MLG.25/JULIO/2015.-TORREMOLINOS. DESFILE DEL COLECTIVO DE HOMOSEXUALES Y GAY , PRIDE LGTBI, TRANSEXUALES Y BISEXUALES.-ARCINIEGA

Se acerca el día del orgullo y en distintas partes del mundo, sin embargo podemos seguir viendo en muchos lados opiniones polarizadas al respecto: hay personas que están en contra, las hay indiferentes e incluso están esos que no caben de la emoción esperando el día.

No obstante, me gustaría hablarles acerca de un punto de vista muy particular que me ha tocado muy de cerca y me ha provocado escribir esto.

Me encontraba revisando mi Facebook, cuando de pronto vi una publicación de un amigo gay que ponía: “Esto no me representa”, seguido de una foto de alguna marcha, en la que se podría observar a un par de personas vestidas con gorras estilo Tom of Finland, con el torso desnudo y una tanga o calzones “cacheteros”.

Mi primera reacción fue fruncir el ceño, pero no en señal de desaprobación, más bien fue a causa de un sentimiento que por dentro me hacía pensar “pfff… cuánta ignorancia y cuánto aún queda por hacer”.

Y es que una imagen no logra captar por sí sola todo el contexto de lo que en realidad significa la marcha del orgullo.

Vale, entiendo que son otros tiempos y que no existe una que hemos logrado muchos avances en temas de visibilidad y derechos (aunque aún falta), que hay generaciones (viejas y nuevas) con falta de información al respecto del origen y verdadero significado de la marcha del orgullo y que incluso cada quién tiene sus manías, sus gustos, sus opiniones, etc. Todas ellas válidas.

Pero lo que no entiendo, o más bien, me causa ese sentimiento tan triste, es ver cómo nosotros mismos aún cargamos con prejuicios, que además de ocultar ignorancia, poca tolerancia y respeto, hacen mella en las buenas acciones de otros, que si bien “no crees que te representen”, quieras o no lo están haciendo.

Pues con el simple hecho de ir marchar y celebrar a su modo, se están haciendo visibles, y claro, precisamente ahí está el detalle, ya que todos pueden opinar, conocer y aprender de lo que se ve; sin embargo, de aquello que no conoce la gente, que no ha tenido oportunidad de ver y que no sabe que existe, pues obviamente no puede forjar una opinión, ni siquiera conocer su punto de vista.

Es por ello que me llena de tristeza ver como muchos se autonombran como: “yo soy gay normal o gay varonil, y no necesito disfrazarme o hacer un carnaval lleno de libertinaje y exceso para demostrar algo/luchar por algo/etc”.

Así que, aquellos que se dedican a criticar, denigrar y juzgar (aún sin saber que lo hacen) y se aíslan en un tipo de “segmento aparte”, déjenme decirles que aunque les moleste y por ello digan que “eso no los representa”, en realidad está pasando todo lo contrario.

Así, es. Esas personas a las que se suelen referir como: “musculocas, jotas, nacos, banqueteros, ridículos, pervertidos, exhibicionistas, etc.” NOS ESTÁN REPRESENTANDO. ¿Por qué? Por el simple hecho de hacerse visibles en un evento como este, que si bien no es lo que era originalmente (y que deberíamos agradecer que no sea como en sus inicios donde había más represión, lucha e incluso persecución), ahora también se CELEBRA; claro, cada quién a su manera, a su forma de vivir su vida, su sexualidad, ligando, expresando sus opiniones, consignas, etc.

Ahora bien, si de pronto aquellos que dicen que eso no los representa, pudieran asistir, convivir, tolerar y respetar a otros en la marcha, estarían aportando a esta representación de la que tanto se segmentan, otra perspectiva, “otro color del arcoíris”. Y tal vez no inmediatamente o de forma masiva, pero serían visibles y le darían la oportunidad al mundo o tal vez a sólo una persona de conocer ese otro estilo de vida en el que podrán no estar de acuerdo en cómo manifiesten otros su orgullo, celebración o lucha, pero estarían presentes poniendo su grano de arena, ya sea para ellos mismos o para un segmento de esta vasta comunidad de la que quieran o no, forman parte.

Al final, lo que intento lograr con esta opinión es que intenten quitarse los prejuicios y ver mucho más profundo, conocer, educarse y descubrir que el objetivo final de este evento es el respeto, la tolerancia y los mismos derechos para todos.

Por ello es que me resulta absurdo ver cómo unos se segmentan y “le hacen el feo” a la marcha del orgullo, pues es como si yo dijera que: soy humano como tooooodos en el planeta Tierra, pero ninguna de sus acciones me representa porque soy diferente a ellos.

¡Pues claro que sí! Todos somos diferentes y en eso radica lo bueno de esto, y si no me gusta que la gente piense que soy igual a otros, pues expresarlo (de buena forma), poner mi grano de arena para que conozcan otra faceta de lo que todos creen que sólo hay una. Lo que no puedo hacer es sentirme ofendido, indignado, aislarme de esa manera y además menospreciarlos porque algunos usen tacones, sean demasiado extrovertidos, usen tangas en plena calle, etc. Así que gente, esperemos podamos comenzar a ser un poco más reflexivos, tolerantes y respetuosos entre nosotros.

Fuente: Cortesía Homosensual

One thought on “La Marcha NO me representa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *