Portada Estimado hermano gay, quiero que sepas esto
Actualidad

Estimado hermano gay, quiero que sepas esto

hermano gay

Vivimos en una sociedad donde la homosexualidad, lamentablemente, aún se mira como una enfermedad, como algo que no es normal, hemos luchado por cambiar este pensamiento y ser aceptados como lo que somos, seres humanos.

Durante años nuestra comunidad ha sido marginada por aquellos que creen estar en lo correcto, esos que solamente se sientan en pedestal y señalan con el dedo lo que debería ser y lo que no, ellos no comprenden nuestra vida.

Pero lo peor no es ser juzgados por aquellos de mente cerrada, la homofobia no es exclusiva de los heterosexuales, es triste saberlo, pero dentro de nuestra propia comunidad existe mucha discriminación y odio.

¿De qué estoy hablando?, de algo muy sencillo, te lo explico con ejemplos para que sea más fácil de comprender, no te voy a pedir que cambies tu manera de pensar, pues eres libre de no hacerlo, solamente espero logres comprender el mensaje.

Desde que era pequeño yo me sentía diferente al resto de niños, no tenía los mismos gustos, me gustaban cosas que la sociedad y mis padres decía eran para mujeres, yo era muy feliz, hasta que me hicieron sentir que estaba haciendo algo malo.

Era un niño, simplemente quería jugar, divertirme, pero no con algún deporte o video juegos, tenía otras aficiones, como la danza, el teatro, la pintura, el diseñar vestuarios, convertirme en otros personajes, cosas muy femeninas para algunos.

Los niños suelen ser muy crueles cuando se les llena la cabeza con ideas erróneas, ahí comienzan las burlas, el rechazo, el señalar con el dedo, yo sufrí mucho ese acoso escolar, aunque solamente eran palabras en un inicio.

Fui creciendo, traté de cambiar mi forma de ser, de pensar, para convertirme en el estereotipo de hombre que se espera, me hacía mucho daño a mí mismo, pero ya no quería seguir sufriendo comentarios hirientes por ser demasiado femenino.

En la preparatoria todo empeoró, ahí los simples insultos o miradas fulminantes, se convirtieron en golpes, recuerdo estar en el suelo y a mi alrededor cerca de 10 chicos, pateándome, gritando insultos homofóbicos, solamente quería que eso terminara, no entendía en que les molestaba mi forma de ser.

En ese momento algo dentro de mí cambió, me hice muy callado, no quería salir, me aislé de todo el mundo, pensé muchas veces en morir, no era feliz, luchaba contra mi parte femenina, esa que me había ocasionado mucho dolor.

Los años pasaron y en mi último año de universidad fue cuando todo se aclaró para mí, comprendí que yo no tenía una debilidad, ni nada malo, al contrario, podía ser una fortaleza, abrazar mi femineidad ha sido lo mejor de mi vida.

Me dejó de importar lo que los demás pensaban o dijeran, yo estaba siendo feliz para mí, por fin comprendía que no tenía nada malo, pero tampoco podía pedir a los demás cambiar su forma de pensar, en algún momento esperaba ellos entendieran.

Ahora tengo 26 años, en este transcurso hay personas que se han acercado y alejado, otros han comprendido que no tengo nada malo, amigos heterosexuales me han aceptado y ya no se avergüenza de salir conmigo.

Pero me he encontrado con bastante plumofobia dentro de la misma comunidad gay, la que se supone debemos estar unidos, ser fortaleza y no debilidad, con estereotipos heteronormados que la sociedad nos ha impuesto.

Claro frases como, soy hombre y me gustan los hombres, varonil discreto busca similar, no me van los tíos con pluma, eres demasiado nena para mí, no es en contra tuya, pero prefiero a un macho, solamente provocan división y dolor.

Está bien que sean tus gustos, eso lo acepto, al final todos tenemos los propios, pero hay discursos de terrorismo disfrazados de amor, esos que hacen muchos de nosotros se quiten la vida, vivan tratando de ser algo que no desean, no sean felices.

No importa lo masculino que puedas llegar a ser, eso no te quita el hecho de que seas homosexual y al igual que un hombre femenino, te gusta lo que el hombre tiene entre las piernas, no eres mejor, ni peor.

El machismo es tan cruel hasta en los hombres gay, hemos luchado por derechos, pero nosotros mismo se los quitamos a los que no encajan en lo que la publicidad y la sociedad nos ha dicho es el gay aceptado, aquel al que no se le nota, debes saber que los homosexuales que más han hecho por la comunidad han sido los femeninos, son ellos los que han luchado por la aceptación que ahora tienes.

No queremos ridiculizarte a ti gay masculino, nosotros queremos ser libres para expresarnos, en las marchas tenemos mayor rechazo de tu parte, porque según tú, no te representamos, pero claro el poder lo tienen los heterosexuales, aquellos que son normales; ¿eso es lo que buscas?

Vemos a las mujeres inferiores, el patriarcado es una realidad, es por eso que creemos un hombre femenino no merece el respeto o tu compañía, pero es hora de limpiar ese pensamiento tan insano, no necesitas ser súper macho para valer, cada uno vive su vida como es feliz.

Yo ahora estoy rompiendo estereotipos tontos, juego con mi expresión de género, disfruto de ser lo masculino y femenino que deseo, ya no tengo miedo de mostrarme, aunque ahora he tenido mayor rechazo de mis hermanos gays.

Etiquetas