Portada El bañador más favorecedor según tu edad y estilo
Actualidad

El bañador más favorecedor según tu edad y estilo

Aunque la personalidad es la única que debería marcar tu elección en lo que a moda baño se refiere, hay ciertas reglas que pueden ayudarte a elegir el que mejor te irá

Quizá nunca hayas reparado en ello, o quizá esta reflexión sea un rareza personal que ha llegado el momento de confesar, pero hay dos elecciones que dicen mucho más de lo que parece de la personalidad de un hombre: el coche y… ¡el bañador! Del primero hay pocas dudas, de modo que es mejor pasar de largo, pero el caso del segundo merece una explicación, aunque sea breve, que además nos da pie al objetivo de este texto: definir qué bañador debes llevar según tu edad.

Los estampados, los colores, el corte y el estilo son cuatro factores que pueden hacer que dos prendas masculinas de baño se parezcan solo en su funcionalidad, para meterse en remojo. Y hay mucha personalidad detrás de la elección: este verano, trata de hacer la prueba con las personas que conoces, a ver qué te viene a la cabeza con sus bañadores y compáralo con su personalidad, a ver si te cuadra o no. Verás como es una teoría con todo el sentido del mundo.

Dicho esto, si la personalidad es tan importante a la hora de elegir ropa de baño, la edad nunca podría ser el único factor sobre el que escoger uno u otro bañador. Es más, el estilo personal debería ser el único condicionante de peso por delante de la edad. En definitiva, no te tomes estas ligeras nociones en forma de consejos como un compendio de normas de estilo: puedes y debes ponerte lo que te dé la gana, otra cosa es intentar hacerlo con estilo y buen gusto. Y es ahí donde la edad sí tiene algo que decir.

Hasta los 20 años

Pongamos como límite el final de la adolescencia, que sobrepasa por poco la veintena de años. Hasta este momento, más que en ningún otro tramo de edad, tienes todo el “derecho” a equivocarte explorando tu personalidad a través de la ropa. Fíjate hasta qué punto puedes equivocarte, que vamos a elegir el surfero como el bañador de este tramo de edad. No tienes estilo definido, sueñas con surcar las olas y hasta te gusta dejar a la vista tu calzoncillo por debajo del bañador, quizá el mayor crimen cometido por el hombre en lo que a la ropa de baño se refiere.

Los bañadores surferos solo les sientan bien a los cuerpos esculturales de los hombres que practican este deporte y nos atreveríamos a decir que el contexto, las playas en las que son retratados con ellos, importan para que queden mejor todavía. Pero esto no tienes por qué saberlo a los 20 años.

Entre los 20 y los 30

Una vez te has dado cuenta de que no tiene sentido meterse en el agua con ropa interior si ya existen prendas fabricadas para tal uso, es hora de recortar el largo de tu bañador y abrazar al boxer corto, a medio camino entre la ingle y la rodilla. Son el diseño más estiloso y el que más luce una pierna bonita sin que parezca que la estás queriendo lucir aposta -hola, boxer ajustado…-.

Pero para que no parezca que llevas el bañador de tu padre, puedes marcar la diferencia con los estampados alegres y divertidos y con los colores, apostando por los tonos más vivos. Cierta experimentación es bienvenida todavía.

De los 30 a los 40

A los 40 hay quién sufre la crisis de lo contrario, pero en principio uno alcanza la plena madurez y ese momento en el que la cabeza le pide no arriesgar. Para que lo entiendas rápido, si alguien se digna a jugar contigo al juego de la personalidad y el bañador, que por lo menos piense que detrás de esa fachada hay un hombre elegante.

Para el ello, el boxer liso clásico es infalible. Puedes jugar con el largo, todavía a medio muslo o ya un poquito más largo, por encima de la rodilla, según sean tu gusto y tus piernas, pero con el color no merece la pena arriesgar. Los tonos neutros o los estampados sofisticados y sutiles son la elección perfecta para los 40.

De los 50 en adelante

En la línea de los 40, pero dando por asumido que el físico sufre una evolución natural por el mero hecho de que ha pasado una década, el boxer clásico, por encima de la rodilla, es el bañador del medio siglo. Ahora sí que sí, pasar desapercibido es todo un exitazo. No quiere decir esto que no puedas arriesgar si tu personalidad te lo pide a gritos, pero ya se sabe que las apuestas fuertes tienen su riesgo.

Nunca

Es duro rematar un texto sobre consejos de estilo con un nunca, y más ahora en el que la experimentación y lo ecléctico están más de moda que nunca, pero hay zonas rojas que lo serán siempre, y en la moda de baño es exactamente la que ocupan el boxer ajustado e incluso el bañador tipo slip. Si no lo llevan ni los vigilantes de la playa -ya no los de verdad, ni siquiera los de la serie de los 90 en la que todos parecían modelos de fitness-, por algo será, ¿no?

Para nadar, los conocidos como turbito son lo mejor que hay, esa es la verdad, y por eso tienen un pase si te lo has puesto para hacer deporte, pero los boxer tienen todo lo que se necesita para aborrecer una prenda. ¡Hasta son incómodos!