Portada Juguetes eróticos para hombres que no pasan por su mejor momento
Actualidad

Juguetes eróticos para hombres que no pasan por su mejor momento

Los juguetes sexuales masculinos han entrado en un renacimiento de su diseño, calidad y diversidad, impulsando un rápido crecimiento.

Cuenta Mark Hay de Vice News que, según las estadísticas, en algunas tiendas, las ventas han aumentado en un 1,000 por ciento en la última década.

Como dice Claire Cavanah, cofundadora de la elegante y popular tienda de juguetes sexuales Babeland, “es un buen momento para tener un pene y una próstata cuando se trata de juguetes sexuales”.

El mercado tuvo un impulso después de la creación en 1995 de la Fleshlight, un dispositivo de masturbación que se esforzó más que los juguetes anteriores para imitar la sensación de los orificios humanos utilizando mejores materiales.

Estudios recientes sugieren que muchos de los hombres, han usado juguetes sexuales, pero usaron vibradores, a menudo construidos y comercializados para mujeres, y generalmente con sus parejas; menos frecuentemente para la masturbación en solitario.

De acuerdo con Cavanah, a mediados del año 2000, su tienda sólo tenía en venta unos cuantos masturbadores masculinos, como la Fleshlight y los anillos de pene, estos últimos en su mayoría dirigidos a hombres gais.

Sin embargo, las cosas se pusieron interesantes conforme avanzaba la década.

Tenga, fabricante de una funda de masturbación, que se fundó en 2005 en Japón, comenzó a meterse al mercado estadounidense con productos que utilizaban texturas innovadoras para ir más allá de la mera imitación de la carne, e impulsó diseños más elegantes y modernos.

El mismo período también fue testigo de lo que Steve Thomson de LELO, una marca sueca de juguetes de lujo diseñados meticulosamente, llamó “La gran fiebre prostática de 2010”, en la que los consumidores, especialmente hombres heterosexuales, comenzaron a demandar más estimulación para este punto erógeno.

Si bien es una práctica que los hombres que tienen sexo con otros hombres han adoptado desde hace mucho tiempo como el equivalente anatómico masculino del punto g, los heterosexuales se dieron cuenta de que podían desencadenar orgasmos independientes o más fuertes al estimular esta zona.

Según una encuesta reciente de LELO, el 71 por ciento de los hombres heterosexuales que se encuentran en una relación había intentado o querían probar la estimulación de la próstata.

En su reporte, Vice también escribe sobre Pulse de Hot Octopus, una funda de pene que utiliza un pistón oscilante en lugar de un motor típico para proporcionar una forma única de vibración enfocada en el frenillo que provoca un orgasmo único sin necesidad de usar las manos.

Con todo lo anterior comentado, Vice resalta que las tiendas dedicadas a este comercio, han experimentado un 60 por ciento de crecimiento en sus ventas año tras año desde que abrieron y parece que así continuará.

Parte del desarrollo que ha habido en los juguetes masculinos puede deberse al crecimiento general del mercado de juguetes sexuales de 15,000 millones de dólares por año, que los optimistas piensan que podría aumentar a 50,000 millones para el 2020.

Una encuesta reciente indica que hoy en día hasta el 78 por ciento de los hombres consideraría la compra de un juguete para usarlo en solitario y el 70 por ciento desaprobó los estigmas alrededor de los juguetes masculinos.

Los vendedores dicen que la base de consumidores se está volviendo más joven y menos avergonzada, además de que su percepción de los juguetes se relaciona menos con problemas en el rendimiento sexual.

Algo súper importante para resaltar, es que según adamstoybox.com creen que los juguetes de la próstata también se han beneficiado de una mayor comprensión y aceptación tanto de la homosexualidad como de la fluidez sexual, de tal manera que los heterosexuales ya no temen volverse gais al abrazar este tipo de prácticas sexuales.