Portada Denis Vega, de Algeciras y actor porno gay: “De pequeño quería ser cura”
Famosos

Denis Vega, de Algeciras y actor porno gay: “De pequeño quería ser cura”

José María Ramírez se marchó a Madrid hace poco más de un año y comenzó una exitosa carrera en el mundo del porno gay. En mayo viajará a Chicago como nominado a unos importantes premios. “Soy el único español, y primer gitano, que está nominado”, explica orgulloso

Denis Vega es su nombre artísitico, su nombre de actor porno y también con el que la vida le sonríe. Desde que hace poco más de un año y medio dejó su tierra natal atrás, Algeciras, José María Ramírez Vega Denis, está viviendo un meteórico ascenso en su carrera, sobre todo como actor porno de películas gay. En el último año ha participado ya en 11 rodajes, y el próximo mes de mayo está nominado, en la categoría de mejor actuación, a los Grabby Awards, los premios de la industria del porno gay que cada año se entregan en Chicago. “No creo que gane, la competencia es muy buena, pero estoy orgulloso de ser el único español, y el primer gitano, en estar nominado”, explica con bastante satisfacción.

Tras llegar de Londres después de pasar allí una semana de rodaje, Denis atiende a andalucesdiario.es en uno de los pocos huecos que tiene en su jonrada, y el mismo día en que se emitió el último capítulo de la serie de Telecinco El Príncipe, donde hace un pequeño papel, como matón. Entre risas recuerda cómo su madre de vez en cuando se lo recuerda: “Y eso que decías que querías ser cura”. Y es que hasta los 14 años estudió en un colegio de monjas, el San José Adoratrices Virgen de la Palma. Luego ya se puso a trabajar: Mercadona, Carrefour, Cortefield… hasta que un día se presentó a un concurso para ser gogó, de la discoteca Aqua de El Puerto de Santamaría, “sobre el año 2010 sería”, según recuerda. Su espectacular cuerpo y su forma de moverse eran sus credenciales. Pero aparcó su sueño, que era trabajar en el mundo del espectáculo, por un novio al que no le gustaba la idea. Y se arrepiente de ello, profundamente. Pero aprovechó y terminó Bachillerato. También intentó aprobar las oposiciones a policía.

Ahora, con 35 años está viviendo un gran momento que no ha hecho más que empezar. En Madrid trabaja como gogó e imagen de la discoteca de ambiente Kluster, mientras no deja de viajar para hacer películas y también para promocionarlas. Y todo esto le ha llegado, tal y como reconoce, “casi de rebote”, y sobre todo por el gimnasio, por su cuerpo y por su cara. Tercero de cuatro hermanos, todo hombres, su familia lo apoya en su carrera.

Aparte de trabajar en el mundo de la noche. ¿Te gusta la noche?

A ver, yo soy una persona muy casera, muy de mi casa. De quedarme en el sofá viendo una película, muy de tranquileo. Pero sí es cierto que si tengo que trabajar, yo hago mi trabajo y me gusta. Me encanta a ir a los sitios de noche a trabajar bailando. Si voy de público no me gusta tanto, no soy tan fiestero como para eso. Prefiero  trabajar, bailar  para el público, que ir a bailar para mi ocio o libertinaje.

¿Desde la tarima, cómo se ve la noche?

(Risas) Desde ahí se controla todo. Yo no fumo, no bebo, no me drogo… es un poco contradictorio con el mundo en el que estoy metido. Estás bailando ahí en el pódium, y estás mirando para abajo, y los ves a todos, más para allá que para acá, y lo controlas todo y te fijas en todo, porque tú vas fresco como una rosa.

En el mundo de la fiesta, con tanto amor, felicidad y droga, ¿es al final más complicado hacer amigos de verdad?

Sí es cierto que en la noche haces muchos amigos, pero son solo de esa noche. Y si te lo encuentras otra vez, pues amigos de una noche más. Creo que por el día se hacen más amigos, o al menos amistades más duraderas y serias.

 

Primero empezaste como gogó, ¿y después qué vino?

Primero gogó, lo dejé durante un año, pero lo dejé  por una pareja que tuve. A él no le gustaba ese mundo , y lo dejé antes de que me lo pidiera, y estuve más centrado en los estudios. Después vino la ruptura, pasé por un momento sentimental bastante malo, un bache… Y bueno, lo que hizo levantarme un poco fue la noche. Me buscaron de una discoteca de Tarifa, La Santa, me ofrecieron un trabajo, lo acepté, y el trabajar con ellos me vino muy bien, para desconectar y por centrarme en algo que me gusta tanto como es el mundo del espectáculo. Me volqué ese verano en mi trabajo, y como que me vino muy bien para salir de donde estaba. Ahora estoy soltero. Ni tengo tiempo para tener un novio ni para estar pendiente de él. Creo que no es el momento.

¿Y antes de trabajar de gogó?

