Portada Eyaculación precoz: una solución más allá de los fármacos
Actualidad Salud

Eyaculación precoz: una solución más allá de los fármacos

Eyaculación precoz: una solución más allá de los fármacos

Investigadores de la Universidad Miguel Hernández, de Alicante, y del Instituto Sexológico Murciano (ISM) han realizado un estudio que demuestra la eficacia de un programa de ejercicios en combinación con un dispositivo de ayuda a la masturbación para tratar la eyaculación precoz.

“Este nuevo método rompe con el paradigma clásico de los tratamientos no farmacológicos que no han demostrado eficacia y supone una verdadera alternativa a los medicamentos, que eran los únicos tratamientos que sí habían demostrado eficacia hasta la fecha”, explica a CuídatePlus Jesús E. Rodríguez, responsable del estudio.

Sería, por tanto, una solución nueva y diferente para los hombres que sufren este tipo de disfunción sexual que es “la más prevalente”, informa el director del ISM. De hecho, “hay estudios que cifran en más de un 30 por ciento los hombres que la padecen a día de hoy, mientras que casi el 80 por ciento la ha padecido o lo sufrirá en algún momento”.

Según datos de la Asociación de Parejas Afectadas por la Eyaculación Precoz, “en España, 3.300.000 hombres sufren eyaculación precoz”. Además, “sólo un 9 por ciento de los afectados acude al urólogo o andrólogo, mientras que un 4,2 por ciento se dirigen a sexólogos para intentar controlar la eyaculación precoz”. Estos datos evidencian que sigue siendo un tema tabú entre los hombres que no quieren asimilar que tienen un trastorno.

Se trata de un problema que suele aparecer fundamentalmente “en la adolescencia”, informa José Antonio Piqueras, de la Universidad Miguel Hernández, lo que complica aún más que el paciente acuda a un experto a pedir ayuda. Lo más habitual “es que aparezca desde el inicio de las relaciones coitales, es decir, cerca de la veintena”, señala E. Rodríguez, sin embargo, según el experto, “en los últimos años se está viendo un cambio de tendencia y son cada vez más los hombres que padecen eyaculación precoz por primera vez en la década de los 40”.

En cuanto a las opciones de tratamiento que se barajaban hasta ahora, “los más eficientes y utilizados son los farmacológicos”, explican. En concreto en España, según E. Rodríguez, “destaca el uso de anestésicos tópicos e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina orales”. A ellos se suman “otros psicológicos y que han sufrido modificaciones en los últimos 50 años”.

El problema de los medicamentos orales es que las tasas de abandono son muy altas. “Una de las principales causas de abandono son los efectos secundarios, lo que deja a muchos pacientes sin una solución eficaz”.

Resultados

Precisamente para ayudar a estos pacientes a encontrar una solución alternativa a estas terapias, pusieron en marcha este estudio. Se trata del primer ensayo clínico aleatorizado que utiliza un diseño de grupos paralelos para medir la eficacia de un tratamiento no farmacológico para la eyaculación precoz.

En él participaron 49 pacientes que se dividieron en dos grupos: control e intervención. El grupo intervención utilizó el programa de ejercicios denominado Sphincter Control Training en combinación con un dispositivo de ayuda a la masturbación y obtuvo mejoras significativas en los tiempos de latencia eyaculatoria a partir de la semana 4 de tratamiento. Éstas fueron aún más notables en el grupo de control al finalizar el tratamiento a las 7 semanas.

Los ejercicios que plantean los autores en el estudio “están dirigidos a que el hombre identifique y controle el esfínter externo de la uretra, clave en la respuesta eyaculatoria”, explica E. Rodríguez. Las actividades del programa “se adaptan al ritmo de aprendizaje de cada persona aunque, practicando tres veces por semana, la mayoría de hombres alcanza los objetivos en unas 10 semanas”, describe.

Además de estos ejercicios, se añade a la rutina el uso de un dispositivo. En el caso del estudio se empleó el Flip Zero, “para facilitar la masturbación masculina”, informa Piqueras. “Se puede decir que entraría dentro de los denominados productos sexuales que permiten el entrenamiento del hombre de forma autónoma y a demanda”.

Más concretamente “se trata de un aparato que reproduce la cavidad vaginal, con la misma presión y temperatura”, detalla E. Rodríguez. Además, “imita mediante vibraciones, los movimientos pélvicos de contracción que se reproducen durante la actividad sexual”.

Esta nueva forma de abordar la eyaculación precoz obtiene resultados de éxito similares a la medicación farmacológica, aseguran los autores. “El éxito es similar, pero supone una nueva esperanza para los pacientes”, indica el responsable del ISM. Además, “carece de efectos secundarios y la satisfacción en general del hombre es mayor, al no atribuir sus logros a una sustancia”, considera el experto.

A su juicio, “el corto plazo sigue siendo territorio de los medicamentos, pero en el medio y largo la mayoría de los pacientes preferirán aprender a controlar que depender de un fármaco”, asegura. En su opinión, “la combinación más ventajosa para el paciente consistiría en un fármaco de rescate para las primeras semanas o meses hasta que el programa de ejercicios muestre sus resultados en él”.

Mercedes-Benz