Amnistía Internacional ha solicitado a Seúl la revocación de «su provisión arcaica y discriminatoria en el código militar criminal», criticando al gobierno por su lentitud en la protección de los derechos de las minorías sexuales en un país en el que el servicio militar sigue siendo obligatorio debido a la amenaza constante de Corea del Norte. El actual presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se ganó las críticas de colectivos LGBT cuando en la reciente campaña electoral afirmara su oposición a la homosexualidad. Posteriormente se retractaría de sus palabras, matizando que «aún es un poco pronto para permitir la homosexualidad dentro del Ejército».