Mi grano de arena sobre Surrofair Madrid 2017

Quizás porque no es fácil de digerir, o porque la información es demasiada densa para tragar en dos días, o incluso porque si estás en un lado, obviamente no estás en el otro. Una experiencia polémica, cargada de discursos contrarios y difíciles de entender cualquiera de los dos bandos.

Como ya sabréis el fin de semana del 6 y 7 de mayo el hotel Weare Chamartín acogía en sus instalaciones la “feria” Surrofair, envuelta en polémica. Desde el primer momento se creó el movimiento “no somos vasijas” un grupo representando el “feminismo”, entre este grupo y otros más provocaron que el primer hotel que iba a albergar estas jordanas rechazase a última hora la celebración de la misma, lo que dejó a los organizadores momentáneamente sin un lugar para realizarla, a los pocos días se publicaba el nuevo lugar de celebración, el evento seguía en pie.

Quizás por este tema y polémica se me dio por buscar artículos de otras ediciones y mis ansias de vivir esta experiencia crecía en mis adentros, una feria en donde los diferentes stands iban a pelear por llamar mi atención, ofreciéndome opciones como reflejó en un artículo publicado en el diario “El Español” D. David López Frías sobre el mismo evento hace un año.

Entre muchas dudas llegó la hora en la que abrían las puertas al público, gente por allí caminando, entrando y saliendo de los locales, preparando lo que se preveía que tenía una seguridad muy minuciosa y que no iba a ser sencillo que se pudiesen incumplir las normas básicas que reseñaban en papeles en las puertas, “No se permite sacar fotos, ni realizar vídeos”, algo que una vez visto el evento sigo sin entender, únicamente por preservar la identidad de los visitantes del evento, porque todas las agencias que se encontraban en el lugar, un número cercano a la veintena, poseen páginas web y es posible poder identificar a todos los trabajadores de cada una. Más que miedo se olía la incertidumbre, las ansias por saber lo que iba a pasar, y el por qué tenía tanto detractor este acto.

Una vez identificados por nuestras invitaciones impresas, optamos por entrar en el local en donde estaban los stands, todo muy normal, cada uno ofrecía información sobre sus servicios, lugar o lugares en donde trabajaban, clínicas con las que trabajaban y posibilidades a las que se podía acceder, sólo las parejas, casadas y heterosexuales podrían optar a las gestaciones realizadas en países como Ucrania, Grecia, y otros países europeos en los que está aceptada esta práctica. En países norteamericanos el proceso se abre a cualquier tipo de familia, y en Canadá, aunque las mujeres gestantes suelen optar por ofrecer su útero en primer lugar a matrimonios o parejas homosexuales, seguido de matrimonios o parejas heterosexuales, también hay algunas gestantes ofrecen su donación a personas que desean realizar la maternidad o paternidad en solitario. La opción de Canadá es importante advertir que es el único sitio en donde la mujer gestante realiza este proceso de una forma totalmente altruista, sin cobrar nada, sólo se le da el dinero que necesite para las necesidades producidas por el embarazo.

Normalmente este proceso lo hacen personas que tienen cercano a gente que tiene algún tipo de problema para tener hijos y saben lo que es la infertilidad de cerca, y su propósito es ayudar a cumplir un sueño como es la paternidad o maternidad. -Ana U. Carmona, Manager Internacional “Building Family”-

Me siento obligado a decir que por cuestiones personales no voy a decir el nombre de ninguna de las agencias que allí se encontraban, aunque cualquier persona interesada puede optar por saberlo, ya que en el programa realizado por la revista “babygest” se puede encontrar el programa de charlas, nombres de las empresas y agencias allí presentes e incluso nombres personales de la gente que participó de alguna manera en el lugar, e incluso se puede acceder a las charlas que se realizaron, los propios organizadores advertían que estaban siendo grabadas y que serían públicas en su página web.

Como visitante pude ver diferentes técnicas, la gran mayoría de los stands estaban dirigidas por personas de sexo femenino, las atenciones hay que reconocer que en todo momento fueron con gestos amables y la información era completa en referencia a todas las preguntas que se podía cuestionar por parte de las madres y padres de intención.

Como bien dije anteriormente no tuve acceso a la información de países europeos ya que por mi estado civil y por condición sexual no podía optar a las explicaciones, y otra agencia que al advertir mi estado civil y el deseo de ser padre soltero, me explicaron con gran amabilidad de que ese stand y esa empresa no trabajaba con personas como yo, los demás stands realizaron una buena recepción a mis peticiones de información.

