Portada La temporada 2 de ‘One Mississippi’ es de lo más bonito y necesario que existe en televisión
Críticas

La temporada 2 de ‘One Mississippi’ es de lo más bonito y necesario que existe en televisión

One Mississippi

Dentro de todo ese caos que es Amazon en cuanto la promoción e incluso la producción de sus series, la única que parecía llamar más la atención era ‘Tansparent‘, aunque esta temporada está pasando bastante desapercibida para crítica y público, al igual que ‘The man in the High castle‘. Sin embargo hay otras joyitas escondidas que merecen ser descubiertas y verlas crecer episodio a episodio. ‘One Mississippi’, y su segunda temporada, es una de ellas.

Creada y protagonizada por Tig Notaro, ‘One Mississippi‘ es una tragicomedia semiautobiográfica basada en cuando su vida dio ya no un vuelco sino varias vueltas de campana con un cáncer y una doble mastectomía, la muerte de su madre y la ruptura con su novia. La cómica parte de esta experiencia vital para contar una entrañable historia sobre reconectar con sus orígenes.

En Youtube

En Revista Zero

Esta segunda temporada de ‘One Mississippi’ nos devuelve a Bay St. Lucille con Tig queriendo conocer mejor a la productora de su programa de radio, Kate (Stephanie Allyne), mientras intentan que encaje en la programación local. Por otro lado, el amor llegará a la vida de Remy (Noah Harpster) mientras que Bill (John Rothman) verá, para su sorpresa, que se ha convertido en un cotizado viudo.

Dice Tig Notaro en la introducción de ‘I’m just a person‘ de su necesidad de expresarse “a un nivel mucho más profundo“. De esto va, ni más ni menos, ‘One Mississippi’. Y su segunda temporada potencia mucho más esta necesidad de hablar. Aunque lo que se hable pueda resultar incómodo como es en el caso de los abusos sexuales sufridos por la protagonista. Asunto que se deja ver en la primera temporada pero que termina catalizándose en esta segunda.

One Mississippi

Claro, el hecho de que la protagonista tenga un programa de radio hace bastante sencillo el proceso de exponer su vida y la de los demás. La clave radica en hacerlo con tanta contundencia como delicadeza. Algo vital a la hora de presentar un drama personal. Pero además, con optimismo. Gritando que, por difícil que parezca, se puede salir de todo.

‘One Mississippi’ basa su identidad en ese modo de ver la vida de Tig Notaro, que no teme en mostrar sus cicatrices tanto del cuerpo como del alma. Ese contraste de su personaje (urbanita y sarcástico) con su familia (sureña y modesta) y las amistades que hace crea una dinámica muy positiva e incluso motivadora.

One Mississippi

Una dinámica capaz de hacer crecer a personajes tan peculiares como Bill cuya evolución esta temporada ha sido fascinante o, sin ir más lejos, la construcción de relación entre Tig y Kate (cónyuges en la vida real). Existe cierta aura sentimental que, sin ser excesiva, envuelve la serie perfectamente integrada con lo que es: un canto a la vida.

Si solo pudiera elegir una palabra para definir la segunda temporada de ‘One Mississippi’ esa podría ser “bonita”. Con muy poco esfuerzo Bay St. Lucille se convierte en un happy place televisivo, un lugar al que es necesario ir al menos una vez en la vida. Y espero volver.

Revista Zero

Mercedes-Benz