Portada Frank Valencia disfruta del culito suave y apretado de Ehrick Ortega
Relatos gay Relatos Gay pornográficos

Frank Valencia disfruta del culito suave y apretado de Ehrick Ortega

Frank Valencia

Frank Valencia

Estaba deseando disfrutar de Ehrick Ortega de nuevo, así que nada de esperar a medianoche. Ahí lo tenía presente en el fondo de la web, precioso y guapísimo, abierto de piernas y enseñando esa pedazo polla que tiene y que también estoy deseando ver cómo le da caña con algún tio, con el culito suave y preparado. Vamos que está el tio para meterle un buen rabo directamente y empezar a disfrutar como loco. El sur y levante se unen, nada menos que un cordobés y Frank Valencia, que abandona el camión por los negocios y se presenta trajeado en casa con Ehrick recibiéndole en el sofá.

Ehrick parece que tenía muchas ganas de que llegase. Se pone enseguida a comerle la boca y quitarle la camisa. Se me pone dura al verles de pie pegándose el lote, debe ser por los pantalones negros ajustados que lleva Ehrick y porque no paro de imaginar lo que esconde Frank debajo de los suyos, con ese culazo y las piernas potentes pegando una y otra reventada al culo del chavalín a conciencia. Lo que de momento tiene Ehrick es mucha hambre de polla de un tio muy macho. Frank tiene el regalito perfecto bajo unos curiosos slips con cremallera frontal que Ehrick muy hábil baja dejando que salga una pedazo tranca bien gorda disparada hacia su cara.

La polla de Fran es perfecta, grandota, larga, con un cipote brillante de la misma medida que el tronco de su pene. ¿Os acordáis del jueguecitoque se metieron Allen King y Antonio Aguilera en el que resultó aprobado? Pues si os moló, aquí teneis otro, con Frank poniéndole la corbata alrededor de los ojos para que le practique una comida de polla a ciegas. Cómo chupa con energía Ehrick, parece que se va a acabar el mundo, aunque de todas formas con un rabo así calentito y gigante delante de la boca es imposible resistirse a llenársela bien hasta la campanilla.

Frank se ha traído otro regalito, un arnés. Lo mejor, mientras lo saca de la bolsa y se lo pone, es verle un rato ahí de pie con la polla tiesa y enorme, que entran ganas de pegarle una buena mamada. Tremendo cuando enfunda a Ehrick con el arnés y lo levanta en volandas, con todo el polón apuntando a su culo. Con el arnés no se van a despegar el uno del otro hasta el final, Ehrick si quería polla la va a tener agujereándole el culo un buen rato sin salir de allí. Si quereis ver a un buen macho con un culo tremendo bombeando y dándose gusto a la polla, ese es Frank Valencia. Ehrick concentrado recibe toda esa polla a plena potencia, dejando que lo empotre contra el sofá, que haga pesas con él y le reviente el culo de pie.

Joder, cómo sufro al ver a Ehrick follado, con toda su polla enorme y los huevos colgando y meneándose con cada embestida. Sufro por no poder pegarle una mamada ahí mismo, porque está el tio que se merece una mientras disfruta por el culo. Le cuelga el rabo duro que es una pasada, ahí depiladito. ¿Bien? Le pregunta Frank. Todo bien, dice Ehrick, mientras le empala todo el rabo hasta el fondo. Anda que no disfruta Frank petándole ese culito suave y apretadito.

Frank está loquito y dispuesto a follársele entero. No contento con haberle dejado el culo bien abierto, le coge la cabeza y se la empieza a follar, dándole golpes con el rabo en la lengua, muy sonoros, demostrando el peso y la potencia que tiene, repasándoselo por la boca mientras Ehrick la saborea, rellenándole el moflete y mirando cómo el capullo lo fuerza hasta sacarle un buen bulto. Con todo eso tan cerca de su cara, Ehrick se pega un pajazo y se corre encima de un buen lefazo. Y ahí viene el acto reflejo este que tenemos todos los tios al corrernos, que instintivamente buscamos algo que besar o a lo que acercarnos con la boca del gusto que nos da. Por suerte Ehrick lo más cerca que tiene es el rabo enorme de Frank para relamer y seguir comiendo.

A la voz de “quieres leche”, a Ehrick no le da casi tiempo a responder y Frank se corre en toda la espalda del chaval mientras no para de pajearse a plena potencia. Queda aún tiempo para una duchita. Me encanta verles de pie con los rabos colgando uno muy cerca del otro, rozándoselos, los tienen de buen tamaño los cabrones recién corridos. Ehrick además recibe otro regalito final, una buena meada de macho.

Frank Valencia

 

Revista Zero

Mercedes-Benz