Portada Las lesiones cerebrales podrían contribuir a delinquir
Salud

Las lesiones cerebrales podrían contribuir a delinquir

Las lesiones cerebrales podrían contribuir a delinquir

Una nueva investigación publicada en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ indica que las lesiones en las áreas cerebrales de individuos que exhiben un comportamiento delictivo caen dentro de una red cerebral particular involucrada en la toma de decisiones morales. Estudios previos han demostrado que los cerebros de algunos delincuentes exhiben anormalidades, pero en la mayoría de los casos, no está claro si estas anomalías son la causa, el efecto o simplemente coinciden con la criminalidad.

“Nuestro laboratorio ha desarrollado una nueva técnica para comprender los síntomas neuropsiquiátricos basados en lesiones cerebrales focales y un diagrama de cableado del cerebro humano”, explica el autor principal, Michael director asociado del Programa de Estimulación Cerebral Profunda en el Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC, por sus siglas en inglés), en Boston, Estados Unidos. “Aplicamos con éxito esta técnica a alucinaciones, delirios, movimientos involuntarios y coma, y en su aplicación quizás más interesante hasta la fecha, la aplicamos a la criminalidad”, añade.

El interés en un posible vínculo entre las lesiones cerebrales y la criminalidad se volvió especialmente alto después de los tiroteos en masa de Texas Tower de 1966 llevados a cabo por Charles Whitman, quien se quejó de dolores de cabeza y cambios de personalidad antes de matar a 16 personas y herir a otras 31. Se descubrió que tenía un tumor en el cerebro, lo que provocó la pregunta de si la lesión cerebral contribuyó a su comportamiento.

El autor principal de este trabajo, Richard Darby, exinvestigador de BIDMC y ahora profesor asistente de Neurología en la Universidad de Vanderbilt y director de la Clínica de Demencia Frontotemporal en Vanderbilt, señala que personalmente se interesó en cómo las enfermedades neurológicas podrían resultar en un comportamiento criminal después de atender a los pacientes con demencia frontotemporal, que a menudo cometen crímenes no violentos como resultado de su demencia.

Para investigar el problema, Fox, Darby y sus colegas mapearon sistemáticamente las lesiones cerebrales en 17 pacientes que exhibieron un comportamiento delictivo tras las lesiones, pero no antes. Los análisis revelaron que las lesiones estaban en diversas regiones cerebrales, pero todas ubicadas en una red común. “Descubrimos que esta red estaba involucrada en la toma de decisiones morales en personas normales, quizás dando una razón por la cual las lesiones cerebrales en estos lugares harían que los pacientes fueran más propensos a comportarse de manera criminal”, dice Darby. La red no está involucrada con el control cognitivo o la empatía.

FACTORES GENÉTICOS, AMBIENTALES Y SOCIALES JUEGAN UN PAPEL EN LA DELINCUENCIA

Los hallazgos fueron respaldados en pruebas de un grupo separado de 23 casos donde el tiempo entre las lesiones cerebrales y el comportamiento criminal fue implícito, pero no definitivo. Sin embargo, es importante señalar que no todas las personas con lesiones cerebrales dentro de la red identificadas en el estudio cometerán delitos; entre otras cosas porque los factores genéticos, ambientales y sociales también son importantes.

“Todavía no conocemos el valor predictivo de este enfoque”, afirma Fox, quien también es profesor asistente de Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. “Por ejemplo, si una lesión cerebral cae fuera de nuestra red, ¿significa eso que no tiene nada que ver con el comportamiento delictivo? Del mismo modo, no sabemos el porcentaje de pacientes con lesiones dentro de nuestra red que cometerán delitos“.

Darby agrega que es importante considerar cómo los hallazgos del estudio no deberían usarse. “Nuestros resultados pueden ayudar a comprender cómo la disfunción cerebral puede contribuir al comportamiento delictivo, lo que puede servir como un paso importante hacia la prevención o incluso el tratamiento –explica. Sin embargo, la presencia de una lesión cerebral no puede decirnos si debemos responsabilizar legalmente a alguien por su comportamiento. En última instancia, ésta es una pregunta que la sociedad debe responder”.

De hecho, los médicos, los neurocientíficos, los abogados y los jueces luchan contra el comportamiento delictivo en el contexto de una lesión cerebral. ¿El paciente es responsable? ¿Debería ser castigado de la misma manera que las personas sin lesiones? ¿El comportamiento criminal es diferente de otros síntomas que sufren los pacientes después de una lesión cerebral como parálisis o problemas del habla? “Los resultados no responden a estas preguntas, sino que resaltan su importancia”, concluye Fox.