Portada Esta foto de Channing Tatum y Joseph Gordon-Levitt contiene todo lo que debes saber sobre sastrería
Actualidad Cultura

Esta foto de Channing Tatum y Joseph Gordon-Levitt contiene todo lo que debes saber sobre sastrería

Channing Tatum, la opción segura

Azul marino, dos piezas y combinado con corbata gris para hacer ver que no ha caído en la parsimonia del navy y que se ha preocupado a la hora de vestirse. Las elecciones de Tatum en sus últimas apariciones han sido más que remarcables y esta vez, aunque de forma más segura, no iba a ser menos. Por su corpulencia, los tonos oscuros perfilan y afinan su silueta creando más armonía y aligerando sus hechuras.

Joseph Gordon-Levitt, la opción arriesgada

De cuadros, dos piezas y sin corbata. Gordon-Levitt siempre ha sido de ponerle su toque personal a los traje que viste, saliéndose así de la norma que rige las alfombra rojas más soporíferas de Hollywood. Su silueta menuda le permite incorporar este tipo de estampados, los cuales siempre añaden (visualmente) volumen.

Todo lo bueno

Como decíamos, la corpulencia de Tatum hace más complicado que las proporciones de un traje encajen de forma armoniosa. Los cuerpos trabajados en el gimnasio suelen estar descompensados, siendo una de las partes (tren superior o inferior) más voluminosa en detrimento de la otra –cuando no todo estalla y los volúmenes se desproporcionan por completo en ambos trenes, superior e inferior.

En este caso, como en el de Tatum, de amplios hombros, deberemos optar por drops de americana de menor recorrido (un 6 sería el estándar). Con ello conseguiremos equilibrar visualmente pecho y cadera. Para que no sobre mucha tela en la parte central y estilizar ligeramente, incorporaremos unas pinzas en la cintura para ceñir sutilmente (fíjate en el actor, marca la cintura pero sin apretar). Pasando a los brazos, no permitas que el biceps quede comprimido en la manga. Deja que respire y, para evitar los excesos textiles según se acerca a la muñeca, arregla la manga en disminución desde el hombro a la muñeca. De paso, si es demasiado larga, corta la manga para que deje a la vista un centímetro del puño de la camisa.

Cuando tengas que elegir pantalón, busca entre los slim tirando a rectos para compensar el volumen superior de los hombros. Ah, y acuérdate de arreglar los bajos.

*Drop: resultado de restar el controno del pecho y el contorno de la cadera de la chaqueta.

Todo lo malo

El caso de Gordon-Levitt es diferente. Es más menudo que Tatum, lo que le permite jugar más a la hora de elegir traje, puesto que a priori no tendría que tener tantos impedimentos para meterse dentro de uno y salir victorioso. Para la ocasión, escogió un traje de cuadros. Una apuesta marcada y arriesgada que, en su caso particular, puede ser ganadora, puesto que los prints siempre ayudan a añadir cierto vulumen a la silueta. Sin emabrgo, algo salió mal.

El pantalón está bien. De su talla y con los bajos bien recogidos. Aceptamos la ausencia de corbata por tratarse de una noche de verano y por aligerar el look –ya hay demasiada información gracias a los cuadros. Pero llegados a la americana, parace que la ha rescatado tras unos días de vacaciones en un all-you-can-eat. Y es solo un trampantojo que se da por haber escogido mal la talla. Esto lo sabemos por varias razones: por un lado, el botón central a punto de estallar. ¿Veis esas arrugas exageradas a su alrededor que gritan la liberación de la chaqueta? Por otro, fijémonos en la apertura de la americana en el pecho, arqueada y crando volumen prominente hacia afuera. Otra señal de las estrecheces. Por último, la chaqueta se abre demasiado por debajo del botón, lo que le obliga a estar cerrándola constantemente y tirando de la prenda hacia delante para soslayar la escasez de tela (ver imagen 2).

Channing Tatum vs. Joseph Gordon-Levitt

Aunque en un primer vistazo Gordon-Levitt tenía todas las de ganar en este combate de estilo por su arriesgada elección para el estreno de ‘Comrade Detective’, lo cierto es que Tatum supo jugar sus cartas a la hora de escoger su traje con cabeza para plocamarse vencedor. Una apuesta mucho más segura, pero sin duda mucho mejor tallada y ajustada para obtener un resultado favorecedor. En cambio, las estrecheces del segundo tiraron por tierra el que suponíamos que sería un look ganador. Mucho ojo con lo que elegís pero, sobre todo, en la talla en lo que lo escogéis.