Portada Las 12 mejores zapatillas para la gente a la que no le gustan las zapatillas
Moda masculina

Las 12 mejores zapatillas para la gente a la que no le gustan las zapatillas

Hay dos opciones para elegir zapatillas. La primera es la obvia: recurrir a una marca de zapatillas, esto es, una firma deportiva; la segunda es elegir una creada por las grandes firmas, cadenas o diseñadores de moda. Hoy en día todo está un poco difuminado (las sneakers son casi más nobles que un zapato) pero el mercado se mueve en esos dos extremos. ¿Y no existe una zona intermedia? ¿No se puede escapar hacia un limbo fashion? Aquí te proponemos una selección de marcas que no hacen ropa ni tampoco zapatillas de deporte: son especialistas en sneakers molonas. Informales, urbanas, bonitas. Zapatillas que no son zapatillas, pero sí lo son. Pues eso.

 

Hender Scheme

Empezamos fuerte: una marca de culto japonesa. Sus zapatillas, sí, son muy caras (hablamos de más de 1.000 euros por par) pero están hechas con cariño por Ryo Kashiwazaki, un artesano que dice hacer “productos industriales a mano”. Son una inversión pero durarán mucho, mucho.

No.288

Una joven marca americana (comenzaron en 2014) que si bien no revolucionarán el mercado de las sneakers con sus diseños si consiguen eso que todos buscamos: que tus zapatillas duren varias temporadas. Diseños clásicos y bien hechos.

Adieu

Con ese nombre, solo podían ser franceses. Firma de zapatos que tiene como lema “Adieu es una filosofía simple pero exigente” y que además tiene una pequeña selección de zapatillas. De lona, con cordones, diseños sencillos y una puntera panelada que recuerda un poco a unas Adidas Superstar evolucionadas.

Aprix

Muchas marcas actuales, como OAMC o Proper Gang tienen como responsables a personas que antes han estado en Supreme. Y todo lo que toca Supreme mola. Aprix son zapatillas creadas por Brendon Babenzien inspiradas en el skate, el surf y el estilo old school. 100% urbanas. Solo fabrican en Italia y Portugal.

Buscemi

En este caso no está Steve Buscemi al mando pero las zapatillas son igual de cool: hechas en Italia siguiendo métodos artesanos pero que lejos de parecer comedidas tienen pinta de sneaker para jugar al baloncesto. Llenas de detalles y diseños para mentes valientes.

Eytys

El nombre tiene dos Y porque el concepto parte de la Generación Y, la post-internet. Con sede en Estocolmo, Eytys fabrica zapatillas unisex sencillas pero con una potente firma de marca: una suela de goma que a veces parecen dos suelas una encima de la otra.

Common Projects

Son la marca favorita de Chris Pine, pensadas en Nueva York pero fabricadas en Italia. Minimalistas pero con un pequeño detalle conceptual: las zapas no tienen logos pero sí llevan marcado el número de serie, de forma visible, con letras doradas. Lujo elegante.

Diemme

Porque el concepto de zapatilla-no-deportiva no es nuevo, Diemme nació en 1992 en Veneto, heredando una tradición familiar zapatera de muchos años atrás. Son piezas sencillas pero con tratamientos innovadores en la piel y una máxima: todas son monocromas.

Filling Pieces

Una marca que puso en marcha un arquitecto holandés porque detectó, en 2009, que en mercado no existían muchas zapatillas interesantes más allá del deporte. Sus diseños tienen un punto futurista pero usan materiales de siempre.

ETQ

Con sede en Amsterdam y diseños sencillos y minimalistas. Su idea era crear “una colección de zapatillas que superara las temporadas pero a precios asequibles”. Llevan desde 2010 con sus sneakers perfectas, por ejemplo, para llevar con un traje.

Officine Creative

¿Década de los 2000, dices? Officine Creative lleva diseñando zapatos de calidad desde 1968 y son una suerte de máquina del tiempo convertida en calzado. Por suerte, han incorporado varias sneakers a su catálogo y son exactamente como esperábamos: atemporales y estilosas.

Sunnei

Para terminar hacemos un poco de trampa: Sunnei no es una marca solo de zapatillas, también hacen una estupenda y divertida ropa para hombre. Pero no podemos pasar por alto su pequeña selección de sneakers: coloristas y diferentes a casi todo. Una marca a seguir.

 

 

Mercedes-Benz