Cuando acabé el colegio, estaba muy metido en el mundo de la iglesia. Estudié en un colegio de monjas  y de niño quería ser cura, de verdad, quería ser sacerdote, algo contradictorio con lo que hago. A veces mi madre me dice: ¡Y querías ser cura,  cura!

A los pocos días de la muerte de tu padre es cuando te fuiste para Madrid. ¿Influyó su fallecimiento en tu decisión?

Mi padre tenía una enfermedad y había que cuidarlo mucho, porque le daban infartos cerebrales y falta de memoria, y él se volvió para mí, al reves, como si él fuera mi hijó y yo su padre. Yo era su cuidador, lo bañaba, lo levantaba…. aunque era mi madre la que estaba 24 horas con él. Pero yo no me sentía bien pensando en la idea de marcharme, aunque tenía muchas ganasl. Sentí que me debía a él. Yo era el que lo llevaba a los médicos, hablaba con los doctores… y a mi madre, eso, como que le costaba un poquito más. Dedidí quedarme con mi padre, o hasta que se mejorara, y saliera del bache, o si en algún momento pasara lo que pasó, quedarme hasta el final.

¿Y lo de actor porno, cómo llega?

Llego a Madrid y un amigo me comenta que iba a grabar. Era algo que a mí me llamaba la atención y me gustaba. Quería hacerlo y se lo comenté. Él directamente habló con el director de la productora, se lo dijo y se mostró interesado en mí. Me pidieron fotos, vídeos… pero yo empecé a echarme para atrás, me entraron miedos y lo dejé paralizado por unos meses. Entonces, ya me vi capacitado, yo mismo lo busqué, y contacté con él, le mandé las fotos, vídeos… me llamaron a casting y lo pasé.

¿En cuántas películas porno has participado ya?

He grabado ya once películas, pero por el momento solo han visto la luz cinco. En breve van a salir dos más. Después de grabar con una productora, Cristren Dior, en Madrid y Barcelona, ya empecé con Men at Play, con la que estoy actualmente, y a la que etoy muy agradecido, por todo lo que me ha aportado bueno y ayudado. Hace una sema que llegué de Londres, de grabar con ellos, una semana entera, y la verdad es que muy bien. Tienen un equipo muy profesional, un trato exquisito, y con ellos ninguna queja.

¿Y te pagan aunque las películas no se distribuyan?

Claro. Yo hago mi trabajo y cobro en el momento.

¿Te costó mucho hacer porno o estuviste cómodo desde el principio?

La primera vez que lo hice, la verdad es que no me gustó mucho, por el papel que me dieron. Cuando yo trabajo soy versátil, pero en mi vida soy versátil, pero algo más activo. Entonces cuando llegué, yo no conocía al actor ni nada… Yo cuando conozco a una persona me da un morbo o me da otro. Y lo que yo percibía de él no me daba a mí ese morbo, como para que fuera el activo él. Pero claro, era una prueba y había que pasarla. Me aguanté, la hice, y la pasé. No me gustó, pero bueno, es cine, y nosotros somos actores. Tenemos que fingir que nos gusta.

 

¿Y el porno, se paga bien?

Depende de la productora. En la mía, en Men at Play, me están pagando muy, muy bien. No tengo niguna queja con ellos y estupendo. No tengo niguna queja con ellos. Encima me han subido el caché hace poco. Es cierto que anteriormente he estado con otra productora que pagaba menos. Ni punto de comparación con lo que hoy me pagan.

¿Qué tipo de porno hace Men at Play?

Es un porno dentro del porno, donde casi siempre se caracteriza por la ropa que llevabamos, en plan ejecutivo, trajes de chaqueta, corbata, tirantes, calcetines de ejecutivo… Me gusta mucho, porque es porno, pero muy elegante. También por los decorados, y a la vez que lo veo elegante es muy morboso. Y es muy cómodo trabajar con ellos, porque te dan carta blanca para hacer lo que tú veas conveniente, sin salirte de las normas ni del papel que te han dado. Porque, claro, antes del sexo hay un papel que tenemos que hacer. Y para eso también hay que valer, hay que ser un buen actor, hay que hacer una buena actuación.

Hace poco decías en una entrevista que a ti lo que te gusta es el sexo muy cerdo…

A mí me gusta el sexo muy cerdo, pero con Men at Play vamos muy enchaquetados, muy elegantemente vestidos, pero a la hora del sexo se puede ser igualmente guarro. No quiere decir que porque vayamos con traje de chaqueta no podamos escupir, babearnos o mearnos encima. Mi productora hace un sexo, según la película, más cerdo, y en otras también un sexo más light.

Hay porno, como el que hace en Francia la productora Eric Video, o el de la inglesa Triga, que destaca por su realismo, jugando con las masculinidades más fetiches, ¿te gusta ese porno?

Bueno, yo la verdad  es que, actualmente, cerdeo tan  tan cerdo no he llegado a hacer. Es cierto que me gusta el sexo cerdo, pero me gusta también esa pizca o poquito de elegancia. Lo suyo es la mezcla de esas cosas, lo cerdo con lo elegante. Que se ciña solamente a lo cerdo, como que no, al menos para mí.

