Portada Las formas mas habituales de fastidiar una relacion gay
Interesante y Curioso

Las formas mas habituales de fastidiar una relacion gay

Relacion gay

SEXO GAY

Tú también la has CAGADO: estas son las 7 formas más comunes de estropear una relación GAY.

Nada es para siempre y en el amor eso de que “hasta que la muerte nos separe” no siempre se cumple, y la mayoría de las veces no es la muerte la responsable del fin de una relación. En una relación gay, como cualquier otra relación, hay muchos motivos que pueden precipitar una ruptura o un fin abrupto, aunque sí existen ciertas diferencias con las relaciones que puedan tener las parejas heterosexuales. Hoy en Revista Zero abrimos de nuevo este consultorio del amor para tratar el tema de las causas de las rupturas. Veamos cuáles son las 7 formas más comunes de estropear una relación gay.

Beneficios que desconocías del sexo anal gay

¿Te suele pasar eso de que vives en Grindr, conociendo gente nueva pero con nadie llegas a buen puerto? ¿Sientes que los hombres y las relaciones se te escapan? ¿Te preguntas si haces algo mal como para repeler el amor? Debes ser tú mismo, pero quizás existen ciertos comportamientos en el contexto de salir con hombres gays que no sean muy recomendables si quieres encontrar el amor y tener una relación estable. El amor no es como en las películas y el primer paso para atajar un problema, como siempre, es identificarlo y reconocerlo. Estas son las 7 formas más comunes de estropear una relación gay.

1 – Rechazar cumplidos

Parece una tontería muy grande, pero si el tío con el que estás te dice que eres guapo, no hace falta que le respondas “uy, qué va”, “necesito perder un poco de peso” o “ya he estado mejor”. Tienes que aceptar los cumplidos que vienen de alguien que está contigo, cabe la posibilidad de que a ese alguien le guste tal y como eres, con tus virtudes y tus defectos. Si no le gustas a alguien, no te va a lanzar piropos, cumplidos o palabras bonitas. Acepta los cumplidos y devuélvelos si así lo sientes. No seas inseguro.

Vincenzo Lamberti la tentación masculina del verano

2 – Ponerle celoso

Poner a prueba a alguien intentando ponerle celoso es un comportamiento completamente inapropiado. Si alguna vez estás en una situación en la que flirteas a propósito con otros hombres para ver cómo reacciona el que está contigo… ¿qué esperas conseguir? Habrá quien crea que es una buena manera de ponerle celoso para que así te quiera más, pero lo que estás haciendo es alejarle. No hay que ser muy inteligente para identificar un comportamiento manipulador como dar celos. El resultado no va a ser bueno.

El modelo Acauã Diniz belleza y atractivo en estado puro

3 – Esperar ser el centro de su universo

Puede que no te pares a pensar en ello, pero el hombre que está contigo tenía una vida antes de conocerte y tenías ciertos intereses. A lo mejor le gusta ir de festivales, el fútbol, hacer crossfit o punto de cruz. Y puede que a ti no te gusten algunos de sus hobbies, pero si intentas hacerle sentir culpable de manera constante para que pase de sus hobbies por estar contigo, lo estás haciendo mal. Recuerda que parte de lo que te atrajo de él era eso, no intentes cambiarlo o quitárselo.

Lucas Bloms y su ultimo trabajo en australia

4 – Usar las redes sociales para promocionar vuestra relación en exceso

Lo has visto mil y una veces. No tiene nada de malo compartir vuestro amor en Instagram, Twitter o Facebook para que todo el mundo vea lo felices que sois. Pero si estás constantemente subiendo fotos con él, etiquetándole e intentando dar envidia a tus seguidores… quizás estés mostrando un amor perfecto que no es tal. O quizás la gente termine cansándose de eso. Y cuando decimos la gente podéis ser vosotros mismos los que os hartéis de tratar de mostra los felices que sois. Cuando subes muchas fotos juntos a las redes sociales corres el riesgo de parecer excesivamente controlador y posesivo. Casi siempre las relaciones gays más sanas son las que casi no ves en las redes sociales. Las parejas de hombres enamorados no necesitan reafirmarse constantemente con la aprobación de los demás.

Seth Fornea vigoroso y fascinante atractivo sexual

5 – No invitar nunca

Parece otra tontería, pero con el dinero hay que tener cuidado. Si nunca te ofreces a pagar cuando salís a cenar o a tomar algo, proyectarás una imagen de agarrado, tacaño, egoísta y poco interesado. Tampoco queremos decirte que tengas que pagárselo todo, pero sí está bien invitarle de vez en cuando y dejar que te invite. Olvídate de historias de sugar daddies y hombres ricos, eso no suele terminar bien. Aunque él gane más que tú, al menos haz el esfuerzo de mostrar que te apetece invitarle a un café.

6 – Criticar los defectos de otros

Si estás constantemente hablando de otra gente de manera negativa, cotilleando sobre otros gays, señalando sus defectos o sus errores… te va a salir el tiro por la culata. Si estás hablando siempre mal de los demás, el hombre que esté contigo se preguntará qué dirás de él cuando tú no estás.

7 – Comportamientos pasivo agresivos

Y no nos referimos a vuestras preferencias en la cama, que si tú o él sois power bottom será estupendo si congeniáis. Nos referimos a los comportamientos tóxicos clásicos de toda relación, como enfadarse y no querer decir por qué, por ejemplo. ¿Alguna vez te has cabreado con él, te lo has guardado dentro pensando “¡debería saber por qué estoy cabreado!” y cuando te pregunta qué te pasa le dices con seriedad un “nada” que evidencia que sí pasa algo? Lo estás haciendo terriblemente mal. Los juegos pasivo agresivos déjalos a un lado y sé directo con lo que te está pasando o lo que te ha parecido mal. Guardarte los problemas y cabrearte sin decir por qué no ayuda para nada.

Etiquetas