Portada Todo sobre el kéfir: los beneficios del gran regulador de nuestro sistema inmunológico
Salud

Todo sobre el kéfir: los beneficios del gran regulador de nuestro sistema inmunológico

Si fuésemos conscientes de la cantidad de patologías inmunológicas que, desgraciadamente, acaban derivando en enfermedades crónicas como la diabetes tipo 1, la intolerancia al gluten, diferentes síndromes, o incluso la esclerosis múltiple, comenzaríamos a hacernos una idea del papel fundamental que juega la salud digestiva en nuestro bienestar.

Esta semana un nuevo regulador intestinal ha entrado a formar parte de mi dieta habitual: el kéfir. Seguro que la mayoría de vosotros habréis oído hablar de este singular alimento o, incluso, tenéis conocidos que lo cultivan ellos mismos en casa, como es mi caso actualmente. Para los que aun no lo conocéis hoy os contamos todo sobre el kéfir: el gran regulador inmunológico.

Las enfermedades autoinmunes como origen de enfermedades crónicas

Cuando nos diagnostican una enfermedad crónica de este tipo, generalmente, lo que se intenta abordar de manera directa son los propios síntomas derivados de ella. Pero, ¿conocemos realmente el origen de enfermedades como la diabetes tipo 1la esclerosis múltiple o el síndrome de hashimoto, entre otros muchos?

La clave a esta respuesta surge de nuestro propio sistema inmunológico. Es decir, comenzamos por un problema de carácter autoinmune que finalmente puede terminar derivando, si se dan una serie de circunstancias, en una enfermedad crónica de este tipo.

Con esto, evidentemente, no queremos decir que por tener una complicación digestiva vamos a acabar sufriendo una enfermedad de este tipo, pero sí queremos recalcar que muchas de estas enfermedades surgen precisamente de una fuente común: una enfermedad autoinmune.

De hecho, muchísimas personas diagnosticadas con este tipo de enfermedades suelen recurrir a protocolos autoinmunes que les ayuden a revertir o sobrellevar la salud intestinal. Para que todos lo entendamos, un proceso de alimentación que consiga reinstaurar nuestro propio sistema inmunológico original.

Alimentos como el kéfir va a ser uno de los grandes protagonistas, y repito, no solo para personas enfermas, sino para todos aquellos que busquen una regeneración de la flora intestinal y el buen funcionamiento digestivo.

¿Qué es el kéfir?

El kéfir es un alimento de origen caucásico generado a partir de un hongo que lleva su mismo nombre, y cuya función es la de fermentar diferente tipos de alimentos con los que se pone en contacto. El resultado del proceso se traduce en una reconversión del producto inicial en otro, cuyos beneficios se incrementan exponencialmente si los comparamos con los obtenidos en las fermentaciones convencionales.

“Kéfir: una comunidad simbiótica de bacterias y levaduras con propiedades saludables”

Los tipos de kéfir más habituales, y que ya se comercializan en muchas tiendas especializados y grandes superficies, son el de leche y el de agua; destacando principalmente el de leche (que es el más extendido y cuya textura se asemeja a la de un tradicional yogur aunque algo más líquido) aunque no por ello sea el que mayores beneficios reporta de los dos.

Como dato, para aquellos que se estén interesando en hacerse con uno de estos hongos para elaborar su propio kéfir en casa, destacar que dependiendo de si se trata de kéfir de agua o de leche, y a pesar de que ambos tienen la misma microflora, los nódulos o gránulos de kéfir que utilicemos de partida para su cultivo serán diferentes.

En nuestra siguiente entrada profundizaremos en ambos tipos de kéfir: el de agua y el de leche; y os contaremos todo sobre su preparación, obtención y conservación. Cómo cultivar correctamente nuestro propio kéfir doméstico y las precauciones a tener en cuanta.

Beneficios constatados del kéfir

Todos los efectos derivados del consumo de kéfir se asocian con beneficios saludables

Existe multitud de investigaciones, incluídas en las fuentes bibliográficas, que avalan las propiedades de modulación inmunitaria, metabólica y de la flora intestinal del kéfir; existiendo incluso estudios que certifican su efectividad ante diversas células cancerígenas y tumorales., dato que ha llevado al kéfir a convertirse en un continuo recurrente en personas con este tipo de enfermedades.

Pero sus cualidades no acaban ahí, en todos estos estudios se concluyen, además, sus beneficios fundamentales en el metabolismo del colesterol, en su papel antimicrobiano y en su función cicatrizante.