Portada Kyle MacLachlan: “Nunca me fui de Twin Peaks”
LifeStyle

Kyle MacLachlan: “Nunca me fui de Twin Peaks”

 

Quizá Kyle McLachlan nunca se definiría a sí mismo como un tipo elegante. Y precisamente por eso lo es. Su gentileza es de esas tan relajadas que no se pueden forzar ni disimular. Sabemos que es una estrella porque entra en la habitación con la tranquilidad de que no sea roja pero precedido por ocho personas. Está en Madrid presentando Twin Peaks, cuya tercera temporada emite Movistar+, y no puede disimular su entusiasmo e ilusión por reencontrarse con el agente Dale Cooper, por mucho que su el tono de su voz apenas se desvíe. Con 58 años, 25 más de los que tenía cuando se quedó encerrado en el universo de Twin Peaks, ya no tiene nada que demostrar. Sólo le queda disfrutar del viaje, y durante esta conversación dejará claro que lo está haciendo, porque, como les sucede a los fans, regresar a Twin Peaks era algo que llevaba años deseando.

¿Cómo fue el momento cero de este proyecto, en el que David Lynch te propone retomar el universo?
Pues estaba en el baño. No, es broma. David y yo somos amigos, vivimos cerca y somos casi vecinos. Recibí una llamada suya y me dijo que quería hablar conmigo, pero que no podía hacerlo por teléfono, que tenía que verme en persona. Fui a visitarle y mientras él me servía un café, que es lo que siempre hacemos cuando quedamos, me dijo “tengo que hacerte una pregunta, ¿quieres repetir tu papel de Dale Cooper y volver a Twin Peaks”, y yo dije “David, nunca me fui de Twin Peaks, llevo queriendo regresar desde que terminamos”. No lo dudé. Y así fue cómo empezamos.

Como cabía esperar, la trama resulta complicada de seguir de modo racional, ¿es culpa nuestra, porque estamos domesticados como espectadores?
Es culpa de David Lynch. Es díficil seguir la historia, pero hay que tener en cuenta que se trata de una película de 18 horas que por desgracia está dividida en muchas semanas. Tienes que embarcarte en el viaje para conseguir las respuestas, aunque también te surgirán algunas preguntas al final. Yo pienso que Lynch quiere que experimentes [la historia] a diferentes niveles: lineal, emocional, subconsciente… Todo desarrollado a lo largo de un periodo de tiempo. Pero todo lo que aparece está ahí por una razón. Creo. Espero.

Interpretas a tres personajes distintos, Dale Cooper, el señor C y Dougie Jones, ¿leíste todos los capítulos seguidos o divididos por episodios?
Teníamos un guión de 18 horas, y lo filmamos como se filma una película, dividiendo el rodaje por localizaciones. Dependiendo del día, según llegaba al set mi energía tenía que ser diferente, pero en cierto modo el señor C y Dougie son parecidos porque están muy centrados. Dougie requiere mucho esfuerzo, porque tengo que eliminar cualquier reacción natural ante lo que ve o la gente con la que habla. Él solo siente placer o confusión, así que tengo que concentrarme mucho.

¿Crees que proponer un revival, por muy de moda que esté ahora, puede resultar contraproducente?
El punto de vista [de Lynch] era interesante porque no pretendía un regreso nostálgico a Twin Peaks, y estoy seguro de que le presionaron para que lo hiciera. Los fans parecen haber aceptado esta nueva dirección, pero pienso que muchos de ellos también deseaban ver ciertas preguntas resueltas y un retorno al mismo tono y sensaciones del original. Y hay un poco de eso, pero David se ha centrado en una historia hacia adelante, con tres personajes, y eso me resulta interesante personalmente. Por el contrario, la idea de volver a capturar aquella esencia, cuando todos somos mayores… quién sabe si habríamos generado la misma dinámica. Probablemente sería imposible ser los mismos que éramos entonces. Así que considero que esta nueva dirección es más fuerte.

Tú has sido muy honesto respecto a tu opinión de que Showgirls
Sí.

…y has explicado que la película no resultó ser como esperabas.
Sí.

Sin embargo Showgirls ha venido protagonizando un fenómeno único de culto, reivindicación y admiración, personalmente me parece fantástica, y la disfruto sin ironía alguna.
Oh, qué bien.

¿Qué opinas de esta resurrección de la película?
Así es el entretenimiento. Creo que la película ha encontrado un lugar perfecto, es increíble y sorprendente que haya pervivido y como tú dices sea ahora celebrada. Lo encuentro fantástico. Me atrevería a decir que probablemente esa no fuera la intención que los cineastas tenían cuando la hicieron, pero al mismo tiempo es una película, y debe ser disfrutada por lo que quiera que sea que disfrutas de ella. Resulta que consigue entretener. Yo no estoy necesariamente avergonzado de mi interpretación, creo que la película está pasada de rosca y estilizada, y [el director] Paul Verhoeven obviamente… no voy a… él tenía una intención, creo. Y quizá esta fuese su intención en todo momento, no lo sé.

¿Él nunca te explicó lo que pretendía?
No, no, no. No. Él se esforzó mucho por defender la película y su intención, pero lo que ha pasado es que la película ha acabado triunfando a pesar de ello. No puedes menospreciar [ese fenómeno]. Verhoeven es un gran director, [el guionista Joe] Eszterhas escribió buenos guiones, había gente de calidad trabajando ahí, simplemente la película resultó ser algo ligeramente… diferente. Pero si quieres celebrarla, creo que es fantástico. Creo que es genial.

Twin Peaks supuso un punto de inflexión en la televisión, Los Soprano otro más. ¿Qué series actuales podrían representar un impacto de aquel calibre?
Muchas. Ahora el panorama está fragmentado. Desde Black Mirror hasta The Americans o Juego de Tronos. Creo que Twin Peaks contribuyó a abrir una puerta, y mostrar que la televisión podía ser un poco más diferente. Quizá otros autores, algunos de los mejores, vieron lo que hizo David Lynch y decidieron contar sus historias en televisión. En aquel momento no se consideraba una forma artística al nivel del cine, y de repente [Lynch] consiguió que sí lo fuese. Por eso es emocionante y excitante que haya decidido regresar a Twin Peaks en medio de una atmósfera televisiva diferente.

¿Cómo viviste la ovación en pie que David Lynch recibió en Cannes?
Pienso que se lo debían. Es extraordinario que Cannes le abriese los brazos y le invitase a proyectar las dos primeras horas de Twin Peaks, no recuerdo que ninguna serie de televisión lo haya logrado, y mucho menos con la recepción que tuvimos nosotros. Fueron cinco minutos de ovación que demostraron afecto por la obra, pero sobre todo por David. Y él lo sintió. Podía haberse alargado, pero se sintió sobrepasado y se fue del recinto. Pero sé que significó mucho para él.

¿Te has quedado más satisfecho con la visita a Twin Peaks esta vez?
Me encanta el personaje. Preferiría no tener que esperar otros 25 años para regresar a él, pero dependerá de David. Yo estaré encantado de seguirle en lo que él quiera hacer. Solo por trabajar con él.

Mercedes-Benz