Portada Cuatro cócteles con tequila que deberías probar este verano (y ninguno es el Margarita)
LifeStyle

Cuatro cócteles con tequila que deberías probar este verano (y ninguno es el Margarita)

Para una gran mayoría, el tequila sigue siendo ese destilado asociado con resacas monumentales seguidas de un juramento por escrito comprometiéndose a no volver a beber una gota jamás. Eso viene después de haber consumido este licor en una de estas dos formas: 1. En chupito, ya sea porque estás en una noche con amigos en la que toca “darlo todo” o porque el ritual de la lima y de la sal te parece muy gracioso –y además puedes hacerte el interesante explicando a la de al lado el orden correcto (nota: da exactamente igual, sólo es una distracción para que le prestes menos atención a ese tequila infecto de marca blanca que te acaban de servir); 2. Como base de un margarita, un cóctel que puede ser una delicia si está bien hecho, pero que el 90% de las veces consiste en un granizado artificial de limón o fresa con algo de tequila de garrafón en el fondo del vaso.

Es una pena, porque este destilado es uno de los más versátiles y complejos que existen, y los bartenders de prestigio cada vez lo revindican más como base para cócteles creativos y con sabor. Para que este verano los puedas hacer tú mismo y no tengas que depender de ese sospechoso barman detrás de la barra del chiringuito, aquí van cuatro excelentes combinados hechos con tequila que deberías probar antes de que llegue septiembre:

1. TEQUILA SUNRISE

Sí, sabemos que es uno de los cócteles de tequila más populares y con el que se hacen barbaridades similares al Margarita, pero si lo mezclas bien y utilizas buenos ingredientes, puedes triunfar en una fiesta piscinera. El nombre le viene dado porque al servirlo se queda separado en tonos amarillentos y anaranjados, como si fuera un amanecer. Hay dos variedades: 1. La original,inventada en los años 30 en el Arizona Biltmore Hotel, hecha con tequila, crema de grosella negra (crème de cassis), zumo de lima y agua con gas. 2. La moderna, originada en Sausalito, California, en los 70, y que es la que te vamos a recomendar por la facilidad para encontrar los ingredientes –Tequila (3 partes), zumo de naranja (6 partes), sirope de granadina (1 parte). Para servirlo correctamente y que te quede con las tonalidades deseadas, debes poner primero el tequila en el vaso (preferentemente uno tipo highball o collins), luego el hielo, seguido por el zumo de naranja y finalmente el sirope.

2. PALOMA

Es muy cítrico, refrescante y fácil de preparar, lo que lo ha convertido en un combinado enormemente popular en México. En un vaso corto o tipo highball,escarcha el borde con sal como si fuera una michelada. Luego añade hielo, tequila (una parte), zumo de pomelo blanco o rosa (tres partes), una pizca de azúcar y agua con o sin gas, lo que prefieras. La versión más extendida en México se prepara con un refresco de pomelo de la marca Jarritos pero, dado que es difícil de encontrar en España, opta por hacerlo directamente con zumo y azúcar, que además es más natural.

3. BLOODY MARÍA

Como te has podido imaginar, es un Bloody Mary con tequila en lugar de vodka, pero la diferencia en sabor con la sustitución es notable, ya que el clásico combinado de brunch adquiere notas más complejas y permite añadir, para los que así lo prefieran, un mayor punto picante sin que se pierda el fondo del licor en la mezcla. En una coctelera con hielos, añade el tequila (2 partes), zumo de tomate (4 partes), zumo de limón (media parte), salsa Worcestershire (4 golpes), tabasco (2 partes), algo de salsa picante tipo Tapatío o Valentina (2 golpes) y una cucharada de rabanillo picante o mostaza de Dijon. Sal y pimienta, al gusto. Sírvelo en un vaso decorado con chiles o guindillas para acentuar el toque mexicano.

4. MATADOR

Es una variante del Margarita, pero hecho con piña. Necesitas tequila (una parte y media), zumo de piña (2 partes y media) y el zumo de media lima. Lo metes en una coctelera con hielos, agitas y sirves. Es perfecto también para brunch. Y, si quieres hacerlo más interesante, puedes optar por un Matador norteño, para lo que tendrías que dejar macerar tequila y chiles habaneros durante dos o tres semanas. El contraste entre el picante y el dulzor de la piña crea un sabor que se vuelve instantáneamente adictivo.

 

Mercedes-Benz