Portada El hábito que los entrenadores consideran clave para una figura más esbelta
Actualidad

El hábito que los entrenadores consideran clave para una figura más esbelta

Comprobado, en cuanto lo pongas en práctica tu silueta se transformará

Cuando llega el momento de entrenar y moldear la figura los ejercicios de cardio y las pesas son los principales recursos de las rutinas masculinas, pero lo que muchos hombres olvidan, o simplemente desconocen, es la importancia de los estiramientos para que la figura se vea esbelta y definida, un hecho especialmente importante a nivel físico, estético y también psicológico. Y no, no lo decimos nosotros, un estudio realizado por el Hospital Lenox Hill de Nueva York señala que los estiramientos, además de ayudar a mejorar el rendimiento deportivo, previenen lesiones además de ayudarnos a mantener una correcta postura y una buena descompresión en articulaciones y vértebras.

Para corroborar esta información hemos hablado con Gemi Osorio, personal trainer en O2 Centro Wellness, quien opina que especialmente en el sector masculino, estirar es una de las actividades más olvidadas. “ Después de hacer ejercicio resulta crucial para liberar la tensión muscular acumulada tras el esfuerzo realizado en el entrenamiento y favorecer la regeneración del músculo y reabsorción del ácido láctico en la musculatura que va a evitar posibles lesiones o molestias. También es clave ya que se disminuye el acortamiento y la rigidez muscular, que son la antesala de las rupturas fibrilares, las tendinitis y las contracturas”, explica.

Los que no estiran tienden a estar encorvados

Lo que muchos no se paran a pensar es en las consecuencias que puede tener el abstenerse de estirar en su figura, pues es el principal responsable de las posiciones hipercifóticas, o lo que es lo mismo, encorvadas. “El acortamiento se ve reflejado en el cuerpo. Por ejemplo, si entrenamos pectoral y después nos olvidamos de estirar se tiende a anteriorizar el hombro y muchas veces crear por el mismo acortamiento posiciones encorvadas, llegando incluso a impedir que visualmente la figura se vea esbelta”, añade la personal trainer. Es decir, que la hipertrofia generada al levantar peso y ejercitarnos intensamente puede tener el efecto contrario al que buscamos.

A nivel de salud nos cuenta que prescindir de los estiramientos tiene también muchas consecuencias negativas ya que el hecho de pasar muchas horas sentado genera ya de por sí un acortamiento en los músculos principales de la cadera como el psoas, descompensaciones en la columna y la propensión a malas posturas. Problemas que se acrecentan especialmente ahora que pasamos muchas horas en casa, de ahí que el trabajo de elasticidad sea esencial para crear descompresión en las articulaciones y especialmente en nuestras vértebras.

Ideal para aumentar la resistencia

Por otro lado, es muy beneficioso a la hora de aumentar la resistencia y reducir el cansancio. “Cuando terminamos nuestros entrenamientos los músculos se encuentran en una situación de fatiga ya que los hemos sometido a un estrés alto para conseguir que crezcan. Ahora es el momento de recuperarse y para ello necesitan cierta ayuda. El primer paso es el estiramiento que también contribuirá a mejorar la circulación sanguínea y por consiguiente el proceso de recuperación. Lo segundo sería que repusiesen los nutrientes que han perdido para aumentar su volumen y reponerse de la actividad realizada; y si hemos estirado, al haber favorecido el riego sanguíneo, llegarán antes.

Osorio opina que lo ideal sería ir creando unos hábitos, por ejemplo dedicar unos 5 minutos cuando nos levantemos y otros 5 antes de ir a dormir, especialmente beneficioso en los momentos de estrés, que hacen que de forma inconsciente mantengamos la musculatura en tensión y sea más común que aparezcan dolores. Recomienda complementar los entrenamientos habituales con Pilates, yoga, clases de elongación o algo de stretching y si no tenemos tiempo recomienda dos ejercicios para realizar en casa durante 45 segundos cada uno.

– Perro arriba: esta posición de yoga, además de fácil de realizar es muy efectiva. Para realizarla nos tumbamos boca abajo con los brazos semi flexionados a los lados y pegamos los codos al cuerpo. A continuación apoyamos las palmas de las manos con los dedos separados en el suelo y situamos las piernas con una separación igual al ancho de los hombros, estiradas hacia atrás y con los empeines apoyados en el suelo.

– Gato de Pilates: ideal para estirar toda la musculatura. Para ello hay que colocarse en cuadrupedia, con las rodillas debajo de la línea de las caderas, y las muñecas debajo de la línea de los hombros. Posteriormente llevamos el ombligo hacia el techo y acercamos el pubis a la nariz y la nariz al pubis, dibujando una “C” en la columna. Después, con la espalda redondeada volvemos a la posición inicial apretando las escápulas y estirando la espalda.