Portada La adolescencia de Axel. Episodio 7.
Relatos gay

La adolescencia de Axel. Episodio 7.

La película es de miedo, estoy cagado joder, ¿Por qué coño vemos películas de miede cuando estoy solo en casa? Soy gilipollas, menos mal que estoy medio dormido y que sino estaría todo el puto rato asustándome.

-¿Tienes miedo?- Me pregunta Diego como riendo, pero le tiembla la voz así que creo que está tan cagado como yo.

-No, ¿Tu?- Le digo con una voz un tanto rara, ya que estaba apunto de dormirme.

-No mucho, en algunos instantes algún susto que otro, pero bueno, se aguanta.

-De todas formas no creo que aguante mucho tiempo durmiendo; tengo demasiado sueño.

-Está bien.

La puta película no avaza y yo cada vez tengo más miedo, pero consigo quedarme algo dormido, lo suficiente para no enterarme de la película, pero…

-¿Axel?

Ahora Diego para que quiere saber si estoy dormido o no, voy a hacer como si hubiera dormido completamente, que basante me ha costado llegar a este punto como para despertarme y desvelarme.

-¿Axel?

¿Por qué cada vez que me pregunta mi nombre se acerca más a mi? La verdad es que me está poniendo algo nervioso; aunque el me guste, y esta situación también hoy no quiero hacer nada con el, no hoy.

-Axel ¿Estás despierto?

Noto su pedazo bulto en mi culo, menos mal que ambis llevamos los boxers; el los míos lo cual me da mucho morbo.

-Axel…

Joder, cada vez lo noto más cerca, y me gusta pero… hoy no, en otro insante, tienes que saber más cosas sobre el, y sobre todo más cosas sobre su sexualidad y todo eso, ya que ese tema parce un poco tabú con el.

-Axel, quiero perder la virginidad.

Dios, tengo su pollón oculto en los boxers que le dejé, pegado a mi culo, menos mal que ambos llevamos ropa interior, sino…

-Axel deja de hacerte el dormido.-Dice mientras me abraza por detrás.

Tengo su mano acariciando mi tripa, y me gusta porque lo hace sin apretar; la mano sobre mi tripa, porque la polla cada vez la aprieta más a mi culo, y ambas me gustan, pero tiene que pensar que estoy dormido.

-Pues si estás dormido no me queda otra…

¿Cómo que no le queda otra?¿Me va a intentar despertar? ¿Qué coño va a hacer? Su mano va bajando poco a poco hacia mi paquete, hasta que llega a el, me empieza a besar el cuello mientras me acarada la polla por fuera; es decir tocando el bóxer, se aceca a mi oreja y me da besos, y me la muerde.

-Te quiero.-Me susurra con voz tierna.

¿Me acaba de decir te quiero? Dios le gusto, ahora entiendo el porque de tantas preguntas sobre cuando descubrí que era bi, sobre la primera vez que follé y la primera vez que me follaron, todo eso era porque le gusto. Gimo, normal, me está acuciando la polla mientras me besa el cuello y aprieta su polla contra mi culo, como si me estuviera follando. Cada vez ambos estamos más cachondos y la peícula ha terminado, pero el para; para de besarme, de acariciarme la polla hacer como si me estuviera follando ¿Por qué se habrá quedado dormido? y… si se supone que estaba dormido y que no me estaba enterando ¿Por qué no quita su mano de mi paquete? Ahora mismo tengo claras muchas cosas, entre las cuales está que le gusto a mi mejor amigo, y que el a mi también. Y otra es que por la mañana va a pasar algo; porque yo no me pienso colocar el gallumbo medio bajado, ni su mano colocada en mi paquete. Ahora el está dormido y yo voy por el mismo camino; mañana por la mañana se verá que pasa; aunque… ¿Y Juan? Estábamos arreglándolo y si algo con Diego todo se va ir a tomar por culo, ahora mismo no voy a pensar en ello, me voy a dejar llevar y que pase lo que Dios quiera, mañana será otro día.