Portada Lady Di: vida y muerte de la princesa de Gales
Actualidad HBO España Cultura HBO películas España HBO Programación España Historia

Lady Di: vida y muerte de la princesa de Gales

Lady Di

Lady Di: vida y muerte de la princesa de Gales

Se trata, seguramente, del miembro más mediático de la familia real británica, y uno de los miembros de la realeza más llamativos de la historia reciente. Diana Spencer, princesa de Gales, conocida como Lady Di, falleció a los 36 años en un accidente de tráfico en París, el 31 de agosto de 1997, junto a su pareja, Dodi Al-Fayed, y el conductor del vehículo.

Desde su juventud destacó por ser una mujer carismática y con grandes habilidades sociales, y desde el momento en que se convirtió en princesa disfrutó de baños de masas. Era una princesa muy querida por el pueblo, probablemente por su cercanía y humanidad, tan diferente de la personalidad de la casa real británica.

Pese a que su matrimonio fue prácticamente diseñado por la Reina Isabel, al tratarse de una joven de la aristocracia que consideró muy apropiada para su hijo, después de la boda la vida familiar se volvió tensa, y poco tenían que ver la princesa con su suegra. Esta tensión alimentaría después una poderosa teoría conspirativa respecto a la muerte de Diana.

Se casó muy joven, a los 20 años, con el príncipe Carlos, aunque él tenía 13 años más que ella. Biógrafos de la princesa han asegurado que se desencantó rápidamente, al evidenciarse que poco amor había tras un matrimonio concertado. Los príncipes de Gales se separaron oficialmente en agosto de 1996.

La vida de esta mujer desató las pasiones de la población inglesa y su vida pública, sujeta a tensiones con la casa real en los últimos años han provocado que su muerte sea el centro de muchas teorías conspiratorias. El principal artífice de estas teorías fue el padre de su pareja, un multimillonario egipcio, Mohammed Al-Fayed.

Los rumores de que Lady Diana estaba embarazada, con el supuesto disgusto que supondría para la conservadora familia real el nacimiento de un niño musulmán en el seno de la corona, es el dato en torno al cual se centró la hipótesis de Al-Fayed.

En cualquier caso, tras su muerte, Diana fue rápidamente embalsamada, con lo que nunca pudo conocerse si realmente estaba embarazada. Además, otros detalles sospechosos rodearon el accidente de tráfico del que fue víctima, como que ninguna cámara de seguridad grabó el momento fatal (a pesar de producirse en un túnel de París muy céntrico).

Revista Zero

Mercedes-Benz