Portada » Cristiano Ronaldo y José Semedo, así nació su ¿amistad? con derecho al roce
Noticias diarias

Cristiano Ronaldo y José Semedo, así nació su ¿amistad? con derecho al roce

Tenían 12 años cuando se conocieron en el Sporting. Cuando Semedo iba a ser expulsado, CR lo impidió: “Le debo mi carrera, mis hijos y mi vida bonita”

Haga lo que haga, Cristiano Ronaldo (32) se encuentra siempre en el ojo del huracán. El futbolista ya se encuentra de vacaciones en Ibiza con su familia (sus tres hijos, su madre, el novio de ésta…), su novia, Georgina Rodríguez, su hermana Katia… Pero no es con ninguno de ellos con quien posa en una de las últimas imágenes que ha compartido en Instagram y que han recogido cientos de medios de todo el mundo. En la imagen en cuestión, Ronaldo aparece junto a un amigo al que no etiqueta, presumiendo ambos de músculos: “La combinación perfecta, chocolate blanco y negro”, escribió el jugador junto a la instantánea. Y la pregunta era evidente: ¿quién es “el chocolate negro”?

José Semedo (32) no es, ni mucho menos, un recién llegado a la vida del madridista. También jugador de fútbol y también de origen luso, forma parte, junto a Ricardo Regufe y Miguel Paixão, del auténtico núcleo duro de amistades de CR7.

Su amistad, no obstante, se remonta a finales de los años 90, cuando Semedo y Ronaldo empezaron, siendo unos críos, en la Academia del Sporting de Lisboa.

Ambos tienen mucho en común. Profesión, la misma edad y, sobre todo, unosorígenes humildes. En el caso de Semedo, se podría decir que incluso más que los de Cristiano. Nacido en la ciudad portuguesa de Setúbal (a unos 50 km al sureste de Lisboa) en el seno de una familia originaria de Cabo Verde (África), pronto supo lo que era la miseria y la competición: sus padres tuvieron 10 hijos y su situación económica era extremadamente precaria. Empezó a destacar en el barrio como un mago del balón y es ahí, en los primeros años de la adolescencia, cuando sus padres, haciendo un gran esfuerzo económico, lo llevan a la Academia deportiva del Sporting, donde también se formaba Cristiano desde la temporada 97/98 y donde se fragua su “hermandad”.

“Si tú te vas, yo me voy”

No obstante, hay un punto de inflexión en su amistad. Semedo no era el jugador que más destacaba en la Academia. Si a eso se le suman las tremendas dificultades económicas que atravesaba su familia, la mezcla no era propiamente esperanzadora para su futuro. Sus padres dejaron de pagar, motivo por el que, en el año 2000, el Sporting decidió expulsar al joven Semedo. Es ahí, cuando Cristiano interviene y se opone frontalmente: “Semy, tú no te vas. Si tú te vas, yo me voy”. Ronaldo, consciente ya de su poder -era considerado por aquel entonces el mejor jugador de la escuela- habló personalmente con el director de la Academia y exigió la permanencia de su amigo. A partir de entonces, compartirían habitación y armario, viviendo como auténticos hermanos.

Con los años, el madridista se convirtió en uno de los mayores astros del fútbol mundial. El rendimiento de Semedo ha sido menos brillante, algo que no le ha impedido, sin embargo, ser jugador profesional.

Desde julio de 2011, y tras varias temporadas en clubes lusos y unos meses en Italia, juega en el Sheffield Wednesday, un equipo de la Segunda División británica, algo que, según cuenta él mismo en su biografía Win the day, le debe a Cristiano: “[…] Lo recuerdo y se me caen las lágrimas. Un día Ronaldo me dijo: ‘Semy, estoy muy orgulloso de ti. Porque de todos los chicos de la academia, tú eras probablemente el que menos talento tenía, pero al final has llegado más lejos que todos ellos. Sólo somos jugadores profesionales tú y yo'”. Más adelante, Semedo añade: “A Ronaldo se lo debo todo. Si no fuera por él, me habrían expulsado de la escuela y habría vuelto a mi barrio. Muchos de mis amigos de la infancia están en la cárcel o han caído en las drogas. Nada me hace pensar que yo no habría seguido ese camino. Habría robado coches como los demás. A Ronaldo le debo mi carrera deportiva, mis hijos y mi vida bonita”.

Casi 20 años después de aquellos días de amistad adolescente, los dos portugueses siguen estando unidos. Siempre que tienen ocasión se juntan, ya sea en susvacaciones en el Mediterráneo, en Madrid (Semedo acudió a la final de la Champions que ganó el Madrid) o en Setúbal, en el restaurante Jay-S, de comida de fusión africana y portuguesa (dispone de menú del día por 9,5 euros) y con música en vivo propiedad de Semedo y regentado por uno de sus nueve hermanos.

La admiración por el crack madridista es tal, que uno de los salones del local está presidido por dos camisetas enmarcadas, una suya de su club actual y otra de Cristiano, y una foto de ambos junto al Balón de Oro ganado por el de Madeira. Del pasado mes de octubre son las últimas imágenes de CR visitando el negocio de su amigo, al que llegó conduciendo su propio Bugatti Chiron adquirido unos meses antes y valorado en algo más de dos millones. La visita, para un almuerzo con unos 70 amigos, fue todo un acontecimiento recogido por todos los medios setubalenses.

Como Cristiano desde hace unos días, Semedo también es padre de gemelos que, además, son grandes amigos de Cristiano Jr. De ellos compartió una imagen el pasado abril en un Instagram abierto en marzo y en el que, de 39 entradas, 14 homenajean a su amigo Cristiano. De quien no hay imágenes ni casi información es de Soraia, la mujer con quien, según publicó sheffieldtelegraph.com, contrajo matrimonio en septiembre de 2012 en su ciudad natal. Tampoco hay fotos familiares de sus vacaciones, pero sí de las que Semedo pasa con Cristiano, como en una villa de lujo en la isla griega de Mykonos en 2014 (y donde, según algunos medios, están algunos de sus otros íntimos), a bordo de un yate en Saint Tropez en 2015 o en aguas ibicencas, el pasado verano. Algo que ya han repetido también este año.