Portada La mejor ruta urbana para moteros por Madrid
LifeStyle

La mejor ruta urbana para moteros por Madrid

La scooter se ha vuelto la mejor aliada del hombre inquieto para descubrir nuevos rincones de la capital.

La mejor ruta urbana de moteros por Madrid

Una moto siempre es sinónimo de libertad. Libertad para moverte, libertad para elegir. La scooter sigue siendo la moto perfecta para desplazarse; de las afueras a la ciudad, del campo al entorno urbano y viceversa. Y ya en el centro, poder ir de un lado a otro, de experiencia en experiencia. Nos subimos a la Yamaha X-Max 300 y nos vamos de ruta por Madrid. Solo necesitamos ganas de descubrir cosas nuevas… y nuestra moto lista. Arrancamos.

Comienza el día con estilo

Podemos jugar con el aspecto de nuestra moto. De hecho, tenemos tres colores para la X-Max 300: Lunar Grey, Milky White y Quasar Bronze. Parecen nombres de películas de James Bond pero no, es cosa de Yamaha. Porque cada moto es como su dueño, distinta. Puro estilo. Antes de lanzarnos a las calles, nosotros también vamos a hacer una parada para revisar nuestro aspecto en Malayerba (Dos de Mayo, 3), una barbería donde poner a punto nuestros ‘colores’, nuestro pelo, nuestra barba. Tómatelo como el comienzo perfecto para un día perfecto.

Un desayuno vintage

Las cosas de siempre no son viejas, son clásicos. ¿Qué hay mejor que un bar de los de toda la vida? Madrid, por suerte, conserva un buen puñado de grandes tabernas, de esas de café bien hecho y el vermú del mediodía. Reverenciar los clásicos siempre es importante: de hecho, el diseño de nuestra Yamaha está inspirado en el modelo T-Max, que ya puede considerarse un clásico. Quién no ha llevado a su chica en una T-Max. La siguiente parada con nuestra moto es en Bodega La Ardosa (Colón 13); aparca en la puerta y coge fuerzas para el resto del viaje.

Como un motero

Nuestra moto es una scooter, sí, y es una gran moto. Tiene un nuevo motor de 300cc diseñado con la tecnología Blue Core de Yamaha. Se trata de un motor de 4 tiempos que ayuda a disminuir la pérdida de potencia y aumentar el rendimiento. O resumiendo:  más potencia, menos combustible. Por eso nos acercamos hasta Malasaña para hacer una visita a Chopper Monster (Corredera de San Pablo 21), la tienda más motera del Madrid más motero. Nuestra tienda. Camisetas, accesorios y, quién sabe, algún detalle para nuestra moto también puede caer.

Una cita con arte

Vamos un poquito más lejos. No importa, porque nuestra X-Max tiene un manejo deportivo y parecido al de una motocicleta. Su horquilla delantera y los amortiguadores dobles traseros hacen que el camino, por largo que sea, resulte cómodo y seguro. Paramos en el Museo ABC (Amaniel 29), una de las mejores colecciones privadas de la ciudad llena de propuestas de ilustración y diseño. Los artistas Ana Juan y Manuel Antonio Domínguez, por ejemplo, tienen exposiciones abiertas estos días. Hablando de diseño, un detalle más: la X-Max tiene un sistema de encendido sin llave que te ahorra tiempo y evita problemas.

Parada técnica

Tenemos que comer. La Taquería de Birra (Comendadoras 2) es una cantina mejicana perfecta para incluir en esta ruta. Pero podría ser una taquería, un restaurante francés, el local de moda o un bar de menús; con esta moto todo funciona bien porque es para todo y para todos. De la periferia al centro y de la vida sofisticada (que está muy bien), a la vida sencilla (que a todos nos gusta). La X-Max es fácil para cualquiera, y cuenta con un interruptor de control en el manillar que te permite cambiar de una función a otra mientras conduces, sin soltar el manejo, y una salida de 12 voltios para cargar o alimentar dispositivos diversos. Un taco es una comida universal, una moto también es un vehículo para todos.

Decoración divertida

La decoración, muchas veces, es complicada y seria. Demasiados estilos, demasiadas reglas. En la tienda de Guille García Hoz (Pelayo 43) todo es diversión y estilo propio. Cerámica, objetos y muebles que dan vida sin excesos ni problemas. Si compras uno de sus platos o figuras no tendrás problema en guardar la caja en la propia moto porque la X-Max 300 tiene mucho espacio de almacenamiento. Caben, por ejemplo, dos cascos integrales (imprescindibles, recuerda), tu ordenador portatil, o ese objeto de decoración que te va a alegrar la vuelta a casa. No te preocupes por el camino porque además de espacio tienes el TCS, un sistema de control de tracción de los que dan confianza. Y si el tiempo se ha echado encima, enciende los faros LED -tenemos tres y un piloto trasero- y sigue tu camino. Una X-Max llega a todas partes.

Realización: Chabela García.
Grooming: Helena Liébanas para Kérastase.
Aydte. fotógrafo: Borja Alba.
Aydte. estilismo: Ana Vozmediano y Paola Barrachina.
Producción: Ruth Varillas.
Modelo: Héctor González

Mercedes-Benz