Portada El cáncer de próstata en 6 puntos
Actualidad Salud Salud Hombres Salud Sexual

El cáncer de próstata en 6 puntos

El cáncer de próstata en 6 puntos

Puedes tener 20 o 97 años: el cáncer de próstata no perdona.

Uno de los padecimientos que como hombres nos afectan en gran medida es el cáncer de próstata. Muchos de nosotros incluso ni siquiera estamos enterados de los síntomas ni mucho menos de las acciones que debemos emprender para poder sobrellevar la enfermedad.

La gran mayoría de chicos teme llevar un tratamiento y ni qué decir de someterse intervenciones quirúrgicas. Por esta razón, en Homosensual estamos preocupados por la salud de nuestros lectores y queremos resolver sus dudas. En esta ocasión les ofrecemos un listado compuesto por 7 cosas que debemos saber sobre el cáncer de próstata.

¿A partir de cuándo tenemos que preocuparnos por nuestra próstata?

Si bien desde que nacemos debemos atender y cuidar cada órgano que compone nuestro cuerpo, a cierta edad uno va perdiendo salud, ritmo y vigor. En el caso de la próstata, Te recomiendan revisiones urológicas a partir de los 40 años. De este modo el paciente podrá detectar a tiempo cualquier anomalía.

¿Podemos tener cáncer de próstata sin saberlo?

La respuesta es afirmativa en punto en un chequeo rutinario nuestro doctor puede descubrir alguna situación inusual que necesite una prueba o examen más preciso para poder diagnosticar un posible cáncer. Sin embargo la Sociedad Americana Contra el Cáncer enlista los siguientes síntomas, con los cuales si detectamos a tiempo, podremos prevenir este padecimiento:

  • Problemas al orinar, incluyendo un flujo urinario lento o debilitado o necesidad de orinar con más frecuencia, especialmente de noche.
  • Sangre en la orina o el semen.
  • Dificultad para lograr una erección (disfunción eréctil).
  • Dolor en las caderas, la espalda (columna vertebral), el tórax (costillas) u otras áreas debido a que el cáncer que se ha propagado a los huesos.
  • Debilidad o adormecimiento de las piernas o los pies, o incluso pérdida del control de la vejiga o los intestinos debido a que el cáncer comprime la médula espinal.

¿Todos los hombres podemos desarrollar este cáncer?

Nuevamente, esto es cierto. Cualquier persona con próstata puede desarrollar este padecimiento. Al tener esta glándula el peligro se vuelve real, por eso es importante acudir con frecuencia a los chequeos médicos para descartar toda posibilidad.

¿Cuál es la prueba más fiable para detectarlo?

Luego de que un tumor en nuestra próstata aparece se dispara la producción de antígeno prostático específico. Para ello existe una prueba nombrada con las siglas PSA, la cual Es considerado un buen marcador de la presencia de células tumorales en la próstata, aunque éstas no equivalgan certeramente un cáncer puntual.

¿Y si ya lo tengo?

Como en todo enfermedad, mientras más rápido se actúe mejor. Existen riesgos de que, al pasar desapercibidos los síntomas, un tumor pequeño evolucione. Sin embargo, el paciente debe estar absolutamente informado tanto de las opciones como de las consecuencias de someterse a un tratamiento. Cabe mencionar que dependiendo del estado del cáncer y del tratamiento aplicado, en ocasiones pueden perderse la capacidad de sostener una erección durante las relaciones sexuales.

Esto no debe preocuparnos, dado que existen otras formas de expresar nuestro deseo en la cama. Solo es cosa de aprender a vivir con el cáncer sin abandonar nuestra sexualidad.

La eyaculación podría perder potencia.

Quizá el efecto secundario que más consecuencias presente en el paciente de cáncer de próstata sea el de la pérdida de potencia durante la eyaculación. Esto es una realidad, y aunque, la expulsión de fluidos seminales a través de nuestro pene,  con cáncer de próstata, resulte una tarea complicada, también es cierto que todo depende el tratamiento al que nos sometamos y por supuesto, a los cuidados que le demos a nuestro cuerpo durante el proceso.

Más que preocuparnos, tomemos cartas en el asunto cuanto antes. Y recuerda, sólo un médico certificado a través de una revisión podrá darte la información que necesitas. Así que ¡agenda una cita con tu médico! ;).