¿Y el porno que se hace en España?

Hay muchas productoras nuevas,actores que con el tiempo estan pasando a ser productores. Se está dando lugar a una nueva generacion, y aunque me duela reconocerlo el porno español no es muy bueno, es porno a lo barato.

Y entre los actores, además de haberlo en el rodaje, ¿luego hay rollo fuera de la película?

Hombre, eso depende de cada uno, de cada persona, y si hay atracción o no. Como profesional no se debe tener sexo antes de la película. No se debe tener sexo. De hecho, antes de grabar procuro no tener sexo. Al menos desde dos semanas antes. Desde el momento en que sé la fecha en la que voy a grabar, procuro controlar y no tener sexo. Dormir con alguien, besos y dormir, y ya está, sí. Pero nada más. Porque si no, en el rodaje no fluye la cosa igual.

¿Cómo está afectando el contenido que se puede ver de forma gratuita a través de internet, en canales como Porhub o Pornotube?

Sí sé que ahora mismo hay muchas productoras, productoras nuevas, que ofrecen a los actores porno sexo sin condón. Todo esto deriva de la piratería e internet, que está causando mucho daño al porno. Las productoras miran a ver qué inventan nuevo, como el sexo sin condón para tener más audencia. Yo estoy en contra completamente.

¿Pero sabes si se les hace al menos una prueba rápida de vih a los actores?

Yo nunca lo he hecho. Me han buscado para hacerlo, una productora me pagaba bastante bien por hacerlo, por hacer una escensa sin condón, pero yo siempre lo he rechazado.

¿Y por una cantidad importante de dinero, lo harías?

No lo haría, para mi sería como cortar el camino. Hay productoras que por eso nada más, te rechazan. A unas les gusta, a otras no. Para mí es como una mancha en el currículum, en el expediente.

 

¿Se está bajando la guardia con el tema del condón?

No, creo que no. Sí es cierto que para hacerlo sin condón en películas se presentan analíticas y tal, pero tampoco es fiable, porque no se sabe si la noche anterior el otro actor ha estado con alguien y ha cogido algo. Pero creo que no, o al menos existe bastante información como para no bajar la guardia.

Y con las páginas de porno amateur, como Cam4, de gran popularidad, y que parecen una versión casera y porno de Gran Hermano, ¿se gana realmente dinero?

Conozco gente que lo hace y según tengo entendido por lo que me dijo un compañero, se gana bastante dinero. Tengo al menos dos compañeros que en un día, sin salir de su casa, pueden ganar un pastón, solo por desnudarse delante de la cámara y hacer lo que diga el que paga las fichas virtuales.  Se pueden ganar perfectamente unos 300 euros por una conversación, o estar un día ante la cam.

Y lo de ser gitano, ¿ayuda a destacar en lo del porno, vende más?

El tema, de cara al público, a la gente como que le da morbo, les extraña. En mi productora, en la actual, en ningún momento han destacado que yo soy gitano, al menos la actual. Sí es cierto que en la anterior lo destacaron.

Tu familia, esto de hacer porno, ¿cómo lo lleva?

Se lo conté a mi madre, y no le gustaba la idea. Pero mi madre es una persona que aunque no le guste, lo respeta. A cualquier madre no le gusta que su hijo haga eso, a ella no le gustaba y me lo dijo. Ella entendió que era mi decisión y la respetó. E incluso mi hermano el mayor, somos cuatro y yo soy el tercero, al que le pedí consejo pensando que me iba a decir que no, me sorprendió diciendo que él también lo haría.

Ser actor porno y gogó, ¿tiene fecha de caducidad?

Yo digo que cuando uno tenga unos años más y esté más estropeado que una pasa, entonces uno se tendrá que recoger. Claro que tiene fecha de caducidad, y además yo tengo ya una cierta edad, que no tengo 15 años, tengo ya 35. (Risas). Ya mismo estamos en los 50.

¿Y prostitución, te han llegado a proponer?

Sí, me han llegado a proponer prostitución. Pero es algo que nunca he ejercido. Es algo que respeto bastante, entre otras cosas porque tengo amigos que al ejercen, pero no entra en mis planes. Y mira que es algo parecido al porno, pero para mí es algo compleamente diferente. Es otro esquema. El porno para mí es un arte y la prostitución es algo en lo que no me veo. Me lo han propuesto muchas veces, pero siempre me he negado.

En esta etapa, ¿estás aprendiendo cosas?

Pues sí, como el inglés; entre el twitter y los viajes ya me comunico muy bien con el inglés. Y era algo que tenía bastante abandonado. Aunque escribirlo me cuesta más trabajo, pero siempre tengo a mano un traductor.

¿Después de esta etapa, qué te gustaría hacer?

Me encanta Madrid, pero se me queda ya pequeño, no descarto la posibilidad de irme al extranjero a vivir.

 

 

 

Mercedes-Benz