Portada Gunpowder, la nueva serie protagonizada por Kit Harington, es criticada por violencia excesiva
Series De Ficción

Gunpowder, la nueva serie protagonizada por Kit Harington, es criticada por violencia excesiva

Kit Harington se ha hecho un tiempo en el medio de la agitada producción de Game of Thrones para volver a su país natal y protagonizar una miniserie de la BBC, saliéndose por primera vez en TV del papel de Jon Snow que lanzó su carrera.

Gunpowder es un drama histórico de tres capítulos, basado en la famosa y fallida «conspiración de la pólvora», en la que un grupo de católicos ingleses a principios del siglo XVII intentaron explotar el parlamento y asesinar al rey protestante Jacobo I, una historia arraigada en la tradición inglesa y rememorada anualmente, y también popularizada en todo el mundo principalmente a través del conspirador más célebre, Guy Fawkes.

Kit Harington no sólo protagoniza la serie interpretando al líder de los conspiradores (que no era Guy Fawkes sino Robert Catesby, aunque Fawkes fue más famoso por ser el planeado ejecutor y el que encontraron con las manos en la masa), sino que también es creador y productor, conjuntamente con Ronan Bennet (guionista de la película Public Enemies y las series Hidden y Top Boy).

En el elenco principal lo acompañan Peter MullanMark Gatiss y Liv Tyler.

Gunpowder

Gunpowder se estrenó en la televisión británica esta semana, a través de BBC One, con un episodio que sitúa los comienzos de la historia en 1603, dos años antes del fallido atentado.

Inglaterra está en guerra con España y la persecución a los católicos se ha intensificado. Son considerados traidores que juran lealtad al Papa y no al Rey.

Robert Catesby es un joven aristócrata católico que ha resuelto vengar a sus familiares y defender su fe cueste lo que cueste.

Este retrato de la persecución a los católicos, las torturas y asesinatos, están mostrados de manera extremadamente gráfica y explícita en la serie, lo que disparó varias quejas por parte de la audiencia, o al menos de cierta parte de la audiencia, probablemente aquella que nunca había visto, por ejemplo, Game of Thrones.

Las escenas de apertura del primer capítulo de Gunpowder incluyen a un joven cura siendo colgado, arrastrado y descuartizado, y a una mujer siendo desnudada, torturada y finalmente asesinada.

Según sostiene The Guardian, cerca de la mitad de los espectadores que vieron el episodio estreno de Gunpowder consideraron que la serie era demasiado violenta y que no era necesario que fuera tan explícita.

Kit Harington defendió la decisión de la serie, diciendo que la audiencia aceptaría un nivel más extremo de violencia «siempre que esté justificado», y agregó:

«No podemos ignorar que las personas cercanas a los protagonistas de la serie sufrieron brutales ejecuciones.

Y me parece que no es correcto mostrar una escena de tortura o una ejecución y alejarse completamente de los aspectos más realistas de ello.

La audiencia necesita conocer las razones, entender por qué hicieron esas cosas»

También BBC tuvo que justificar de manera oficial la violencia de la serie.

«Las escenas se emitieron después de las 9:30 pm» aseguró un comunicado del canal, «con una clara advertencia al público antes de que comenzara el episodio».

El comunicado agrega que lo que se muestra en la serie está anclado en hechos histórticos y refleja lo que ocurrió durante la conspiración de la pólvora.

Pero no solamente hubo quejas.

El primer episodio de Gunpowder fue también elogiado por su fidelidad histórica y por ser un impactante drama televisivo.

En Youtube

En Revista Zero

-----