Portada Las cosas más incómodas de ser gay | Parte 1
Actualidad

Las cosas más incómodas de ser gay | Parte 1

¿Por qué no tienes novia? Eres muy guapo para ser gay. ¡Qué desperdicio!

¿Cuántas veces escuchaste esos comentarios?

1 Cuando todos sabían que eras gay, excepto tú mismo.

Tu padre, muy preocupado, te inscribió en cuanto deporte pasó por su mente. Pero tú, por tu lado, tenías intereses más fabulosos que eso – como hacer galletas con tu mamá o jugar Pokémon con tu vecino guapísimo.

2 Cuando te enamoraste del chico más guapo de tu escuela y empezaste a espiarlo por Myspace/Facebook.

Y cuando finalmente tuviste el valor de mandarle un mensaje, las cosas empezaron a ponerse verdaderamente incómodas para ti.

3 El día que tus padres decidieron leer tu diario/blog/Facebook y empezaron a sospechar que, efectivamente, eras gay.

Tuviste que contestar mil y una preguntas en estado de pánico y negación absoluta.

4 El momento en el que pensaste que salir con una chica cambiaría todo.

Pero sólo lo hacías para callar las habladurías. ¡Esos fueron algunos de los momentos más incómodos de tu vida!

5 Pero nada se compara a tu primera vez… con un hombre.

Eso fue algo… interesante. Y a pesar de que fue raro y confuso, supiste inmediatamente que te gustaría hacerlo de nuevo.