Portada Todo lo que está mal en este look de Cristiano Ronaldo
LifeStyle Moda masculina

Todo lo que está mal en este look de Cristiano Ronaldo

Como emblema deportivo, es indudable que CR7 es uno de los grandes deportistas de nuestro tiempo. Sin embargo, nunca fue nada cercano a un icono de estilo. Su gusto por la logomanía, el brillo y el exceso han llevado al jugador portugués a cometer repetidos errores estéticos, alejándolo de ser un referente en este campo.

Anoche, se inauguraba en Ibiza el restaurante Zela, y uno de los invitados estrella era Ronaldo. Observando al resto de asistentes, deducimos que era una convocatoria informal y, como base, el futbolista no estuvo mal. Entendamos como “base” la camiseta blanca lisa (aquí nunca hay fallo si la talla es la correcta y no va ceñida como una segunda piel) y las zapatillas neutras. Sin embargo, analizando el conjunto es innegable que, de haber sido un partido, le hubiesen marcado más de un gol por la escuadra.

El chaleco

Parece que hemos regresado a 2006, a aquel tiempo en el que los chalecos se echaban sobre camiseta para dar al conjunto un aspecto de despreocupada formalidad cool. Sí, en la primera década del siglo XXI esta pieza volvió a estar de moda, pero de manera descontextualizada, sobre una camiseta lisa y extraída directamente del traje.

El problema es que ya no estamos en aquella década, sino en la segunda. Que las opciones para llevar chaleco se han diversificado a opciones más casual y con cierta intención de recuperar la esencia sartorial de los veranos de los años 40 o 50, no de dar conciertos en ferias de pueblo con un look desactualizado y trasnochado. Y aquí da esa sensación.

Las gafas

¿Qué necesidad hay de llevar unas gafas de sol a una cena a la que probablemente hayas ido en coche? ¿Por qué no las has dejado en la guantera? Ok, se te puede haber olvidado, podemos pasarlo por alto. Lo peor de todo es que hubo un momento en el que el astro del fútbol se las puso para no sabemos qué.

El pantalón

Skinny, súper skinny, casi pintados sobre la piel. Para unas piernas tan voluminosas como las de un futbolista, quizá es más cómodo el corte slim, ya que dibuja la silueta de la pierna sin comprimirla y estilizándola, puesto que no se ve embutida.

Dejando las elecciones de cada uno aparte, centrémonos en el resto de elementos que intentan decorar esta pieza: pintura, dobladillo claro que corta la silueta por el cambio de color, lo cual provoca que las piernas, ya voluminosas de por sí, se acorten y aumente el efecto XXL; y para rematar, una suerte de aplique de nylon a modo de jogger que no logramos entender. Y porque no cambían más cosas, si no, os podemos asegurar que las llevaría.

La joyería 

¿Recordáis lo que hablamos de la joyería masculina? Con mesura y discreción todo es posible, pero aquí nos encontramos con la antítesis absoluta de estos dos adjetivos (además de con un elemento que vuelve a recordarnos a 2006: las chapas militares a modo de colgante). Y brillo, mucho brillo. Cegador. Incómodo hasta la obscenidad. Y por si fuera poco, por partida doble y a juego: en la cadena y en el reloj.

 

 

Mercedes-Benz