Portada Cuatro denuncias en un día por colgar una bandera arcoíris en un bar en Chueca
Noticias diarias

Cuatro denuncias en un día por colgar una bandera arcoíris en un bar en Chueca

1498139067 462142 1498141629 noticia normal recorte1 990x555 - Cuatro denuncias en un día por colgar una bandera arcoíris en un bar en Chueca - noticias-diarias-gay

1498139067 462142 1498141629 noticia normal recorte1 - Cuatro denuncias en un día por colgar una bandera arcoíris en un bar en Chueca - noticias-diarias-gay

“La policía ha venido seis veces entre el martes a las 8.00 de la mañana y el miércoles a las 12.00″, explica el propietario de la cafetería Noma, situado en el número 44 de la calle de las Infantas, en el barrio de Chueca de Madrid. Según cuenta, las cuatro primeras veces las visitas tenían que ver con denuncias relacionadas con una bandera del Orgullo, la arcoíris, que el propietario había colgado en la fachada. El resto, eran quejas por motivos que nunca antes había escuchado.

El lunes 19 de junio el propietario recibió un correo electrónico: la empresa administradora de la finca le pedía que retirase la bandera arcoíris que, con motivo del día del Orgullo, había colgado en la fachada del bar. El mensaje manifestaba que los colores no pegaban con la imagen de la fachada y que había vecinos que estaban molestos.

“Hemos proyectado partidos de fútbol, hemos puesto banderas y nunca nadie ha dicho nada”, afirma el propietario del local.  Al día siguiente, cuenta, mientras estaba revisando con su abogada el correo recibido, le llegó una llamada desde el local: la policía municipal había acudido con los bomberos y estaban tratando de quitar la bandera. “Me pareció una exageración que a la calle Infantas acudiera un enorme camión de bomberos a quitar una bandera que ni siquiera está anclada […] Yo dije que no pensaba quitarla”, explica. El mismo día, según el propietario, volvió a acudir la policía a pedir que quitasen la enseña porque “violentaba a los vecinos”. El dueño de la cafetería se negó de nuevo.

 

“Como vieron que no quitaba la bandera, empezaron a poner quejas de otro tipo”, asegura el hostelero. Según detalla, después de las críticas por la bandera, llegaron otras por un supuesto horno ilegal, o por la falta de permisos. “Nos parece un acoso por parte de algunos vecinos, porque sabemos que no ha sido toda la comunidad”, apunta. Con la ayuda de la asociación Arcópolí, el propietario de la cafetería tratará de mantener la bandera en su lugar, ambos mantienen que lo que subyace es una “discriminación por homofobia”.

Mercedes-Benz