Portada Cuál es la diferencia entre blazer y americana
Moda masculina

Cuál es la diferencia entre blazer y americana

La democratización de la moda nos ha dado muchas alegrías, pero también muchas equivocaciones. Sin duda, pasar de la alta costura al ready-to-wear eliminó definitivamente la diferenciación de clases basada en la vestimenta y nos uniformó a todos con la llegada del fast fashion. Sin embargo, este amplio acceso a infinidad de prendas ha hecho que se desdibujen también las denominaciones específicas de cada una de ellas, mezclando términos y tipologías. Tal es el caso del blazer y la americana.

¿Cuántas veces hemos utilizado como sinónimos estas dos palabras cuando no lo son? ¿En cuántas tiendas hemos visto colgado un cartel rotulado con estos términos indistintamente? A ambas preguntas responderemos “incontables”. Pero eso era hasta ahora, porque aunque leve, estos dos tipos de chaqueta son diferentes.

La americana es la versión más formal. Nació en Inglaterra a finales del siglo XVIII al cortar los faldones de la levita, creando así un modelo más funcional. De ahí, los inmigrantes ingleses la exportaron al Nuevo Mundo, donde eliminaron uno de sus botones –dejando sólo dos– y sustituyendo su única abertura trasera por dos –una a cada lado– para facilitar el acceso a los bolsillos del pantalón. ¿Y por qué la llamamos americana? Porque a España importamos este último modelo en el siglo XIX bautizándolo como chaqueta americana.

En cambio, el blazer tiene una vis más sport y deportiva. Cuenta la leyenda que a principios del siglo XIX la reina Victoria de Inglaterra planeó una visita al buque Blazer, para la cual el capitán de la fragata británica encargó una chaqueta especial confeccionada con un material resistente, con bolsillos de plastrón y con botones metálicos. La misma que después se popularizaría entre su tripulación y, posteriormente, entre los participantes de otras actividades deportivas.

Recapitulando: reconocerás la americana por tener un aspecto más formal, con una tira de botones oscuros (generalmente dos) y bolsillos con tapeta. Es la chaqueta que va con el traje. El blazer, sin embargo, tiene una imagen más casual, su tejido es más fuerte y resistente, y sus bolsillos serán de parche. Resulta perfecta para llevar con vaqueros o en looks más casual.