Una vez explicada la experiencia de la primera visión, me atrevo a decir, que desde la organización tuvieron un gran fallo, creo que el término “Feria” no fue el más adecuado para publicitar este acto, la palabra no se adecua a lo socialmente aprobado, aunque hay que reconocer que es difícil buscar un apelativo para describir lo que sucedía dentro, otro fallo que encuentro en la organización fue la gran preocupación o temor de que algo de lo que sucedía allí adentro viese la luz, no había bebés con códigos de barra, ni mujeres diciendo que iban a ser ellas las gestantes con etiquetas de cuanto iba a costar su útero o sus óvulos, ni hombres con etiquetas en los testículos con cuantías sobre sus donaciones genéticas. Información, solo información. Las charlas en las que debo advertir que solo la primera del domingo fue realmente informativa y que realmente despejó algún tipo de duda, aunque algo que falló era que no se podía realizar preguntas después de los monólogos que allí soltaban las personas que ofrecían sus empresas y sus experiencias personales, ¿por qué no dan la opción a que se pueda realizar alguna pregunta delante de la gente?, mis dudas son algo que pueden ayudar a otras personas que tienen inquietudes y  que mis preguntas les pueden ayudar, la interactuación entre los asistentes podría haber sido un gran punto para el evento, pero la organización no estaba de acuerdo en ese aspecto, las preguntas tendrían que ser de forma personal con el stand que ofrecía la charla.

¿Esto es un negocio? Sí, claro que sí, las agencias te dan los servicios de psicología, de abogacía, de contacto con las diferentes clínicas,…, pero mi pregunta es, ¿acaso la adopción no es un negocio, las fecundaciones in vitro, las donaciones “altruistas” de óvulos y esperma legal en España,…?, hasta la muerte hoy en día se convierte en un negocio, lo único libre de negocio que tenemos es pensar o soñar, después ya todo lo demás se convierte en aportaciones económicas.

Para aquellas personas que lean este artículo, por favor, me gustaría aclarar que hablo de negocio, pero tan solo uno de los stands, contrario a lo que dice mucha gente, tenía un álbum con fotos de mujeres donantes de óvulos y otro con mujeres que se ofrecían para gestar el hijo de otras personas, solo una de las, más o menos, veinte puestos. No saltaban unos ni otros para intentar captar más clientes, simplemente ofrecían eso, información.

Recapacitaciones de Facebook, con mis pequeñas preguntas y reflexiones:

“No todo el mundo puede optar a este proceso”, ¿acaso todos los ciudadanos pueden optar a un adopción, o a la fecundación in vitro, o a tratamientos de fertilidad?

“Quieren bebés, no quieren niños ya mayorcitos y con problemas”, ¿alguien se preocupó en preguntar a alguna pareja o persona por qué optaban a este proceso?

“Los maricones están en todas partes y son los que mueven el mundo”, para empezar ¿maricones? Me parece que en pleno año 2017 usar esta palabra peyorativamente para referirse a los homosexuales me parece una forma muy clara de descubrir la gran hipocresía que hay en este país, y continuando en el evento había muchísima mujer, muchísimo matrimonio heterosexual, y no, no estaba únicamente dirigida a un público homosexual, ya que como bien dije en países europeos abiertos a esta práctica la condición es estar casado y ser pareja heterosexual.

“Los deseos no son derechos”, lo siento, pero personalmente tengo muchos sueños y, hasta mi último aliento lo usaré para conseguir que esos sueños se conviertan en mis derechos.

Como estos comentarios podría nombrar mil, pero vamos a continuar con otros temas mucho más importantes que los comentarios en redes sociales, en donde el escudo de un mundo virtual es muy bueno y produce mucha valentía.

La experiencia vi muchos fallos, el principal, como indiqué anteriormente, la denominación del evento como “feria”, seguida de no permitir interactuar entre los asistentes en las charlas y por último dar título a una charla que para nada va dirigida a ese tema, el “yo”, “nosotros”, “nuestra empresa” eran los principales objetivos, de este saco etiquetado tengo la obligación de sacar a la charla ofrecida por “Canadian Fertility Consulting”, no tengo acciones en esta empresa, no tengo acciones en ninguna, pero sí que se acotaron realmente a la información, sin tener el afán del “yo, nosotros o nuestra empresa”

Gracias Surrofair Madrid 2017, sin vosotros este debate social no existiría, gracias a todas las empresas por poneros a disposición de la gente, gracias a la ciudad de Madrid por acoger este tipo de evento, gracias a todas las personas que acudieron a la feria y gracias a la gente, que aunque todavía no pude ver nada, provocasteis el movimiento “no somos vasijas”

¿A favor?, ¿En contra?, pues desde mi humilde y sencillo punto de vista, cada uno es dueño de su cuerpo y de su vida, siempre y cuando sean actos voluntarios y con todo el respeto cada uno usa su cuerpo y maneja su vida como quiere.

No pretendo cambiar el país, sé que es imposible, pero si con mis palabras puedo ayudar aunque tan solo sea a una persona… me doy por satisfecho.

Diego R. Pena

diego.ramos@revistazeronews.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *