Portada La cara gay del Prado
Noticias diarias

La cara gay del Prado

Caravaggio, Botticelli, Leonardo… El museo del Prado propone un recorrido por los artistas homosexuales de su colección y saca a la luz nuevas piezas con motivo del World Pride 2017

El pasado año, el historiador especialista en arte Silvano Vinceti noqueó a la comunidad artística al asegurar que la Mona Lisa era, en realidad, una combinación entre el retrato de Lisa Gherardini y Gian Giacomo Caprotti da Oreno, un supuesto amante de Leonardo Da Vinci. Ahora, la réplica de uno de los lienzos más famosos de la historia forma parte de la exposición La mirada del otro. Escenarios para la diferencia, muestra de temática gay con la que el Museo Nacional del Prado se suma a la celebración del World Pride 2017.

Compuesta por 30 obras de la colección de la pinacoteca, La mirada del otro se presenta como una especie de gincana por las salas del Prado, en la que las piezas seleccionadas se destacan con un segundo rótulo colocado al lado del habitual donde se explican sus especiales características.Cuatro recorridos, desde el amor entre iguales en el mundo clásico hasta el amor entre dioses, pasando por los artistas perseguidos y el cuerpo y la imagen, ordenan las obras en este itinerario.

«Esta exposición es una posibilidad de engrandecer nuestra mirada», explica Álvaro Perdices, comisario del proyecto junto a Carlos G. Navarro, que han contado con la participación de todos los equipos del museo para la configuración de la muestra. En ella, además de piezas muy conocidas, como David vencedor de Goliat, de Caravaggio, hay otras nunca exhibidas hasta hoy al público, como el pequeño dibujo de Francisco de Goya El maricón de la tía Gila, donde la exageración de la fealdad permitió al artista expresar la marginalidad del personaje. Poderosa y humana, esta creación refleja el dolor de la burla de la que seguro era objeto.

También escultura

El grupo escultórico Orestes y Pílades, de la escuela de Pasiteles, es una de las representaciones del primer recorrido de la exposición, Amistades inmortales, dedicada a la relaciones entre personas del mismo sexo inmortalizadas en el arte. Los artistas hostigados protagonizan el segundo tramo, Perseguir los deseos, donde se subraya el acoso al que fueron sometidos creadores geniales como Sandro Botticelli o los mencionados Leonardo y Caravaggio, los tres denunciados por sodomía.

Engañosas apariencias es el título del tercer recorrido, que incide en «la desobediencia a lo normativo del cuerpo», y donde se puede encontrar la escultura que preside la sala de Las Meninas, el Hermafrodito dormido de Matteo Bonuccelli, que llegó a España gracias a Velázquez, quien lo trajo desde Roma. El último tramo del itinerario, Amar como los dioses, reúne obras de carácter mitológico, representaciones de amores entre iguales más allá del mundo terrenal.

Esta muestra se cierra con una obra poco conocida, un icono del poder de la belleza, El Cid, impresionante retrato de la cabeza de un león realizado por la pintora Rosa Bonheur, quien en el siglo XIX pidió oficialmente permiso de travestismo para poder vestir permanentemente pantalones.

Datos de interés

Qué: La mirada del otro. Escenarios para la diferencia

Dónde: Museo Nacional del Prado (Paseo del Prado, s/n. Madrid)

Cuándo: hasta el 10 de septiembre