Portada Itaberlly fue asesinado y quemado por su propia madre sólo por ser gay
Actualidad

Itaberlly fue asesinado y quemado por su propia madre sólo por ser gay

Itaberlly Lozano, un adolescente homosexual de apenas 17 años y originario de Brasil, fue encontrado sin vida en medio de una carretera días después de haber desaparecido. Su cuerpo se encontraba totalmente quemado y tenía marcas de violencia. Su propia madre confesó haberlo asesinado.

La semana pasada la Policía Civil encontró el cuerpo de Itaberlly, el cual estaba envuelto en un edredón, en una zona rural cerca de la autopista José Frahonei, ubicada en el municipio de Cravinhos, en São Paulo, Brasil.

Su identidad fue confirmada sólo gracias a una pulsera que usaba y que sus familiares pudieron reconocer, ya que el cuerpo era prácticamente identificable, debido a que fue quemado con la intención de destruir todas las pruebas del crimen.

El pasado 11 de enero la policía local detuvo a la Tatiana Lozano, madre del menor, y a Alex Pereira, padrastro de Itaberlly, luego de que ella confesara que asesinó al joven.

Pese a que la mujer dijo que actuó sola y en defensa propia, pues argumentó que apuñaló a su hijo porque éste intentó atacarla bajo el efecto de las drogas, el padrastro es sospechoso de haber contribuido en el homicidio.

La versión de Tatiana pronto fue desmentida por sus familiares. Dario Rosa, tío de Itaberlly, declaró que su madre “estaba inconforme por el hecho de que era homosexual”. Además, señaló que su sobrino no consumía drogas y que era un niño tranquilo y trabajador.

De acuerdo con las investigaciones, Itaberlly abandonó el hogar de su madre para mudarse a casa de su abuela, debido a las constantes peleas que ambos tenían por diferencias personales.

La abuela de Itaberlly señaló que el día de su desaparición, el 29 de diciembre de 2016, el adolescente recibió una llamada de su madre pidiéndole que se reunieran para hablar, incluso ella mandó un coche para que lo recogiera y lo llevara al lugar del encuentro.

Luego de que el menor no regresara a casa, la preocupación por su ausencia hizo que su abuela se comunicara con la madre del joven, la cual dijo no saber nada de él y le restó importancia a su desaparición diciendo que “probablemente se había ido a vivir con un amigo”.

La policía incautó dos cuchillos con los que probablemente se efectuó el homicidio en la casa de los sospechosos.

La inocencia del padrastro también fue desmentida, ya que sus versiones no concordaban. Éste declaró que en el momento de la disputa estaba en casa pero dijo que no escuchó la pelea, lo cual era imposible porque la casa en donde habitan es muy pequeña.

El abogado de la pareja apelará su detención y procesamiento al argumentar que actuaron en defensa propia.

-----