Portada La moralidad de los guapos: tu belleza influye en la opinión que tienes sobre el sexo
Actualidad

La moralidad de los guapos: tu belleza influye en la opinión que tienes sobre el sexo

chicos guapos

La gente suele tener una opinión clara cuando se trata de temas de moralidad sexual, como el sexo antes de casarse o el matrimonio homosexual. Algunos de los motivos por los que la gente piensa de una manera en cuanto al sexo son obvios: la religiónla forma en la que se representan los en los medios de comunicación y la opinión de padres y amigos son fuerzas sociales importantes que marcan nuestra actitud hacia el sexo.

Sin embargo, ¿es posible que algo tan inocuo como nuestra apariencia también influya en la manera en la que vemos el sexo? En un estudio de reciente publicación me dediqué a investigar esta cuestión.

Belleza y oportunidad

En comparación con el resto de nosotros, la mayoría de las personas de gran belleza llevan vidas de ensueño.

Hay varios estudios que demuestran que los guapos tienden a recibir un trato favorable, se hacen con mejores puestos de trabajo y ganan más dinero. También es cierto que algunas personas son más amables con la gente más agraciada y que gracias a ese dinero extra y a contar con más apoyo social, están mejor preparados para esquivar cualquier consecuencia que tengan sus acciones. Por ejemplo, las personas guapas suelen obtener más absoluciones por el beneficio de la duda por parte de jurados en un juicio.

Pero donde obtienen más beneficios en sus vidas es cuando se trata de sexo y romance. Mientras que muchos de los beneficios de la belleza son pequeños (un poco más de sueldo aquí y una mejor evaluación continua por allá), los beneficios románticos son mayores y más consistentes. Las personas agraciadas con el don de la belleza tienen de media más oportunidades y parejas sexuales. ¿Podría hacer que las personas atractivas piensen que todo vale cuando se trata de sexo?

chicos guapos

¿Podría hacer que dichas personas estén menos predispuestas a darle importancia a la pureza sexual? ¿Podrían las personas con experiencia sexual menospreciar los perjuicios del sexo para poder sentirse mejor sobre su propia conducta en el pasado? De ser así, las personas de buen ver deberían ser las más tolerantes cuando se trata del sexo, puesto que tendrían una opinión menos restrictiva en temas como el sexo antes del matrimonio, como el aborto o como el matrimonio homosexual.

Pero también se puede defender lo contrario. Los altos salarios y el mayor éxito laboral puede hacer que las personas de buen ver tiendan a ser más conservadoras cuando se trata de impuestos o justicia económica.

Puesto que los conservadores, normalmente, suelen ser más reacios con la libertad sexual que los liberales, cuando las personas de gran belleza se identifican con los conservadores por motivos económicos (o simplemente al moverse entre círculos sociales conservadores) puede hacer que los más guapos sean menos tolerantes en cuanto a temas sexuales. En este sentido, existen estudios que han demostrado que la belleza está relacionada con el conservadurismo entre políticos.

De ahí que la belleza podría estar relacionada de forma plausible con estándares más altos o más bajos a la hora de valorar qué actividades sexuales son moralmente aceptables. También puede que ambos argumentos se contrarresten mutuamente, tal y como sugiere un estudio de estudiantes universitarios.

Indagando en las encuestas

Para poder analizar esta cuestión con más detalle consulté dos encuestas de gran tamaño sobre las opiniones de los estadounidenses: la Encuesta social general de 2016 y los Estudios sobre las elecciones nacionales en EE.UU de 1972. Ambas encuestas se realizaron en persona y, algo inusual, ambos estudios pedían al entrevistador que evaluara la apariencia del encuestado en una escala de uno a cinco (los encuestados no podían ver dicha puntuación. Por lo menos los que diseñaron el estudio no fueron tan torpes a nivel social).

Esta forma de medir la belleza no era para nada un dato riguroso, pero sí que se parece a los pequeños juicios personales que realizamos en el día a día.

No solo eso, sino que el lapso tan grande entre ambas encuestas nos ofrece una idea de si los efectos se mantienen con el cambio generacional. Las encuestas también hacían preguntas sobre los principios legales y morales en relación al sexo, tales como hasta qué punto deberían ser restrictivas las leyes del aborto, si el matrimonio homosexual debería ser legal y si se deberían aceptar las las relaciones sexuales prematrimoniales, extramatrimoniales y homosexuales.

chicos guapos

En ambos estudios, las personas de más belleza parecen ser más flexibles respecto a la moralidad sexual. Por ejemplo, en los datos de 2016, el 51%de las personas cuyo aspecto estaba por encima de la media decían que una mujer que desea abortar por cualquier motivo debería tener la posibilidad legal de hacerlo. Solo el 42% de los que tenían un aspecto inferior a la media opinaban lo mismo. Esta diferencia de nueve puntos aumenta a 15 cuando se tienen en cuenta factores como la edad, la educación, la ideología política y la fe religiosa.

Esta pauta se repetía en casi todas las preguntas, siendo la única excepción una pregunta sobre en qué momento era aceptable el adulterio. Casi todos los encuestados respondían “nunca”, sin haber diferencias entre los más y los menos atractivos.

¿La moral es oportunista?

Si sus propias experiencias es lo que hace que las personas más guapas sean más tolerantes hacia temas como el aborto y el matrimonio homosexual, no podríamos esperar que fueran significativamente más tolerantes en asuntos en los que la apariencia no importa. Algo que ha resultado ser cierto, puesto que los encuestados físicamente agraciados en estas encuestas no parecen ser más abiertos, por ejemplo, a la legalización de la eutanasia o a aceptar la desobediencia civil.

Estos resultados concuerdan con otros estudios donde se muestra que salirse con la tuya sin respetar las normas puede hacer que en el futuro te preocupen menos dichas normas. Ya sea delincuencia de cuello blanco y corbata o violencia policial o violaciones internacionales de los derechos humanos, quienes llevan a cabo una acción cuestionable muchas veces están más dispuestos a justificar que se haga lo mismo, o incluso cosas peores, en el futuro.

Lo mismo se podría decir sobre el sexo. Si has tenido muchas experiencias sexuales en el pasado, puede que cambie tu forma de ver el amplio abanico de posibilidades sexuales, incluyendo aquellas que no se relacionen directamente con tu propia sexualidad o con tu experiencia personal.

The Conversation

Imagen: Joel C Ryan/AP

Autor: Robert Urbatsch, Iowa State University.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

Traducido por Silvestre Urbón

Mercedes-Benz