Portada James Franco ya es el bicho raro de Hollywood
Cine

James Franco ya es el bicho raro de Hollywood

‘¿Tenía que ser él?’ no es una película excesivamente original. De hecho, da la sensación de que cada año se estrenan al menos tres comedias con la misma premisa exacta (padre descontento con el prometido de su hija), todas ellas tocadas por el mismo humor heteropatriarcal y, por tanto, rancio como él solo. Si te sorprendió ver a James Franco encabezando un proyecto tan convencional, quizá merezca la pena recordar que la filmografía del actor tiene su buena cuota de blockbusters y comedias confeccionadas para el paladar medio. Sin embargo, parece que él mismo está de acuerdo con que ‘¿Tenía que ser él?’ ha sido concesión suficiente como para poder pasarse el resto de 2017 estrenando las que parecen, a priori, algunas de las mayores rarezas en las que jamás ha intervenido. Verbigracia:

– ‘High School Lover’: Como Kristen Wiig y Will Ferrell antes que él, Franco decidió que sería divertido aparecer en un drama telefilm romántico/alarmista del canal Lifetime.

– ‘The Institute’: Thriller de época co-dirigido con Paloma Romanowsky. En Estados Unidos se estrenó casi de tapadillo, así que no esperes verla en la cartelera española.

– ‘Alien: Covenant’: Más que un cameo o aparición especial, deberíamos hablar de un personaje fantasma en toda regla. El tipo no está acreditado y solo tiene una escena (dentro de una tablet, para más inri), pero el corto ‘Last Supper’, rodado a modo de prólogo, nos permite conocer algo más acerca de su personaje.

– ‘The Disaster Artist’: Esta es importante, como demuestra el hecho de que su productora haya decidido estrenarla a finales de diciembre (fecha reservada para proyectos oscarizables). Franco se dirige a sí mismo y a su hermano Dave en la crónica de un rodaje como ningún otro. Si has visto ‘The Room’, sabes de lo que estamos hablando. Si no… Oh, chico.

– ‘Zeroville’: Calvo, con bigote de actor porno setentero y acompañado por sus Seth Rogen y Danny McBride es como lo tenemos en esta adaptación de la novela de Steve Erickson. Oh, y también se encarga de dirigirla, pues este hombre del Renacimiento no puede perder un solo segundo de sus días.

– ‘The Long Home’: Solo por si pensabas que ya había tenido demasiados combos de actor/director, aquí tienes esta versión del clásico de William Gay.

En Youtube

En nuestro servidor

 

Descansar tras esta ristra de proyectos sería la opción sensata, pero James Franco no entiende lo que significa esa palabra. De modo que, según informa The Tracking Board, estaría en negociaciones para protagonizar un episodio de ‘The Ballad of Buster Scruggs’, la ambiciosa miniserie que los hermanos Coenpreparan para Annapurna Pictures (con vistas a un estreno combinado en salas y televisión). En concreto, su personaje es descrito como “un jinete vagabundo cuya irresponsabilidad compromete sus intentos de robar bancos y conducir ganado”, lo cual nos indica que los cineastas están preparados para volver al western tras la excelente ‘Valor de ley’ (2010). Otros capítulos del macroproyecto ya cuentan con nombres como Tim Blake NelsonZoe Kazan o Tyne Daly, así que cero problemas con estas seis variaciones sobre un tema (el Salvaje Oeste). Lo mejor de todo es que ni siquiera es el único proyecto televisivo que Franco tiene en el horizonte: ‘The Deuce’, lo nuevo de David Simon para HBO, tambuén cuenta con su presencia. Y con su bigote de porno setentero, esta vez completamente justificado: la serie va sobre la expansión de esa industria en una Nueva York aterrorizada por la plaga del sida.

Con Johnny Depp convertido en una presencia sin alma condenada a vagar por un número de franquicias tendente al infinito, es muy probable que Franco se haya convertido en el nuevo perro verde de Hollywood. Solo que su versión de la vieja máxima “Una para vosotros, otra para mí” se ha convertido en “Una para vosotros, todas las que humanamente me dé tiempo a hacer en las 24 horas que tiene un día para mí”. Ahora mismo, él parece el único capaz de permitirse una colaboración excéntrica en el último blockbuster de Ridley Scott entre adaptación literaria y proyecto de vanguardia destinado a la incomprensión general. Y todo ello sin perder su estatus de clase A.